La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / celiaalviarez / El maestro

 Imprimir  Recomendar
  [C:182840]

EL MAESTRO.

El maestro camina por el oscuro sendero. Deja caer su peso sobre el firme pedazo de madera que le sirve de bastón. El maestro siempre inventa cosas útiles que lo hacen ver como “el loco” del pueblo... de más está decir que todos envidian sus locuras, como ésta que usa ahora tan oportunamente: una lámpara pegada a la pata del bastón: la pequeña luz alumbra el empedrado camino hacia su humilde casa, donde le esperan aquellos 5 muchachos querendones y una mujer malcriada que le atormenta la vida. Los 5 chicos, todos expósitos (igual que él), vivirán junto al maestro un buen tiempo, para después salir de allí con el amor y la moral bien puestas, a cambiar ese nuevo mundo donde vinieron a nacer.

Camina entre las callejuelas de la ciudad colonial, recordando los malos pasos de la gente, recordando aquella vez en la que le sirvió un plato suculento a los comensales honorarios que visitaron su escuela... en bacinillas de peltre (ninguno supo que no estaban usadas, si no, seguro hubieran comido a gusto)... y bien merecido lo tenían, después de haberle devuelto con todas las negativas su proyecto para reformar la escuela de primeras letras. A ninguno de estos clérigos les interesa que se le enseñe al indio, al pobre, al negro... si no ¿de dónde sacarán monaguillos que limpien la iglesia?... nadie que sepa leer se dejará agarrar del cuello, ni se dejará violar detrás del confesionario.

El maestro camina mientras piensa en todo esto. Hace lento su paso para no llegar a la casa, donde su mala mujer le espera para darle el sermón de todos los días... total, el sermón será el mismo a esta hora que a las 4 de la madrugada... y yo no me arrepiento de haber comprado los libros ni de haber mandado a hacer los muebles nuevos para la escuela.... total, si me debo a quienes me hacen feliz, no gastaré mi salario precisamente en ella!... El maestro piensa en todas estas cosas, y en otras más que plagan el Nuevo Mundo...

El maestro llega a casa y recibe en un abrazo al pequeño Simón, quien desde que murió su abuelo, único familiar vivo que lo amaba, ha quedado bajo su tutela....¿Qué me detiene en este pedazo de tierra?... ¿una familia?, si desde mi nacimiento he sido abandonado al mundo, negado mi parentesco con ningún ser vivo de la ciudad... ¿Mi esposa?, se ha casado conmigo por no quedar soltera.... no comparte mi sueño, mi ideal ni mi colchón... no comparte conmigo ni la comida que se lleva a la boca!, bah!, no me detendría ni el más mínimo segundo... pero ellos, los niños... Si tan solo algún maestro tomara mi vacante en la escuelita... no me atrevería a dejarlos solos... El maestro piensa todas estas cosas mientras prepara los colchones de los 5 pequeños alumnos que viven ahora con él por no tener un mejor lugar donde criarse.

El pequeño Simón regresará mañana con sus tíos... se nota triste por ello, pero el maestro está satisfecho con los avances del muchacho... se ha vuelto piadoso y solidario.... siempre atento con los más pequeños y con la imaginación a todo dar... no creo que ningún tío con ínfulas de mantuano pueda quitarle la conciencia.... si hasta lo amamantó una negra esclava!... he abonado bien el árbol... ahora puede crecer solo y hacerse fuerte.

La esposa se acerca refunfuñona y casi sin hablar le entrega un documento sellado por el ayuntamiento... a ver que dicen los puercos.... Don Simón Rodríguez, maestro de primeras letras de la escuela de Guillermo Pelgrón... Ante todo nuestro cordial y agradecido saludo... bla bla bla, hipocresía en su mayor esplendor... ... Don Andrés Bello, quien lo suplirá en su cargo como maestro pese a nuestra aflicción por su renuncia. Anexamos recomendación agradecida por su labor fructífera y desinteresada... bla bla bla...

Entonces el joven será el nuevo tutor.... agradece mi espíritu a Dios haber encomendado a tan noble muchacho en las tareas que yo hubiera querido seguir realizando... siempre que mejorara, claro está, la manera y el criterio de los gobernantes que impiden a esta noble ciudad crecer como Dios manda...ya no tengo nada que hacer aquí...


El maestro toma en silencio sus pocas pertenencias y parte para nunca volver. Deja atrás los sueños y enseñanzas que poco a poco crecerán en la cabeza de una nueva generación. Se aleja de madrugada, con su viejo bastón alumbrando el camino, dispuesto a recorrer los senderos que labrarán su grandioso porvenir... dispuesto a ser hombre de mundo, maestro de América, forjador de Libertad.


“Ya estoy cansado de verme despreciar por mis paisanos. Abogaré, si, por la primera enseñanza, como lo he hecho siempre, porque mi patria es el mundo y todos los hombres mis compañeros de infortunios”
Simón Rodríguez.
Carta de Rodríguez a José Ignacio París, 1847.




Cuento basado en la vida de
Don Simón Rodríguez,
Primer maestro de Bolívar
y precursor de la Educación Popular
en América Latina.

Atención:Se tomaron datos biográficos y anécdotas sobre sus primeros años, sin embargo, el cuento une etapas diferentes de su vida y no es fiel a los hechos reales. (No debe tomarse como una biografía).

Texto agregado el 21-02-2006, y leído por 3255 visitantes. (4 votos)


Lectores Opinan
2006-07-15 00:59:35 Un gran homenaje al maestro Rodriguez y su obra es de manera sencilla y penetra en su ser y lo coloca a disposicion del pueblo como es un hombre del pueblo(no se puede hablar en pasado por estar mas vivo que nunca)que por serlo y luchar por los oprimidos y darles herramientas para que salieran de su condicion se hizo universal. miguelangelmolinacastro
2006-02-27 00:56:49 Es una narración increíblemente bien lograda. Más aùn por tratarse de un personaje de la historia. Es como un homenaje a todos esos nuestros primeros maestros que con tanta dedicación nos enseñaron las primera letras. ¡Excelente! alfildama
2006-02-21 22:22:52 los maestros "de primeras letras" que hermosa profesion, que bello hacer, y siempre recibiendo el desprecio de muchos mas aun de los que nunca han deseado que los seres sencillos se eduquen***** curiche
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]