La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / Iwan-al-Tarsh / Nunca volvió a escribir

 Imprimir  Recomendar
  [C:164125]

NUNCA VOLVIÓ A ESCRIBIR


Mario tiró la primera hipótesis en torno de la mesa de café armada (yo lo sabía) con el loable intento de mitigar mis penas:
- Tal vez la mina encontró un tipo, seamos realistas: un tipo de carne y hueso, quiero decir. Por eso no te da más bola. Seguro que es así, loco.

Pedro ensayó una posibilidad algo más inquietante:
- ¿Qué te asegura que fuera mujer, después de todo? Con ese nombre… ¡Josefa!, para mí que fue un travesaño con una pistola así (separando las manos en el típico gesto) El tipo se habrá arrepentido, vaya uno a saber. Tal vez el chabón adivinó que sos buena gente y no quiso que siguieras comiéndote el garrón.

Así se sucedieron las intervenciones de los contertulios, cada uno ensayando una explicación diferente para adivinar la causa del cibernético abandono que me tenía hecho una piltrafa.

Camila, la única mujer del grupo, fue la última en hablar. Raro, dirán ustedes, siendo mujer... Pero fue la última, no le demos vueltas al asunto.
- ¿Y si Josefa fuiste vos mismo? ¿Acaso sería tan difícil crearse otra identidad y entablar un diálogo solipsista?
- Me estás diciendo esquizofrénico…
- Estoy diciendo que podrías serlo, que es bastante diferente.
- Bueno, cortémosla con esto: no lo soy, yo no fui Josefa, nunca, ¡carajo, las cosas que hay que explicar!
A continuación tuve la infeliz idea de agregar un razonamiento por el absurdo:
- Si lo fuera… ¿qué sentido tendría abandonarme a mí mismo?

Manuel, que se toma todo en broma, me preguntó cuál de mis dos identidades era la que discurría en ese momento.
Camila se limitó a mirarme, pero de una manera tan elocuente como para transmitir sin palabras lo que pensaba: si yo fuera esquizofrénico tal vez no sería consciente de ello…

Salí del café añorando a los viejos amigos del barrio, que, con seguridad, habrían intentado consolarme con una partida de naipes, un asado, un picado y una escapada al cabaret, aunque no necesariamente en ese orden.
Estos intelectuales, en cambio… no son mala gente pero terminan embarrándolo todo con sus mentes retorcidas.

Cuando llegué a casa y ejecuté el arraigado acto reflejo de conectarme a la red, el corazón me bailó un malambo en el pecho: allí estaba el mensaje, en la bandeja de entrada:

De: josefa@hotmail.com
Asunto: ninguno

Esperé que se acallara el ritmo de mis latidos antes de abrirlo.
No era de ella. Algún alma caritativa se había apiadado de mí y se comunicaba a través de su correo.

La verdad resultó diferente a todo lo imaginado en la charla del café.
Mientras intentaba asimilarla pensé que ésta es una de las cosas jodidas de una relación virtual: podés sentir, amar, experimentar todo tipo de emociones...
Pero no le ves la cara.
Ni siquiera para adivinar que se está muriendo.

Texto agregado el 09-12-2005, y leído por 425 visitantes. (31 votos)


Lectores Opinan
2013-02-13 17:06:10 Muy crudo y bien escrito. Pero lo último bórralo que se envanece la gente. tsk
2011-11-11 20:03:45 Ni para adivinar que se está muriendo, ni para constatar que te esta amando...tantas veces he pensado en esto pero cuando alguien lo escribe tiene otra densidad y otra espesura. Tus personajes hablan con la espontaneidad de los que he escuchado en charlas de café. Tus descripciones son una mezcla de gracia y realismo o simplemente realmente graciosas. "El corazón me bailó un malambo en el pecho" me encantó. En fin, feliz el hallazgo de leerte. Seguiré en esto. Salut. M blue_jean
2009-07-10 10:44:26 Y tú, Iwan, qué fue de ti? Un día partiste sin dejar señales... Un abrazo grande, donde sea que estés loretopaz
2007-12-28 23:40:40 de primera jorge_jolmash
2006-10-01 01:47:34 Leer sus cuentos es como subir a una montaña rusa, una sabe que va a sentir un vacío en el estómago pero no por eso deja de sentirlo. Exquisito... es ácido y es dulce. Ese toque de humor que usted le pone con Camila es genial y, después, el contraste, cuando en la última frase revuelve las tripas del lector. En cuanto a factura es impecable. | Esta vaina de los ciberamigos y los ciberamores es bien jodida; yo también había pensado en eso... ¿¿qué pasará con esas personas que entraron en mí por medio de charlas digitadas y de "iméils" esporádicos?? Cuando dejan de responder (y uno no sabe nada de nada sobre sus vidas) la paranoia se hace más intensa. Esta diosa esquizofrénica le deja ¤¤¤¤¤ por tan excelente trabajo ;) Athenea
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]