La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / Buckethead / Mentalmente Acertando.

 Imprimir  Recomendar
  [C:248953]

Salí apurado del trabajo, tenía casi una hora para servirme algo, lavarme los dientes y pasar por el dentista. Caminé tres cuadras buscando un lugar para comer, al final, escogí unas mesitas al aire libre a pleno sol de Diciembre. Pedí un churrasco y un jugo. La temperatura era agradable.
Recién había empezado a comer cuando la vi. Era una mujer hermosa (una tremenda mina habría dicho mi primo chico). Estaba acompañada por un extraño personaje. En realidad lo extraño era que él estuviera con ella, o mejor dicho, que ella estuviera con él. Era un ser de chaqueta y corbata con nudo regular, lentes oscuros Armani o alguna de esas marcas exageradas y cabello corto, con un mechón de pelo que caía en la mitad de la frente, además de una sonrisa que se la hubiera envidiado cualquier modelo de Pepsodent.
Cuando se tienen 25 años de vida, de los cuales se han gastado 22 captando cualquier cantidad de rollos la capacidad “E V A L U A T I V A” está profundamente desarrollada. No es que sea un hábito, es una necesidad.
Sin apagar el MD y mientras de fondo sonaba “High” de los The Cure, evalué la situación.

Hablador e idiota él. Calmada, contenida y agradable ella. Puse stop y sacándome los audífonos y sin dejar de mirar mi churrasco, comencé a escucharlos.

Él hablaba de un examen oral que aprobó magistralmente y que tenía seis ofertas de trabajo debido a su “brillante inteligencia”. Ella trataba de participar en la conversación, pero él estaba encantando escuchando sus propias palabras.
Yo, mientras tanto me pasaba tremendos rollos acerca de la relación. Porque esa es la gracia; los rollos son gratis, incomparables, super personales y en ellos no tienes que mentirles a nadie.
El hombrecito había perdido cualquier razón con la modestia y la sutileza. Ahora hablaba de un montón de compañeras que estaban enamoradas de él, pero no las pescaba pues tenía (mirada matadora a los ojos de ella) otras necesidades. Creo que la nube que produce la mezcla entre la pedantería y estupidez puede ser tan gris, que no deja ver nada.
Esto fue lo que sacó al tipo bueno que llevo dentro y decidí jugar a la telepatía.
Tal como su nombre lo indica, consiste en comunicarse con alguien a través del pensamiento. La idea es que el receptor responda con actos concretos.
Empecé el juego con algo sencillo. Pensé:
“si crees que este imbécil con el que conversas es el idiota más grande del mundo, sácate los lentes de sol”
No pasó nada.
“Por favor”, insistí, “quítatelos para poder mirarte a los ojos”.
Aquí es donde los juegos de telepatía comienzan a complicarse. Yo diría que la mujer sonrió, antes de dejar los lentes en la mesa, pero no estoy seguro.
“Por favor, si estás aburrida, toma jugo”.
Bebió un sorbo
“¿Cómo te llamas?” Pregunté mentalmente, ella puso una mirada de “así no puedo responderte, idiota”.
Me concentré y dije en mi cabeza: “cuando llegue a la primera letra de tu nombre, arréglate el pelo”.
“A”. Nada. “B”. Nada. “C”, una mano voló a su nuca. “¿Cecilia?”, nada, "Carmen", menos, "Carolina"; rápido y enérgico masaje capilar.

- ¡Qué coqueta estás! – le dijo él, matador, seguro de que esos gestos le pertenecían. Ella sólo sonrió.

Un par de preguntas más quedaron sin respuesta.
El juego era todavía entretenido, pero la hora de mi dentista estaba cerca. Tenía que partir.
Por cortesía, me despedí.
“Me tengo que ir” dije en lenguaje mental. “Un gusto haberte conocido. Lástima que estés con ese idiota”.
Eché la silla hacia atrás y lo sentí – claro, nítido en mi cabeza:


“POR FAVOR NO TE VAYAS”

Quedé helado, incapaz de moverme.
“¿Fuiste tú Carolina?”
Movió la cabeza de arriba abajo. En ese momento todo lo que no fuera ella quedó reducido a la importancia de una cucaracha moribunda en un rincón de la Isla de Komodo. Si estaba pelando el cable y mi rollo me superaba, la cosa era seria. Si era verdad lo que estaba pasando, la cosa era más seria todavía. Mientras pensaba qué hacer, él había pasado a la ofensiva. Acercó su silla a la de – Carolina – y se la jugó tomándole una mano. Ella prendió un cigarrillo para soltarse.
Me acordé de mi Profesora de Tercero Básico. Ella decía que de las cuatro operaciones básicas, las importantes eran sumar y restar. “Frente a cada decisión de la vida, piensen en términos de suma y resta. Si sumando lo bueno y restando lo malo da más que cero, háganlo. Vale la pena”.
Restando: podía pasar por loco, armar un escándalo, a lo más me llegaba un combo de parte del héroe local.
Sumando: a lo mejor estaba frente a la mujer de mi vida y la iba a dejar pasar por miedo a una confusión.
Pagué la cuenta, me acerqué a la mesa, la tomé por las mejillas y la besé en los labios.

- Disculpa por haberme atrasado – dije con una tranquilidad increíble.

Él nos miraba con ojos de perro envenenado. Estiré mi mano y me presenté. Él la estrechó, murmuró su nombre y no atinó a nada.
Todo esto no duró más de nueve segundos.
Me volví con calma y esperé la reacción de ella. Sonrió, - mejor dicho puso cara de risa -, y guardó sus cosas en su cartera, se despidió, tomó mi mano y caminamos.

- ¿Por qué el beso? – murmuró en mi oído.
- Pura iniciativa personal.
- ¿Adónde vamos?
- ¿Me acompañas al dentista?
- Por lo menos eres original en tu primera salida.
- Presiento que me va a gustar conocerte, Carolina.
- ¿Carolina? Me llamo Francisca.

Mientras caminábamos tomados de la mano, sentí una corriente de aire frío que bajaba por mi espalda.

Texto agregado el 03-11-2006, y leído por 83 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
2007-01-29 05:27:19 Por el contrario a mi me pareció super entretenido y muy original, sólo hay una parte, cuando todo comienza, en que por el cambio de estilo, uno puede tomar la decisión de sentir fría la cosa, pero decidí seguir y me encontré con aquello de la telepatía y un manejo muy cercano. Te invito a leer "Imaginando". Me encantó tu texto, felicitaciones. pickard
2006-11-03 20:00:55 segunda vez que intento comentar. muy bueno.. me gusto!.. es entretenido, dinámico. un gusto leerte.. aunque no es tan original. pasate por aca, haber sime ayudas a empezar. un abrazo. Gabriel. elotrosalmon
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]