La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / Iwan-al-Tarsh / La profecía angustiosa

 Imprimir  Recomendar
  [C:156619]

“Asistirás a sus exequias, pero no lo sobrevivirás”
La respuesta del oráculo lo paralizó un instante. Luego, cuando me habló –en un susurro, como quien lo hace para sí mismo- había un temblor en su voz.
- Estaré presente en tu sepelio: eso significa que morirás antes que yo. No sé si podré vivir ahora que lo sé.

Yo pensé para qué mierda habría preguntado, si no quería saber. Pero nada dije: más adelante comprenderán por qué.
Además a mí, como seguramente a ustedes, no se me escapaba la contradicción de la frase, tan críptica. A él tampoco, evidentemente, ya que de inmediato agregó:
- Aunque también dijo que no te sobreviviré…

Le transmití, a través del dominio mental que ejerzo sobre él, que podíamos transformar la angustia del saber y a la vez no saber en un juego. Un juego algo macabro, sí, pero juego al fin: como siempre él pondría los músculos, yo la inteligencia y saldríamos por el mundo en busca de intérpretes calificados.
Aceptó, pese a que yo seguía sin emitir sonido alguno.
Tal vez, para evitarles innecesarias intrigas, deba aclararles sin más dilaciones que no tengo cuerdas vocales.

Visitamos chamanes siberianos; gurúes de India y de Wall Street; lamas tibetanos; brujos africanos; hechiceros vudúes de Haití; videntes; místicos; pitonisas; encantadores de serpientes y adivinos de todo tipo.
Nada: nadie lograba arrojar luz sobre la profecía.
Viajamos a la lejana Patagonia a visitar una machi, quien le curó un empacho a él, pero tampoco aportó nada nuevo.
De paso por Buenos Aires, ya que estábamos, nos hicimos leer la borra del café en el Club Sirio, de Ayacucho y Pacheco de Melo, con resultado a esa altura previsible: nos sacaron unos mangos y seguimos como cuando llegamos de España.

Comencé a preocuparme por él. Lo veía cansado, ojeroso, exhausto por ese periplo en que debía cargar conmigo por todo el mundo (no se los comenté pero no puedo desplazarme por mí mismo).
Fue entonces cuando recordé haber leído (*) acerca de un bazar donde se ofrece lo imposible y decidí que allí, en el suuq de Amilla, haríamos el último intento.
Tal vez les parezca autoritario que yo lo haya decidido sin consultarlo, pero la verdad es que así son las cosas entre nosotros, no voy a andar con hipocresías.

En el suuq nos ofrecieron de todo: camellos que pasaban por el ojo de una aguja, la que a la vez se podía encontrar fácilmente en un pajar; un Lassie feroz; un Bush pacífico y hasta una argentina fea y un argentino humilde. Pero nada de lo nuestro.

Salíamos, derrotados, cuando un tío disfrazado de turista; un tal José, que no podía disimular su condición de policía detrás de la camisa hawaiana, las bermudas, las sandalias y los anteojos oscuros, nos dijo, con marcado acento hispánico:
- He escuchado involuntariamente lo que relatabais acerca de vuestras desventuras, y creo conocer a la persona capaz de ayudaros.
Mi inseparable portador lo miró con desconfianza, pero, jugado por jugado, aceptó la propuesta, y yo estuve de acuerdo con él, por una vez:
- Ni una palabra más flaco, llevanos a ver a ese adivino.
El tipo nos aclaró que no era un adivino, sino un policía chileno que acababa de concluir un trabajo y estaba, en ese preciso instante, por salir de un cine, en el que disfrutaba una película de Torrente.

Poblete, con quien nos juntamos en un café, fue tan rápido que no nos dio tiempo para consultar a José (el escritor) por la participación en este cuento de su homónimo poli; ni a tallerdecosio por su propia actuación (la de Poblete, che!).
Dirigiéndose a él (sin siquiera mirarme) le dijo, bastante impaciente:
- Pues claro, roto, asistirás a sus exequias pero no lo sobrevivirás, porque eres su cuerpo, huevón!

(*) Se refiere a “Puros Cuentos”, un hermoso relato que podréis encontrar en esta misma página.
051112

Texto agregado el 12-11-2005, y leído por 459 visitantes. (31 votos)


Lectores Opinan
2006-10-13 17:11:03 realmente buenisimo***** OMENIA
2006-09-06 17:53:43 genial...uno rie, aprende y reflexiona...realmente no sobrevive la mente al cuerpo?...ufff...ok, eso es tema para otro cafe..jeje...oye lo del camello tambien esta genial, digo por lo que se dice... luzyalegria
2006-08-16 23:33:43 Confieso que me atrapó, me ví viajando de bruja en bruja buscando una respuesta que ya tenía pero que no quería. +++++ pene-lope
2006-07-15 21:41:31 jajaja... realmente... sos grande! 5* aruald
2006-04-19 09:05:22 !Qué bueno! Eres un escritorazo como la copa de un pino. margarita-zamudio
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]