La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / KaLyA / El regalo

 Imprimir  Recomendar
  [C:100511]

Desde el fondo de todo
lo que tengo,
me faltas.
César Calvo, Poemas bajo tierra


Varios la rodeaban sonrientes. Cerró un momento los ojos, su corazón latía demasiado rápido. La emoción y el suspenso, la espera larga por ese regalo soñado.

¡Aquí está! ¡Es muy linda! escuchó. Al fin iba a tenerla. El tiempo se detuvo y se deshizo en suspiros cuando la tuvo cerca. La visión de su carita hizo resbalar lágrimas de alegría. El cabello claro, ojos verde oscuro, nariz respingada y labios rojos. Era perfecta!

Tristeza, soledad y desencanto se alejaron de ella bruscamente, al menos por ese instante mágico.

---

Miraba sus zapatos de charol blanco, mientras su madre paseaba el cepillo por su cabello largo. Cerró los ojos presintiendo el jalón final y la hebilla sujetó el cabello en una media cola, los rizos castaños rozaron sus hombros. El vestido de gasa rosa y la medalla de su bautizo enredándose en los botones del canesú completaban su atuendo. Estaba lista para su fiesta de cumpleaños.

Eres una muñeca, dijo mamá, con ojos llenos de cariño.

Ella sonrió, pero un trocito de su corazón dió un vuelco, la frase disparó una imagen y casi dolió: esa muñeca de rizos perfectos y vestido blanco, parada en la vitrina de esa gran tienda del centro, que había imaginado por un momento poseer, aunque sabía que no era posible que se la compren. Recordó el esfuerzo con que desvió la mirada de la preciosa carita de loza, medio oculta entre los vuelos de encaje del sombrerito color lila.
Pensó en sus queridos juguetes: el elefante azul que compartía su almohada, las tazas pequeñas de loza blanca, el cochecito de bebé con tapasol rojo y su "Lili" que tenía muchos vestidos y hasta una peluca. Pero esa muñeca era hermosa, no podía evitar quererla, parecía un bebé de verdad.

Sacudió la inquieta idea de su mente. Pronto llegarían los invitados y llenarían con risas la salita decorada con cadenetas de papel crepé de colores, que ella misma había ayudado a armar. Estaba impaciente y apenas oyó el timbre, corrió a ver quién había llegado.

---

Sonrió, cuando los recuerdos se alejaron. Las risas, felicitaciones y comentarios continuaban a su alrededor, mientras ella la tomaba en brazos.

Mi muñequita linda, susurró emocionada, mientras dejaba un beso en la cabecita, aún resbalosa, de su hija recién nacida.

Para Gracie
HG - Abril 2005

Texto agregado el 19-04-2005, y leído por 405 visitantes. (17 votos)


Lectores Opinan
2007-03-29 21:43:52 Es hermoso. Claro que no me hubiera gustado ser su hijo NeweN
2005-10-04 06:50:25 pOÉTICO , PROMETEDOR SINPROMESAS
2005-06-29 06:38:01 me sigue impresionando la facilidad del relato que tienes... en este caso aun es mucho más descriptivo, emociona el recuerdo eso le da un toque de realidad precioso... mis **** muy bien ganadas... victorvac
2005-06-04 13:49:56 Excelente... nada mas agregare a los comentarios, solo que me sorprendes, tocas mi corazon con tu relato y a esa sensacion la he tenido cada vez que tuve que asistir a un parto. Un saludo y ***** peinpot
2005-05-12 04:42:45 Uy Kalya, este texto me da vueltas, como un calidoscopio que se me mezcla, me tomo de los renglones, me voy por donde me place, me gusta. Me parece un cuarto de paredes espejadas, imágenes que vuelven, vuelven… Coincido con america, no sé a qué viene la introducción. Supongo que nos traerá más de esto. Mis respetos. guy
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]