La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / La_Columna / CANDAULISMO. Por Negroviejo, en la columna de los lunes

 Imprimir  Recomendar
  [C:401886]


CANDAULISMO

En uno de los rubros que componen la larga lista de comportamientos sexuales que integran la definición, encontramos la de “candalagnia” o “candaulismo”, como excitación que produce en un hombre, ver a su mujer copulando con otro.

Al respecto, cabe consignarse que el término “candaulismo”, proviene de Candaules, también llamado Hedíates, rey de Lidia, país de la antigüedad. El formidable historiador griego Herodoto de Helicarnaso, que vivió unos 400 años AC, nos relata en sus Nueve libros de la historia, que Candaules estaba casado con una mujer de extraordinaria belleza, de la que se sentía muy orgulloso, habiéndola convertido en su reina.

Ocurrió que un día, conversando con su más estrecho colaborador, amigo y hombre de confianza, un tal Giges, le refirió detalles sobre la incomparable belleza de su mujer. Quizás sospechando que su interlocutor, en realidad no daba mucho crédito a sus palabras, lo invitó a deslizarse disimuladamente en el aposento real y contemplar a la reina cuando se desnudaba. Giges, en principio se negó ecandalizado, por la falta de respeto que tal acción significaría hacia la reina, pero Candaules insistió afirmando que ella nunca lo sabría, y lo convenció.

Esa noche Giges ingresó a la alcoba del rey y se escondió donde le fuera indicado. Desde allí pudo observar con lujo de detalles el cuerpo de la reina cuando esta procedía a desvestirse, tras lo cual se escabulló por una salida lateral. Pero como algún avispado observador del alma femenina, diría muchos siglos después, las mujeres todo lo ven. Y la reina lo vio.

Al día siguiente, Gimes recibió la orden de presentarse ante su reina y lo hizo sin sospechar lo que le esperaba. Ésta, le enrostró haberla ofendido gravemente contemplando su desnudez, pero aclarando. que a quien realmente hacía responsable de lo sucedido era a su esposo, el Rey, al que no podía perdonar la afrenta recibida, por lo que le ordenaba asesinarlo y sucederlo en el trono, conservándola a ella como esposa y reina.

Giges intentó rehusar tal acción contra su señor y amigo, pero fue inmediatamente advertido que la custodia tenía orden de matarlo en caso de no aceptar la propuesta. Entre convertirse en rey y poseer la bella dama, o morir apuñalado, eligió lo primero. Esa noche, mientras Candaules dormía, la reina le franqueó la entrada y Giges lo asesinó alevosamente.
Como suele suceder se fraguó una historia creíble sobre el homicidio y Giges asumió como nuevo rey con derecho marital sobre la mujer más hermosa del reino.

La moraleja sobre esta tierna historia, es que si tienes una mujer despampanante, no te conviene hacerle mucha publicidad. El riesgo consiste, seguramente, en un par de cuernos en la cabeza y, tal vez, una docena de puñaladas por la espalda.

Hilmar Paz . negroviejo

Argentina

Texto agregado el 27-04-2009, y leído por 5895 visitantes. (11 votos)


Lectores Opinan
2009-09-15 17:29:54 jajaja, muy bueno, se me ocurre que el candaulismo debe tener que ver con esa cuestión de que en los hoteles para parejas haya espejos por todas partes, aunque no sé si existían en esa época el-parricida-huerfano
2009-05-05 11:52:55 Recuerdo una historia planteada desde otro punto de vista: -¿Oye, te apuntas a una orgía? -¡Si! ¿Cuántos seremos? -Pues... si convences a tu mujer, tú, yo... ¡Tres en total! Enhorabuena por el texto. Poirot
2009-05-04 04:44:20 Alguna vez leí que los hombres lo que más desean es impresionar a sus pares, varones, con el relato de sus conquistas amorosas, más que gozar ellos mismos con el logro alcanzado; como para competir y destacarse en su grupo. En este caso la sagacidad de la mujer, su rebeldía y venganza, ante la manipulación de que fue objeto, hizo que no pudiera seguir sintiéndose líder ante sus congéneres. Muy original y bien desarrollado tu trabajo, desconocía la existencia de este término para un tema tan cargado de fantasías. 5* Susana Compromiso
2009-05-04 00:26:24 Muy buena historia, muy bien narrada. Nada es azar ni de casualidad; ni siquiera una “palabra”. De egoísmos y seducciones hay mucho por modificar. Adhiero al decir de Marga: mejor ¡quédate con el más feo que encuentres! 5* Shou
2009-04-29 19:58:26 Aprender nuevas palabras para desaprender su significado, que las palabras también a veces nos advierten de no tomar muy en serio lo que significan para no quedar atrapados en lo que nos dicen las muy buenas consejeras. azulada
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]