La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / clepsidra / Mariposas en la barriga

 Imprimir  Recomendar
  [C:381419]

Mariposas en la barriga

Nos daremos el lujo de ser felices –dijo, y su pensamiento se le escapaba en voz alta. Mientras la lengua de ella efectuaba el ritual profundo, oscuro e interminable sobre la carne tostada boca abajo que se encogía y desgranaba en un espasmo de dicha y muerte.
Nadie en mi cuerpo experimento algo así, dijo_ no acostumbro dejarme…
_Es un beso, se adelanto a decir ella. Al fin y al cabo un beso es un beso, no importa el color…
_ ¿Ni el sitio verdad?
_ Ni el sitio, cuando hay amor…
_Cuando hay amor, repitió él.
¿Por qué crees que debes hacerlo?
_ Me gusta saber que te hago feliz. Cuando se ama de verdad, se pierden los pudores y el sexo se enaltece.
-Pues, es raro en una chica. En general lo dan los hombres, aunque yo tampoco lo ensayo, como te dije.
_Te enseñaré todos los trucos para que nunca me dejes.
_ Me gustaría saber dónde aprendiste todo eso.
-Bueno, en mi casa había una señora que nos cuidaba, ella había sido una ex monja , debajo de la cama tenía unos pepinos de goma que saltaban solos.
-¡jajaja!
- Y cuando yo cumplí los quince años me llamó a su cuarto y me enseñó a darle un uso distinto a la verdura.
- Pero si eras pura…o, no…
-Si lo era. Pero usó una muñeca vieja.
- ¿Y luego te pasó como a la muñeca?
-No, no. Me costó mucho entenderlo hasta que casaron a mi hermana y ella me lo explico de otra manera. Fueron seis meses después. Ella sólo habría las piernas y cerraba los ojos. Y un dolor de goce le cubría como un manto de frío, lo raro era que hacia calor. Digo lo del frío porque tiritaba.
- Son raras ustedes las mujeres. Porque si no se les coloca se quejan y si se les coloca, también se quejan.
-Es que gusta dejarse, sólo que después hay que disimular.
-Que somos el primero…
-No, que somos totalmente inocentes y eso es más duro.
-Una tía mía nos enseñó que es mejor por aquí, -le dijo ella, dándole una palmadita. Así nadie se da cuenta. Las más osadas del pueblo, lo hacen, pero luego viajan a la capital para que el doctor las devuelva intactas.
-¡Vah! Yo siempre pensé que de verdad eran vírgenes, ustedes…
-No escuchaste que algunas se caen de los caballos…
-Varias veces, y hasta de los burros…
-¡ja,ajjja!
-¡ja,ajja!

Texto agregado el 26-11-2008, y leído por 410 visitantes. (4 votos)


Lectores Opinan
2009-07-05 22:26:24 Me gustaría que el texto perdiera el silencio (o la censura) de los puntos susspensivos, ya que para este caso, en mi particular forma de ver las cosas, lo no dicho no existe. Akeronte
2008-12-12 15:00:14 Un diálogo interesante, todo se vale cuando hay amor. Mis estrellas para tí. Tenía tiempo sin leerte, no se como me privo de tan agradable experiencia. Un abrazo grande. yomismosoy
2008-11-29 20:12:52 una delicia de texto***** magaoliveira
2008-11-27 02:11:43 Me gustó mucho la forma en que esta escrito y de cierta forma me recuerda a alguien, pero yo siempre le veo mi lado a todo, escribes genial. vampireheart
2008-11-26 12:14:09 las experiencias femeninas y sus misterios bien guardados o como en tu texto, develados en intimidad divinaluna
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]