La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / Dainini / Una tarde de sueños

 Imprimir  Recomendar
  [C:304466]

Una tarde de sueños



~~~

La tarde siempre me sorprendía en medio de tantas circunstancias cotidianas que me llevaban a concluir irremediablemente que mis días caían como gotas de lluvia en monótona armonía.

—Al menos tu madre te dejó un techo —me dijo un día tío Pepe, mientras le soltaba una retahíla de quejas.

Tenía razón. Gracias a ella no he tenido que cobijarme con la intemperie, como otros. Pero un techo no era suficiente. Sentía que me faltaba algo y no sabía qué. Aunque muchos digan que soñar no cuesta nada, para mí sí. Soñar con lo imposible me ha costado muchas lágrimas a los pies del Sacromonte o en la falda de mi solitario amigo Popocatepelt. En mí habitaban inquietudes que noche tras noche me enloquecían con sus argumentos. Con el tiempo me acostumbré a escuchar tantas voces en mi interior que llegué a pensar que eran las mismas que todo ser humano lleva adentro: el sueño de lo imposible, el querer ser lo que no se puede, el querer construir castillos de nubes y arenas. Pero una tarde,el panorama cambió. Entonces comprendí que mis ideas estaban más vivas de lo que imaginaba.

—¡De qué te sirve este colchón si tu vida corre paralela al conformismo, al ocio, o a trabajar en lo que aparezca para echarte un pedazo de pan a la boca! ¡No te quedes ahí tirado pensando en lo miserable de tu vida, déjanos salir de este encierro! —escuché a una voz decir desde mi interior.

—¿Quién eres? —pregunté entre asustado e intrigado.

—Soy el arte.

—¿El arte?, y tú, ¿qué rayos haces dentro de mí y dándome órdenes? —mascullé un poco malhumorado.

—¿Cómo? ¿Acaso no sabes que todos los seres humanos llevan un don, un talento, una capacidad dentro? Pues entérate, yo soy la tuya.

—¡Ja!, no me hagas reír…¿Tú…? ¿Mi talento?

—¡Sí, yo! ¡Algún problema con eso? ¿Qué más esperabas? ¿Tener el sex-appeal de James Bond?
—¡Claro que no! es más...¿qué hago yo hablando contigo? ¡Es absurdo! Mejor pellízcame...seguramente esto es un sueño.Yo no tengo talentos, ¡pamplinas que se inventa la gente!

—¡Claro que soy un sueño! Solo que soy de los que depende de ti para ser realidad...¡No sé por qué rayos me escogieron para habitar dentro de ti! —me respondió.

—¿Acaso te molesta estar dentro de mí y ser mi talento?

—Bueno…no lo tomes a mal…No es exactamente eso, pero ¿sabes lo que se siente estar preso sin haber siquiera cometido un delito? ¿O que te condenen a permanecer en un laberinto por el resto de tu vida sin poder expresarte, sin poder hacer nada de lo que viniste a hacer al mundo?

—No…la verdad, no. Nunca me había puesto a pensar en eso. Yo soy libre, puedo salir de mi casa cuantas veces desee, irme a caminar por el parque, buscarme alguna chamba por ahí, pa’ tener al menos qué comer, pues ni pensarás que me dejaré morir de hambre.

—Sí, eso no me lo tienes que jurar —me dijo en tono irónico.

—Bueno, tampoco es para que te burles de mí. A ver, si esto no es un sueño, ¿qué es lo que pretendes entonces? ¿Quieres que me haga una operación para que puedas liberarte de mí y manifestarte?

—¡Pero…! ¿Acaso te has vuelto loco? ¿Sabes realmente lo que estás diciendo? Oye, sin ofensas, dime… ¿has fumado algo últimamente?

—¡No! ¡Qué ocurrencias tienes! porque diga disparates no quiere decir que soy tan loco como para eso. Ni soñando defraudaría a mi madre que sé que desde el Cielo vela por mí.

—Sí, disculpa, mi cuate. Ya lo había olvidado. Pero, ¿sabes? no sé si debería decirte esto…pero… algo en mi conciencia me dice que debo...

—¡Ajá! ahora me sales con que también tienes conciencia.

—Sí, claro. Si estoy dentro de ti, en algo tengo que emplear mi creatividad, ya que tú no haces nada por mí. Ni te imaginas el peluquín tan gracioso que me he confeccionado con pedazos de la tuya.

—¡Esto me faltaba a mí! ¡Entonces gracias a ti un día amaneceré inconciente!

—No, al contrario. Mientras tu conciencia sirva para algo, nunca estarás inconciente, salvo que te revientes un día por ahí y te des un golpetazo en la cabeza.

—Bueno, dejemos de hablar tonterías y dime…¿qué es lo que tanto te apena decirme?

—Pueeeeees…..eeeee…….este….mmmmm…..cómo decirte…Mira, el hecho de que no fumes, ni abuses del alcohol ni te metas cosas raras en el cuerpo, es algo de lo que tu mami está muy feliz, es más, no tienes idea de cuánto alardea entre los ángeles de lo orgullosa que está de ti por eso, pero a veces tiene que enfrentarse a un “angelito” medio curioso él… “acá entre nos, al que tienen a cargo de repartir los talentos y de lograr que la gente se dé cuenta de ellos y los utilice”, cuando la confronta y le pregunta: “Oye, Laura…¿y para cuándo tu hijo estará pensando usar el talentito que le di?”. La pobre ha tenido que sentarse medio sonrojada a hablar con él una y otra vez sobre ese asuntito. Ella por un lado le dice: “Mira, hermoso querubín, la vida no me dio tiempo para darme cuenta…, o sí, la verdad que sí me di cuenta, pero….ya sabes….es que….pues es que ustedes los ángeles no tienen idea de lo dura que es la vida. Lo mucho que hay que trabajar para mantener a una familia… Pero sí, cuando pequeñito me llevaba todos los dibujos que hacía en la escuela… !Qué hermosos eran! ¿Te acuerdas? Y sabes bien que se los celebraba todos, pero el hambre no nos daba tregua y los dibujos quedaron guardados en cajones, porque había que alimentar primero a la prole. Un día pensé en ahorrar dinero y enmarcarlos y adornar toda la casa con ellos, pero…ya ves, siempre por dejarlo para después, me sorprendió ese cáncer y ya no me dio tiempo”.

No sé por qué lo dejé continuar. Sus palabras me conmovieron tanto que empecé a llorar sin consuelo.

— ¿Acaso no sabes cuánto he llorado desde que ella no está? Era lo único que tenía en la vida. Por eso no me cansaba nunca de hacerle aquellos dibujos —fue lo único que alcancé a decirle.

—Llora cuanto quieras. Anda, busca ese cajón. Seguro está en el sótano de la casa. Yo me iré a dormir, hasta que decidas algún día despertarme. Prometo no molestarte más. Pero recuerda, los talentos se hicieron para usarlos, no me dejes morir aquí encerrado.

—¡No!, ¡espera! ¡No te vayas!

Mi reclamo fue en vano. Nunca más escuché la voz de mi talento. …¡Qué locura pensarán ustedes!, pero no. Así como se los cuento fue. Aquella historia logró impulsarme como resorte del colchón. Serían tal vez las 5 de la tarde, no recuerdo bien, cuando bajé corriendo al sótano de la casa. Llevaba años sin ir allí. Los recuerdos de mi madre me dolían tanto que siempre buscaba la forma de evadirlos. Pero busqué esos cajones y los encontré. Los abrí con el temor de enfrentarme con más recuerdos dolorosos, pero secándome las lágrimas, los afronté. ¡Sí, era cierto...allí estaban los dibujos que había pintado para mamá…! ¡Uf!, algunos eran pésimos, pensé y acto seguido sentí como una aguja que me punzó el hígado… ¡Claro, quién más!, el que prometió no molestarme más debió sentirse aludido, mi orgulloso talento… Sin hacerle mucho caso, eché todos los dibujos dentro de uno de los cajones y me lo llevé a mi cuarto.

Encendí la radio y mientras escuchaba uno de mis programas favoritos, me entretuve organizando mis dibujos de primaria…Busqué una cinta métrica y empecé a tomar las medidas de cada uno: ¡Quería cumplirle el deseo a mamá! Compraría algunos pedazos de madera para hacerles unos marcos y decorar toda la casa con ellos. Luego me dedicaría a pintar unos nuevos y otros, y otros, hasta que estuviera capacitado para mi primera exhibición de pintura o serigrafía. En eso me encontraba cuando escuché la voz de un pésimo locutor, bueno…no era que fuera pésimo, solo que de vez en cuando se le pasó la mano haciendo alusiones alérgicas con la poesía…que le salían ronchas o algo así…pero claro, superado el trauma de las ronchas, me encantó escucharle decir que pronto abriría sus puertas ¡La escuela de artes y oficios! ¡Lo que estaba ocurriendo aquel día, parecía un verdadero sueño…pero un sueño hecho realidad! Como deben ser todos los sueños. Todo el Arte, seguramente confabulado con mi madre y el ángel de los talentos, se dieron cita para sacudir mi inconciencia, mi inercia, mi dejarme llevar por los días sin lograr trabajar para un sueño. Mamá no tendría que darle una excusa más al angelito preguntón. Salí disparado y le pedí a tío Pepe que me prestara su teléfono y llamé al locutor “alérgico” a los versos. Después de todo, ronchas aparte, el hombre me pareció más agradable y más simpático de lo que parecía en la radio. A partir de ese día mi vida cambió. Hoy recibiré mi certificación de haber concluido un ciclo: Mis primeros pasos formales en el Arte. Sé que mamá desde el Cielo me mira orgullosa y a ella le dedico este primer logro…y le prometo que no la defraudaré. Mis otros compañeros y compañeras están tan felices como yo; se les nota en el rostro. Sé que cada uno tendrá su historia, pero lo importante es que aquí estamos unidos porque le hicimos caso a esa voz interna que nos dijo: Soy tu sueño, tu talento, déjame salir, hazme realidad.

Texto agregado el 30-07-2007, y leído por 362 visitantes. (8 votos)


Lectores Opinan
2007-12-29 16:48:11 Este es un texto muy bello, se identifica uno muy fácilmente con él: anima, motiva. rey-feo
2007-12-27 18:53:56 Somos tan complacientes y negligentes con nosotros mismo que tenemos que inventarnos un otro yo ajeno, la conciencia, la palabra interior, nuestro propio ecos para salir de nuestra inconsciencia. Y que el talento, tu arte, la inspiración te encuentre siempre creando. azulada
2007-11-17 19:04:47 Que lindo cuento, y la narración impecable. Los diálogos están muy bien logrados, felicidades. Un saludo de SOL-O-LUNA
2007-09-29 21:03:09 te encontre con el libro de visitas cerrado. Era para saludarte y mandarte mil quinientos besos y abrazos, jaja. Tiempo que no paso por aqui, estaba saludando a los amigos. celiaalviarez
2007-09-26 21:33:29 De primer nivel, me encanta como escribes, tan limpio, con maestría, sin que le sobre una coma o le falte un punto. Me gustaron los sueños. meci
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]