La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / papagayo_desplumao / Si este cuento no le hace llorar, es que es usted un insensible

 Imprimir  Recomendar
  [C:130087]

En las últimas semanas, mira qué era tonta, Marisa había vuelto a casa ilusionada. En cuanto entraba en el piso se iba directamente al comedor para contemplar la figurita de Lladró que tenía sobre el aparador. Cómo una cosa tan pequeña podía hacerla tan feliz. Había sido total y absolutamente elección suya. Se había pasado más de una hora paseándose por la tienda, mirando cada una de las figuritas sin decidirse, mientras su marido la esperaba fumando fuera. En un momento dado le pareció que era incapaz de elegir una y aquella horrible sensación empezó a darle vértigo, pánico. ¿Sería posible que después de planearlo tanto tiempo ahora se fuera a ir a casa con las manos vacías? Y justo entonces la vio, era la más hermosa, la más sublime de todas. Una brillante figurita que representaba dos esbeltos cisnes blancos alzándose al vuelo, entre las olitas de un estanque. Era la imagen de la armonía absoluta, la armonía y la perfección que deseaba alcanzar en su vida. Al fin la había encontrado. Desde pequeñita había deseado tener una figurita de Lladró, pero nunca esperó que cuando la tuviera fuera tan perfecta como aquella. La tarjeta visa de su marido malhumorado hizo el resto. Comprendió que era la única figurita de Lladró que tendría en su vida, y se sintió feliz.
Aquella tarde encontró la figura hecha añicos contra la pared. Marisa se quedó paralizada, empezaron a temblarle los brazos. Su hijo. Cuántas veces le había dicho que no jugara a la pelota en el comedor. Mil veces le había dicho que tuviera mucho cuidado con la figurita. Marisa se dejó caer en el sofá. Ni siquiera se quitó el abrigo. Dos enormes lagrimones le rodaron por las mejillas. Lloró desconsoladamente, como no había llorado nunca, lloró con todo el cuerpo. Reñiría a su hijo en cuanto volviera, pero así sólo conseguiría que la odiara más. Cuando llegara su marido se lo contaría todo y él asentiría distraídamente, indiferentemente. Y cuando ella no parara de hablar, reconocería en él aquella mirada de aburrimiento, aquella que conocía tan bien y con la que su marido le decía: no sabes cómo me cansas, Marisa, eres patética, estúpida, no te quiero.

Texto agregado el 11-08-2005, y leído por 209 visitantes. (10 votos)


Lectores Opinan
2008-06-08 14:33:09 No he llorado, soy insensible, pero no tanto, porque igual me ha hecho reir la situación de la compra y el marido idiota esperando como lo hacen todos, con cara de aburridos, si no tienen otra. Sólo el fútbol les saca de la idiotez. Además, te apuesto que no fue el hijo... FaTaMoRgAnA
2005-09-27 11:49:47 No tengo corazón, solo una máquina de hacer ruido, pero chicooo es que ya no se puede tener peor gustoooo para elegir una figura, ajaja... quízás debería habersala estampanado al manido del marido por insensible.. que mal que me ha caido, ajja.. un susurro* susurros
2005-09-27 11:42:13 declárome insensible, pero entristecido. Por otra parte, le doy mi enhorabuena a usted: a conseguido un magnífico espejo de la realidad cotidiana de TAAAANTAS personas...(escalofrío) derivado
2005-09-17 15:24:39 No me hace llorar, solo me dá pena que en algo material deba esa pobre Maritza ser feliz, los feos son su hijo y esposo. HoneyRocio
2005-09-06 12:10:10 El cuento parece sencillo, cotidiano y simple, pero es mucho más que eso, retrata un tipo de persona real, y lo hace muy bien. Enhorabuena. Efecto_Placebo
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]