La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / buckethead / Lealtad.-

 Imprimir  Recomendar
  [C:240730]

No nos dejaron entrar al Bufón. No tengo idea por qué. Es la segunda vez que me pasa. La primera vez pensé que era por cómo estaba vestido. Ahora la mina de la entrada empezó a decir que no había espacio, que sólo atendían reservaciones, que el Bufón era un restorán para comer sushi y no sé que otra tontera más. Yo le dije que sólo íbamos a la barra y ella me dijo que la barra, a esa hora, no atendía (eran las doce y media). Me asomé y habían varias mesas desocupadas y en la barra sí había un par de tipos sentados. Ahora igual me da risa, porque si todavía hay lugares en los que no me dejan entrar, eso significa que no estoy tan enterado al sistema como a veces encuentro que estoy, pero en ese momento me dio una rabia increíble. Le dije a la mina que de qué tipo de racismo me está hablando. Le pregunté si yo era muy rasca para el Bufón. Si no le parecía lo suficientemente bonito. La Maca me empezó a decir que no pescara, que daba lo mismo, que nos fuéramos no más. La mina de la entrada seguía inventando no sé que tonteras, hasta que le grité en plena cara que se callara y salimos. Estuve a punto de agarrar la puerta a patadas, pero me contuve. Nos fuimos al Zócalo, que está al lado, y la Maca me dijo que me calmara, que los tequilas aquí eran ricos. Pedí una cerveza, ella su tequila y nos quedamos callados. "No vale la pena enojarse por tan poco", me dijo. "No, claro que no", le dije, pero igual me quedé callado. Entre más me hablaba, más rabia me daba. La Maca se reía y no sabía para donde mirar. "Este lugar parece estudio de televisión", fue lo único inteligente que pude decir en todo el rato que nos quedamos.
Cuando íbamos de vuelta a su casa, la maca me dijo: "Mira, creo que estás muy agresivo. No te puedes enojar así". "Maca - le pregunté - ¿cuánto tiempo llevamos saliendo juntos?". "Cuatro meses y medio", me dijo. Entonces yo le dije "quiero dejar esto en claro; si estamos en un lugar público y me enojo como me enojé ahora, me gusta que me apoyen, no que me estén tirando para atrás. Si te hubieras embalado conmigo ahora estaríamos riéndonos en vez de estar discutiendo". "Esa no es mi manera de hacer las cosas", me dijo, "yo soy partidaria de simpatizar con la otra persona. Te apuesto que si le hubiéramos caído bien, la convecíamos y podíamos entrar. "Estoy de acuerdo", le dije. "pero no me interesa tener que caer bien para poder entrar a un lugar". Me sentía como un apestoso matrimonio de mil años. Esos en los que, de vuelta de una comida, la señora viene retando al marido porque tomó mucho. Lo único que quería era ir a acostarme y que me dejaran tranquilo. Creo que toda esa historia no nos hizo nada bien.

Texto agregado el 01-10-2006, y leído por 475 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]