La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / jornuco / Caña dulce (LNHC).

 Imprimir  Recomendar
  [C:321893]

El sudor le bajaba a chorro hasta los pies, gota a gota por el canal de la espina dorsal hasta empaparla dejando a su paso un fuerte olor.

El machete lo movía rápidamente, zumbaba en el aire de derecha a izquierda como si tuviera vida, el viento parecía querer detener el batir de su brazo, inútil el intento porque el filo lo trozaba.

Tumbaba a sus pies un batallón fuerte que le hacía resistencia insistentemente, pero aún así avanzaba entre los cuerpos sin importar el obstáculo, su misión era recorrer el campo el cual estaba plantado de cañas.

Con la falda amarrada a las rodillas se levantaba desde temprano como una valiente, sin pensar en los hijos que quedaban en la choza.

No pensaba en nadie estando en el campo, para no perder un segundo, tenía que acumular una gran montaña de caña de azúcar aunque para ella era amarga.

Llevaba un año en el duro trabajo, soportando sed, hambre, hormigas picantes y el candente sol el cual la hacia brillar en su oscuridad.

Comenzó a vivir de la zafra, el día que el tren se tragó a su marido. Fue inolvidable, era de noche con la luna presente como testigo del hecho, el hombre de piel oscura terminaba su jornada y subiendo la caña al vagón que la llevaría al ingenio se atrabancó entre los rieles, la maquina arrancó sin precaución alguna, arrancando la vida de Jin, un hombre que solo pensaba en el trabajo.

PRIMER FINAL:

Al batey llevaron el cuerpo, no hubo pago, ni compensación, ni una sola explicación del suceso, solo llevaron el machete filoso y lo tiraron como un perro muerto frente a su choza.

Desde entonces la vida de la oscura mujer fue otra, diferente y sudorosa, y el machete se convirtió en su fiel compañero, y la caña de azúcar comenzó a saberle amarga y a ser su enemiga de días enteros.

Pero a pesar de todo, la caña le permitía llevar migajas de comida donde la esperan sus siete pequeños con las bocas abiertas, como pichones de ave cualquiera.

SEGUNDO FINAL:

Al batey llevaron el cuerpo muerto junto al el machete filoso y lo tiraron como un perro muerto frente a su choza y amenazaron a la mujer para que se marchara del lugar, pero ella con machete en mano enfrentó valientemente a los indolentes.
No fue nada fácil para que la dejaran trabajar en los cañaverales, pero ella siempre decía: nada es fácil en esta vida, hasta para morir hay que luchar.

TERCER FINAL:

Texto agregado el 16-11-2007, y leído por 886 visitantes. (29 votos)


Lectores Opinan
2009-04-06 17:00:52 Dios.....si se me encrisparon los rizos con su relato...jajaj "Pan de Azucar" le pondria yo....Amarga y dulce a la vez....su sacrificio de llevar el sustento de su familia....y la dulce recompensa de que a sus pichones.no les falte el pan..... Me enterneciò mucho.... !Que buen relato! Felicidades.... Mis cien plaomas al viento Paloma Palomitaausente
2008-11-23 11:45:00 mis 5****** soy de colombia del valle del cauca que buen relato KoRa_La_MoRa
2008-11-22 22:37:10 Conozco historias como esas, vivo en un pueblito que tiene un Ingenio azucarero. uleiru
2008-11-22 17:16:10 buen relato. etretenido, con unas pinceladas de dolor. muy bueno. 5* el_mesiaz
2008-11-22 12:47:29 Tocas un tema puntual, universal, con una elegante prosa, muy lírica y dulce, pero dejando un gusto amargo en el corazón del lector. Impecable. Seguiré leyéndote, y gracias por invitarme. maravillas
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]