La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / Iwan-al-Tarsh / INFIDELIDAD

 Imprimir  Recomendar
  [C:193740]

INFIDELIDAD
(Cuento con moraleja)

"El hombre es dueño de sus silencios y esclavo de sus palabras"
Proverbio árabe


Irrumpió de manera violenta, desencajada su expresión, desordenados sus cabellos, esclavo, todo él, de alguna urgencia que había transfigurado su imagen habitual.
(Era manso y tranquilo, como el de la canción)

- ¡Mi mujer me engaña, acabo de comprobarlo! – Más que decirlo lo escupió, mientras los demás pensaban: “mirá a la mosquita muerta de Nora”, o cosas parecidas.
Farfullamos frases hechas, de compromiso, sin saber realmente qué decirle al infeliz.
Él, respirando ahora más hondo, como quien se hubiera sacado un peso de encima, salió disparado nuevamente hacia el exterior.

Ese día no paró: escribió proclamas; repartió volantes; leyó un bando en la plaza, acompañado por un gordo que tocaba el bombo disfrazado de heraldo medieval.
En todas sus acciones quedaba en evidencia la necesidad de gritar a los cuatro vientos: “¡lo sé, no fui el último en enterarme!”

Como remate de tan agitada jornada, Ernesto encabezó una manifestación, tocado con un alegórico casco vikingo y seguido por una turba de curiosos, perros callejeros, desocupados y piqueteros, todos enarbolando carteles en los que reclamaban “justicia”
(Menos una tiorra desdentada, quien portaba uno que decía “viva el amor libre”, con perdón de Miguel de Unamuno, por usarle la frase)

El objetivo estaba logrado: nadie quedó sin enterarse de la encamada, acerca de la cual, ahora, se conocían jugosos detalles
(Nora, por poco, ya era vislumbrada como diosa erótica del pueblo)
…………………………………………………………………………………………….

El tiempo, gran borrador de "carteleras", fue haciendo desaparecer de los diálogos y los chismes el affaire, que para cuando Ernesto volvió al bar, había pasado a un discreto segundo plano en la consideración popular.
Creo que todos nos sentíamos un poco molestos. “Un poco” hasta que el flaco, después de vueltas y más vueltas, informó acerca de su reconciliación.
(Entonces ya no fue sólo "un poco"...)

Juro que yo lo apreciaba, pero, la verdad… no supe qué mierda decirle.
Desde entonces comencé a eludirlo.
Ahora, ya casi ni nos saludamos. Tampoco volví a encontrarme con Nora…

Texto agregado el 31-03-2006, y leído por 3143 visitantes. (58 votos)


Lectores Opinan
2011-11-11 20:17:54 Esos finales, que seria de los cuentos sin esos finales. Muy bueno, y el que hace una puesta en escena de su dolor es muy probable que vuelva con el que se lo infligio verdad? Eso es la vida... blue_jean
2011-09-27 22:43:52 Buenisimo , me gusto mucho sin duda eres bueno polodislates
2008-05-09 19:03:22 Excelenteeeeeeeeeee. Qué bueno que está. Y mirá lo que son las cosas, las diferentes maneras de reaccionar; yo la hubiera matado callado. Pero el pobre salió a vociferarlo, a radicalizar su posición y después terminó reconciliándose: es como hablar mal del diablo y terminar como aliado incondicional. Buéh, me fui por las ramas. Me encantó. lobodebarro
2006-12-20 21:42:40 Está buenísimo, y !qué tema la infidelidad! ¿verdad? OMENIA
2006-08-02 19:48:15 Una muy real paradoja!! Buen escrito!!***** MujerDiosa
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]