La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / jornuco / En la bahía (LNHC)

 Imprimir  Recomendar
  [C:390606]

En un lugar del continente asiático, a orilla del océano pacifico se encontraba una comunidad de pescadores los cuales eran muy felices por su abundante pesca.

Los lugareños siempre vivían muy fuertes y vigorosos por el gran consumo de pescado y mariscos, también por lo ejercitante de su actividad marina.

La comunidad estaba en una hermosa bahía la cual era muy prospera, pero un día una niña la cual gozaba de buena salud de las familias de los pescadores enloqueció extrañamente, el padre era muy conocido al cual le llamaban Señor Pastilla.

Al poco tiempo también enfermó un niño, luego un adulto, hasta que todo se trastornó en la comunidad, hasta los gatos y los perros enloquecían inexplicablemente.

Silencio, miedo y pánico inundaba aquel lugar, el rumor carcomía los oídos de los pobladores de la bahía.

Por un lado se decía que los habitante estaban actuando muy mal desde hacia muchos años y los dioses estaba enloqueciendo las familias más irrespetuosas, en algunas esquinas se comentaba que era cuestión de hechicería de las ciudades cercana a la bahía que no soportaban su gran prosperidad, por los callejones se gritaba a alta voz que era consecuencia de haber dejado entrar a los extranjero a tierra sagrada y como la bahía fue quien inició este acto, la naturaleza comenzó también a cobrarle primero a ellos.

Hasta el Oyi más respetado del lugar dijo que era un Mayimú que se había trasladado desde Okinawa para cobrar algunas cuentas pendientes.

Mucho comentario pero nada de soluciones y la gente seguían enloqueciendo progresivamente, aumentado a la misma medida el pánico y el horror en la población del pueblo marinero.

El pueblo estaba en cuarentena, todos estaban amenazados a morir desquiciadamente, una empresa privada con muchos años en el lugar, la cual era muy grande y poderosa ofreció algunas ayudas a los pobladores, pero los casos seguían en aumento.

Varios científicos se trasladaron al lugar para estudiar la situación, pero no daban con el asunto. Con el tiempo se dieron cuenta que la empresa privada era la responsable del problema debido a que había estado liberando compuestos de mercurio desde su fundación. Cada vez más personas sufrían de envenenamiento con metil mercurio (derivado del mercurio) al consumir pescados contaminados.

La gente se preguntaba porqué tardó tanto en aparecer los síntomas... ¿cómo puede ser que estuvieran contaminando por tantos años y luego de 20 años recién se viera el problema?

Antes se pensaba que si se liberaba al ambiente una sustancia contaminante, pero esta no podía ser absorbida por los seres vivos, entonces no había inconveniente alguno en contaminar. Lo que pasa es que el ambiente muchas veces hace cosas con los contaminantes, los trasforma... y lo que antes no era posible que ingresara a los peces y animales, luego de algunos procesos naturales, puede dañar. ¡Y estos procesos pueden tardar muchos años!

Pero eso no es todo. Muchos contaminantes, como los metales pesados (y el Mercurio es uno de ellos) tienen la capacidad de "quedarse" en el cuerpo, como si estuvieran atrapados.

Entonces cuando una persona come un pescado, este ha acumulado gran cantidad de mercurio a lo largo de su vida. El mercurio que contenía el pescado pasa a retenerse en el cuerpo de esa persona. Luego de muchos pescados te podrás imaginar que la cantidad de contaminante en el cuerpo hace que este se enferme... y mucho.

Lo peor de todo es que luego de descubrir que las descargas de la empresa estaban enfermando a la población, esta negó que fuera así (contra toda prueba científica que indicaba lo contrario) y continuó contaminando por varios años más.
La corte determinó que en tres décadas y media la empresa liberó al ambiente cerca de 30 toneladas de compuestos de mercurio en aquella bahía en Asia.

Cerca de 3000 personas sufrieron directamente por la acción irresponsable de la empresa.

PRIMER FINAL:
Las victimas temblorosas aún están esperando que el tribunal de justicia haga pagar todo el mal que proporcionó la empresa a la población y sobre todo al medio ambiente.

SEGUNDO FINAL:
No fue necesario que la empresa responsable pagara por los daños ocasionados, porque todos ellos eran grandes consumidores de pescado y marisco y uno a uno murieron en tiempo muy corto, dejando a la comunidad como heredera de grandes riquezas que adquirieron en sus interesantes actividades comerciales.

Texto agregado el 01-02-2009, y leído por 161 visitantes. (3 votos)


Lectores Opinan
2009-02-02 19:46:19 buen relato, dura realidad que muchos sufren en distintos lugares del planetra y nadie quiere oir, mis 5* nanajua
2009-02-01 17:41:02 Increible,los sres llamados humanos siempre haciendo desastres.Y a nadie parece importarle 3000 almas sufriendo las consecuencias y aun los tribunales tienen que analizarlo.Muy bueno el relato,gracias por traerlo y hacerme conocer esta realidad lamentable ******** shosha
2009-02-01 17:35:58 Y se sigue destruyendo no solo el planeta, sino también a los seres vivos, buen cuento, digno de ser reflexionado***** JAGOMEZ
2009-02-01 16:39:13 pobre gente...me gusto el relato que es una realidaden muchos lugares. Saludos! thejoker
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]