La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / celiaalviarez / Crónicas de los años malditos. El Caracazo III

 Imprimir  Recomendar
  [C:167281]

El Caracazo III:

“Podrían ser
a simple vista sólo huesos
Desvencijados huesos
Enterrados al borde del camino.
Abandonados huesos,
No acariciados huesos
de un dolor no amortajado.
Pero no son.
A simple vista sólo huesos,
Desvencijados huesos...
En el calcio del hueso hay una historia:
Desesperada historia,
Desmadejada historia
De terror premeditado.
Y habrá que contar, desenterrar, emparejar
Sacar el hueso al aire puro de vivir...
Pendiente abrazo, despedida, beso, flor...
En el lugar preciso de la cicatriz...”
Autor: Pedro Guerra.
Canción “Huesos”, disco “Bolsillos”



Al otro día, el periódico publicó gran cantidad de sucesos acaecidos en el marco de lo que se dieron a llamar como “El Caracazo”. Una de las imágenes que más impacto causó en la gente fue la de ese hombre que encontraron enloquecido, caminando sin rumbo en medio de los muertos. Según la espantosa noticia, su mujer embarazada comenzó trabajo de parto a media tarde, cuando la cosa estaba más prendida: toque de queda general, soldados en todas partes, colapso hospitalario.

Al parecer, la mujer no tuvo mas remedio que salir a las calles a buscar ayuda de hospital en hospital, donde no alcanzaban los médicos para los que se estaban despidiendo, mucho menos para los que estaban por nacer. Nadie supo nada más de ella, así que nuestro personaje salió a buscarla con un pañuelo blanco en la mano, señal de que no iba a saquear ni a agredir, para que la guardia no le disparara. Buscó en todos los hospitales, en todas las morgues, en todos los sitios frecuentados por ella. Al final sólo le quedaba concurrir a aquella fosa común todavía abierta donde estaban llevando los miles cadáveres que amanecieron cubriendo la ciudad. Su esperanza de no encontrarla allí fue en vano. La primera y única visión que su locura podría recordar era la de su esposa abrazando al pequeño, muertos y recubiertos de lodo y sangre de otras gentes.

Texto agregado el 22-12-2005, y leído por 123 visitantes. (3 votos)


Lectores Opinan
2005-12-31 19:21:51 Excelente la descripción de tus crónicas, me encanta tu estilo simple y crudo de relatar la realidad vista desde el punto de vista de una ninna de 7 annos y lo que más me gusta es que puedes relatar, permaneciendo imparcial a los hechos politicos y sin juzgar a los personajes de tu relato! Excelente 5* para tí! campesina
2005-12-23 04:11:45 Son las cosas que me dejan sin saber que decir. Yo también soy un ser humano como los que saquearon, como los que balearon, como el que buscó a su mujer, como los que estaban allí muertos en la fosa común, como eres tú, que cuentas las verdades de la tierra. pedropensador
2005-12-22 21:59:16 uffffffffffffff que crueldad. demasiado bueno para no ser contarse. felicidades lucas59
2005-12-22 21:49:53 NUnca hay posibilidad cuando el poderoso se defiende, por que se defiende atacando con toda la fuerza y para ellos poco importan las mujeres, los niños o los recien nacidos, pero, la historia no se detiene con nada, ni toques de queda y menos ramalazos dde metralletas. curiche
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]