La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / jornuco / Tinglar (LNHC)

 Imprimir  Recomendar
  [C:164233]

Se desplazaba a toda prisa, como todo un veloz submarino de alta tecnología, su diseño acuadinámico le facilitaba hacer malabares en las profundidades del mar.
Se burlaba de todas clases de monstruos marino que intentaban obstaculizar su camino, era sorprendente la elegancia al navegar y su majestuosidad dejando boquiabierta a cualquier espectador, nunca se había diseñado tal hermosura, pero había un problema, cuando estaba en tierra era sumamente lenta parecía que solo estaba diseñada para funcionar en las profundidades del mar.

Para mala suerte estaba obligada a salir cada cierto tiempo a la superficie para desovar en las cálidas playas de arena tropical.

Ella vivía al sur de Europa en el mediterráneo, desde allí se desplazaba a las playas del mar caribe donde años atrás había nacido, increíble la exactitud del animal marino el cual regresaba justamente a la misma playa donde un día nació, y aunque estaba en peligro de extinción se arriesgaba a regresar a las peligrosas playas caribeñas donde los pescadores no respetan las leyes internacionales que protegen esta hermosura marina.
Navegó miles de kilómetros hasta llegar a la tierra que un día la vio nacer, era de noche, hora perfecta para salir del agua y esconder sus huevos en la arena, así lo hizo, no podía casi avanzar en el terreno arenoso pero aún así hacía su mayor esfuerzo porque el instinto le aseguraba que era presa fácil en aquel lugar el cual era tan hermoso y a la vez muy peligroso.
Hizo todo lo posible para lograr su objetivo el cual era darle continuidad a su especie, llegó al lugar más conveniente y de inmediato cavó un hoyo y desovó con la esperanza de que algunos sobrevivieran.
Rápidamente cubrió los huevos con arena y regresó al agua, en el camino quería casi volar de tan rápido que se movía porque recordó aquel suceso cuando su madre al depositar los huevos de donde ella nació fue atrapada por unos pescadores casi llegando al agua.
Con muchos esfuerzos llegó a las cálidas aguas con la lengua afuera y exhausta, fueron los minutos más largo de su vida, estaba más cansada que todo el recorrido que había hecho desde el mediterráneo por el mar.

PRIMER FINAL:

Después de un tiempo los huevos ya no eran huevos sino pequeñas tortuguitas marinas que comenzaron a emerger desde la arena, salieron por montón, eran muchísimas que trataban de integrarse al medio ambiente y sobrevivir, pero no la cantidad suficiente para satisfacer a los diferentes depredadores que estaban al acecho y desde que la vieron en la arena de inmediato comenzó la cacería.
Después de mucho alboroto, violencia y liquidación, solo sobrevivieron unas cuantas, algunas fueron a parar al lobby de un lujoso hotel que estaba construido a la orilla de la playa (violando evidentemente algunas leyes del país).

Las tortuguitas llegaron al hotel por confusión total, habían escogido el camino equivocado porque el instinto la guiaba hacia el mar por la brillantes que este refleja, pero al estar el hotel ahí con todas sus luces en una noche nublada las pequeñas en vez de ir en dirección del mar tomaron la dirección del edificio y allí les dio la bienvenida el recepcionista de aquel gran hotel de fama internacional que para suerte de ellas las conocías muy bien y sabía que estaban en peligro de extinción y las retornó al agua donde por casualidad de la vida sobrevivieron.

SEGUNDO FINAL:

Después de un tiempo los huevos ya no eran huevos sino pequeñas tortuguitas marinas que comenzaron a emerger desde la arena, salieron por montón, eran muchísimas que trataban de integrarse al medio y sobrevivir, pero no eran la cantidad suficiente para satisfacer a los diferentes depredadores que estaban al acecho y desde que la vieron en la arena de inmediato comenzó la cacería.

Después de mucho alboroto, violencia y liquidación, solo sobrevivieron unas cuantas, algunas fueron a parar al lobby de un lujoso hotel que estaba construido a la orilla de la playa (violando evidentemente algunas leyes del país).

Las tortuguitas llegaron al hotel por confusión total, habían escogido el camino equivocado porque el instinto la guiaba hacia el mar por la brillantes que este refleja, pero al estar el hotel con todas sus luces y la noche estaba nublada las pequeñas en vez de ir en dirección del mar tomaron la dirección del edificio.

Allí les dio la bienvenida el vigilante del gran hotel de fama internacional (que para mala suerte de ellas desconocía que estaban en peligro de extinción) y peor aún le habían recomendado el consumo de esta especie para resolver su problema de impotencia sexual.

Es posible que esas tortuguitas devoradas por el vigilante fueran las últimas para conservar la especie de la tortuga marina conocida con el nombre de Tinglar y quizás nuestros nietos escucharan de este animal marino como escuchamos hoy de los dinosaurios y no sabrán en realidad si existieron o fueron parte de la imaginación humana.

TERCER FINAL:

Texto agregado el 09-12-2005, y leído por 245 visitantes. (7 votos)


Lectores Opinan
2005-12-16 05:12:15 Fragilidad y crueldad; ojala que esta narración tan bella que nos propones, sea algún día nada más que una ficción. pierremenard
2005-12-14 14:16:33 Que pena pobres tortuguitas!!! y seguirlas dese que eran huevos es màs triste!!! lamantablamente el hombre nunka entinde que èl tambièn es un animal.. sicodeli_k
2005-12-14 12:55:44 Es una pena que existan personas capaces de algo así :( Zawa
2005-12-14 01:04:24 No conocía este último invento, este nuevo "acto terrorista contra la vida" y la naturaleza de este "mundo de locos". Así que la carne de tortuga cura la impotencia sexual ¡Caramba! Eso si que es un cuento ¡Cuánta imaginación tiene el mundo! ¡A ver si alguna vez descubrimos alguna planta, (aunque se extinga), para combatir la impotencia del cerebro, la incapacidad de pensar y de saber disfrutar de la vida, todos en perfecta armonía! A ver si es posible que sintonicemos alguna vez con el latido de la madre tierra. Y para tu reivindicación en pro de la vida todas las estrellas, sin faltar una. maravillas
2005-12-13 13:41:58 Que pena de tortuguitas... Conozco algún caso así, de tortugas que se desorientan cuando van a desovar, por culpa de "brillantes" hoteles en playas de Mexico... Hoteles a los que no pienso ir en mi vida... Muy buena tu apuesta por las tortuguitas, jornuco, y tu denuncia de su situación. Estoy de acuerdo, el problema es el hombre, su avaricia y su poco cuidado con su planeta ladyintheradiator
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]