La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / ojo_y_tiempo / No hace falta nada

 Imprimir  Recomendar
  [C:175742]

El hombre entró despacio, como se entra a la vida, sentó por un segundo la vista perdida, tomó una copa de vino, de ese vino rojo. camino largos pasos hasta el sillón doloroso. miró por todas partes como esperando el amanecer en otro cuerpo distante. Quitó de sus ojos las lágrimas secas, anudó a sus bostezos las palabras jamás dichas. Ella le mira como ritual del ser. mira y mira hasta cansarse y dormirse acurrucada a la fuente de sus besos, los besos que hoy son estructuras perdidas. Él sigue la sombra de un suspiro que entró en la habitación, se colgó deprisa del color que le trajo la tarde, para descansar solo un poco. Su cuerpo es de trayectoria descontinúa, ama todo lo que se debe amar. incluso esas damas de orden desordenado, y aquella mujer que duerme, esa, es la que mas ama. Pero ella duerme, ella duerme y no siente su presencia. Se pierde en metafísicas populares, busca la razón en escritos platónicos, busca cruces en escritos de Descartes. Al final se refugia en poesías suyas y crea y cree en algo distante, en alguna figura del pasado, ese pasado que hoy se va por entre las desdichas del lamento. Ella sigue en su profundo destello de rosas, espera que la noche acaricie su espalda como lo hacía el esqueleto que ahora escribe lejano, lejos de ella, cerca de ella, al lado de ella. Sueña y sueña y vuelve al lamento de lo que no pudo despertar, solo ella gime por entre las palomas de papel amarillo que usó en su cansancio matinal. El vino de la copa naufraga en los tibios dedos del hombre. Mira la botella gris y empolvada ,llora ,ve en este ademán de la inconciencia el rostro tenue de un cansancio, cansancio femenino que espera por sus manos. Levanta su pesado cuerpo y ve a la mujer tendida en la cama. ¿poesía?, se pregunta, ¿cuánto sabe el hombre de poesía? Ya otros han escrito del hombre y su habitar poético, piensa y vuelve a mirar la espalda desnuda de una mujer en la cama, como sueño, como locura, como imágenes de ebrio, mira la espalda desnuda, gira la espalda desnuda, escribe sobre aquella espalda desnuda, todo su mundo y su existencia camina por aquella espalda desnuda. Acerca su aliento a la mujer, se aleja un poco para completar su espacio y para distinguir los detalles .toma un ramillete de flores secas, limpia un poco las telarañas que hay en los rincones, cambia el agua de los floreros y corta un poco la maleza que ha crecido alrededor. Llora y vuelve a llorar. Al lado suyo un niño cumple con el mismo ritual que él. Lo ve alejarse de la mano de un hombre mayor. Toda la vida pasa por las rendijas del olvido. Maldita sea la creación finita! grita y espanta los cuervos que anidan cerca de ella. De rodillas llora junto al ramillete de besos inexistentes, todo no ha bastado para secar su alma, los años son imposibles subdivisiones de cariño, no han podido los genios hacer que este hombre cambie de tono en su canto. Hasta pronto dice al oído de la mujer, no me extrañes, volveré mañana a la misma hora de siempre. De negro entero pasa un hombre de rostro largo, y dice que el cementerio está cerrando. El hombre no contesta como queriendo acostarse al lado de su mujer. No soporta este vacío y cruza velozmente el sueño de ella, toma su mano y salta al abismo de una botella vacía, por donde sus venas morderán la boca de la muerte eterna, eterna en una visión imprecisa.

Texto agregado el 25-01-2006, y leído por 81 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]