La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / pablodeluna / Sobre el Cristo de Mayo I Parte

 Imprimir  Recomendar
  [C:249822]

Año del Señor MDCXLVII…
Día 12 de mayo…
Noche oscura…
El sereno anuncia “las doce y sereno”…
Suenan nocturnas en la Iglesia del Señor San Agustín…
Se oyen cánticos y alabanzas en los conventos, luego, todos a sus celdas. Santiago duerme en profundo sueño…
Tres de la mañana, un ruido ensordecedor envuelve las calles de Santiago, las techumbres y muros adobados se rinden ante el clamor de suelo tan rabioso, no quieren las haciendas ceder, mas las vigas caen, aullidos de perros despiertan a hombres, mujeres, niños, monjas y frailes. Cae Santiago del Nuevo extremo, caen haciendas y templos, caen casonas y muros, caen, caen y no dejan de caer. Rugen terrenos fecundos y el Santa Lucía anuncia derrumbes y pedradas…¡Mea culpa, mea culpa, mea maxima culpa! Suspiran ancianas beatas…¡miserere mei Domine!, gritan monjas asustadas, cuentan los serenos los credos ¡tres van ya!, ¡horror!, los techos de las iglesias se derrumban, ¡un segundo! –clama la tierra- y vuelve a tranquilidad serena.
Cuatro de la mañana, Santiago en el suelo. Frailes y monjes asisten a heridos y enfermos el Obispo Villarroel sale al auxilio de su pueblo, el Gobernador calma el terror de su capitanía. Indios sabios claman a su tierra misericordia, sin embargo confesores hay en todos lados, todos acuden, temen ser castigados por el eterno, temen que éste haya temblado tierra buena por tanto pecado.
Claman campanas de agonía en San Francisco, Santo Domingo casi al suelo cae, ¿por qué Señor?, ¿qué hemos hecho?.
Mañana del trece de mayo, vaga don Gaspar a sus fieles visitando, y en tierna limosna a un pobre mendigo, oye de lejos decir: “¡milagro, milagro!”. Rápidamente este buen señor fraile en dirección a San Agustín se dirige, pero…el milagro en San Agustín no le es familiar, mas cerca, en casa de los Lisperguer su admiración se pronta venir:
-“Reverencia”-ruega un joven fraile- “mirad al Cristo”. ¡Milagro latente!, el cristo de Doña Catalina la “corona de espinas” a su cuello encuentra, jamás en la historia de la cristiandad hecho como este ha sucedido…¡el Cristo, el Cristo…milagro! Gritan piadosos indígenas, frailes y santas beatas de rodillas se ponen en santa admiración, “Ten piedad de nosotros” ora noblemente el Obispo “Amén” acotan todos “Kyrye eleison” cantan monjes y todos orando “Christe eleison”, más los ojos de Doña Catalina de los Ríos no presentan admiración sino vaga contemplación. Oran todos, todos se levantan, todos gimen, todos a las doce parten a sus casas.
Y Santiago nuevamente se puso de pié, las campanas entonan sonidos de júbilo, los templos de fieles se llenan, oran para dar gracias, el Obispo canta “Te Deum Laudamus, te Dominum confitemur”, más los ojos se vuelven hacia la casa de Doña Catalina, pero nadie a esta señora, sino a los ojos del Cristo y su tez rajada y herida por su noble corona de espinas, corona de Rey tan noble, hijo de mujer tan reina…

Texto agregado el 07-11-2006, y leído por 1703 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
2006-11-27 23:53:47 HOLA. QUE BUENO TU TRABAJO. TE INVITO A QUE LEAS "LAS PREGUNTAS DE CAINCITO" TE PUEDE GUSTAR. UN SALUDO DESDE GIRON COLOMBIA juliangallego
2006-11-19 09:01:29 Por aquí pasé. DorianGray
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]