La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / ojo_y_tiempo / TRES ACTOS PARA CUALQUIER SALON, PARA CUALQUIER LUGAR Y PARA CUALQUIER TIEMPO

 Imprimir  Recomendar
  [C:260086]

Acto Primero

Debe ser el calor de esta lluvia
Lo que me pone inquieto,
-ahora aquí encerrado-
debo agradecerte a ti padre,
tú también fuiste un embustero,
pero a cuantos sacaste sonrisas y males.
y ahora aquí encerrado
con un delincuente a cada lado
uno a la derecha y otro a la izquierda.

Las llaves de mi celda están demasiado cerca,
Sálvate! Me grita uno de los delincuentes,
Y es que mi fama de escapista a trascendido
Rápidamente, o esta ciudad es muy pequeña, no sé.
Sálvate imbecil! Repite el delincuente de mi derecha,
Porqué no te salvas y nos salvas a nosotros? (insiste)
Estoy confundido, se que puedo huir,
Pero algo me dice que es mi hora,
-el delincuente de la izquierda no dice nada-

Acto Segundo

Y pensar que pude haber muerto,
Bendita explosión!

Si no es por esa mujer aun estaría dormido,
Debo llevar tres días en este cuarto mal oliente.
El licor, la filosofía y el cigarrillo abundan
Y es que Huxley, Heiddeger y Sartre
Siempre han llamado mi atención.

Debo salir pronto de este lugar
(un cuarto día sé que estaría de más)
O me creerán muerto,
Y solo los tontos mueren...
Al menos de donde yo vengo, la palabra es la salvación.

Acto Final

No recuerdo mucho,
Solo que fui expulsado de aquella sociedad,
Ella me dijo que la revolución era necesaria
Y me mostró la verdad de aquellos libros:
Parecían como si fueran fruta prohibida.

Luego aquel señor, sus palabras y sus juicios,
Luego la peste y los hijos;

Trabajé como lustrabotas
Y poblé el centro con mis ideas;

Me hicieron su líder,
Hablé en plazas y en circos;

Me llamaron mesías o maestro,
Yo reía y creí que era la hora de tomar el poder;

Y no recuerdo ni cómo ni cuando
Me apresaron...
(el vino no es aliado de la memoria).

Y ahora aparezco en manifiestos y banderas,
me aman aún en mis condiciones, si incluso se habla que he muerto!
-creo que existe un libro en mi honor que relata mi vida-

No recuerdo cómo llegué aquí
solo sé que esta calurosa lluvia me pone inquieto,
(las llaves están demasiado cerca).

Creo que uno de los delincuentes
me grita que me salve.

El otro está en silencio...

Texto agregado el 26-12-2006, y leído por 70 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]