La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / joeblisouto / leales amigos...

 Imprimir  Recomendar
  [C:298071]

tenía una espina en el alma. era dolor invisible. sangre de amor. salí de mi cuarto, herido, dolido, sintiéndome el ser mas imposible de todos. vi a mi madre limpiando la casa. vi a mi perro jugando con las cosas de mi casa. vi mi demonio gritarme que la vida era injusta conmigo. cogí al perro y lo molí a patadas, y en cada una de ellas, sentí que el dolor del infierno, aumentaba, azoraba mis heridas... mi madre me cogió de las manos y me rogó que dejara al pobre animal que yacía en un rincón, escondido tras las piernas de mi madre. me detuve y sentí que la tierra entera aplastaba toda la luz de mi alegría... pedí perdón a mi madre, y luego, hice lo mismo con el perro. este, me lamió las manos y lágrimas salieron de mi alma. ¡vamos a pasear!, le dije al perro. salimos y corrimos por el campo, por el río, hasta agotarnos de tanto correr. aunque sabía que huía del dolor y del miedo, de la angustia de un mal momento pasado... aunque, sabía que eso vendría a buscarme y a pegarme como un perro...

entré con el perro a mi casa y lo dejé con mi madre. salí de la casa y fui a buscar un cine. vi la película, solo como un hongo. entré en un café y me puse a contar todo mi dolor... y como no sabía qué palabras poner, escribí un poema:

¿es el tiempo la herida de la muerte?

¿dónde te hallas amor?

¿eres la boca mas buscada?

¡habla!

¡dime que soy hijo de un dios de carne!

silencio eterno,
silencio contiguo al inicio de un tormento...

camino sin nada a mi lado
veo un cielo rojo con estrellas amarillas
noto que la gente llora mientras ríe
escucho el llanto de un mundo apurado...

sigo mi paso
y todo vuelve a su lugar...
hay un valle escondido
cuando cierro la puerta de esta vida
entro y ella me carga,
me viste de plumas
y siento que todo tiene sentido
a pesar de beber
del río negro del mundo...

sacio este momento
momento lleno de color y sonido
ruidos que suelen decirme hola que tal...
todo es como un hoy esfumándose...
pero,
un paso mas...
y la herida se seca
a pesar de estar abierta
y llena de dolores internos...

eso escribí y con alas volví a mi hogar. mi perro me esperaba con la cola moviéndose como un mosquetero. y su lengua mojaba mi cara. era mi amigo. mi único amigo, a pesar de haberle pegado, como a un perro...



san isidro, junio del 2007

Texto agregado el 25-06-2007, y leído por 187 visitantes. (3 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]