La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / NELSONMORE / CIUDAD SUBTERRANEA

 Imprimir  Recomendar
  [C:372650]

Tal vez hará diez años que vivo en esta ciudad subterránea. El motivo por el que me vine a vivir aquí fué mi incapacidad para soportar a toda la gente del vecindario, pues cuando no era el empleado de los servicios públicos, eran los futuros herederos los que venían a hacerme la vida imposible, o sino, también golpeaban a mi puerta infinidad de mendigos, como si mi casa fuera una institución de beneficencia. Pero lo que más me disgustaba era que alguien tocara a la puerta cuando me estaba acoplando con gran esfuerzo en el cuerpo de la vieja Agripina, ante tal circunstancia terminaba aplazando aquel coito interrumpido. Pero, a pesar que ahora vivo unos metros más abajo de la superficie, aún vienen a molestarme algunos insensatos con el propósito dizque para que les haga milagros como si yo fuera santo de alguna devoción; no sé, pero parece que ya se olvidaron que cuando yo vivía en el vecindario fuí un hereje pues preferí el pecado en lugar del arrepentimiento y como nunca me gustó hacer obras de caridad terminé devorando el último billete que me quedaba. Diariamente llegué a comerme hasta cien dólares, claro que cuando me comía los cien dólares en billetes de cinco en cinco lograba calmar el apetito, pero cuando me llevaba a la boca ese pedazo de papel marcado con el número cien me quedaba casi en ayunas porque ese capital no pasaba de ser un mendrugo para mi voraz apetito, pero en fin, que todo eso ya es historia porque aquí no necesito comprar vestidos ni alimentos ni pagar impuestos, pues es tan pequeña mi vivienda que a duras penas alcanzo en ella; también creo justo recordarles que aquí no pagamos fluido eléctrico porque durante el día y la noche permanecemos en tinieblas; además les informo que cuando necesitamos un poco de agua descendemos unos metros más abajo de nuestra ciudad y la recogemos de los canales subterráneos; cuando tenemos hambre únicamente estiramos la mano hacia el compañero más próximo y le arrancamos un pedazo de mejilla o un trozo de nariz, claro que a veces llegan compañeros con muy poca carne pues casi toda la perdieron en el vecindario porque si algo teníamos en aquel lugar, era el exceso de buitres siempre en acecho. No sé pero los habitantes de esta ciudad cada día que pasamos juntos, más solidarios nos sentimos, sin ninguna presunción podemos decir que hemos impuesto el socialismo como sistema de gobierno, pues aquí sólo hace falta que alguien necesite algo para que lo pueda tomar libre y voluntariamente. Yo, por ejemplo, cuando necesito hacer el amor con las mujeres que me gustan sólo tengo que abrir la puerta de mi casa y luego dirigirme hacia la residencia de Martha, Esperanza, Yolanda o la que haya decidido de acuerdo a las circunstancias. Y cuando llego no tengo tiempo ni para llamarlas porque ellas siempre están atentas a mis excitaciones y como sus casas son tan pequeñas como la mía, sólo tengo que introducirme en la casa de mi elegida y ya estoy acoplado con ella, claro que casi siempre permanezco dentro de mi amada hasta cuando una nueva inquilina llega cansada a nuestra ciudad, al igual que nosotros no pudo soportar más el medio de vida de los del vecindario, también estoy al acecho de que algún jóven venga para cederle mi vivienda, de tanto hacer el amor me he dado cuenta que mi cuerpo se ha ido desintegrando, ayer ví que tan sólo era un montoncito de polvo que ya no necesita una casa tan grande, sino un pequeño cofrecito.

Texto agregado el 28-09-2008, y leído por 586 visitantes. (4 votos)


Lectores Opinan
2014-06-01 20:25:08 Polvo eres y en polvo te convertirás -dijo Dios. Y no le faltaba razón. Entretenido el cuento. Clorinda
2012-09-07 18:03:28 Muy bueno. Me gustó elpinero
2012-08-03 20:39:54 Ingenioso. Una vida en el cementerio. Saludos. Stromboli
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]