La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / zorin / PORQUE LA GENTE QUIERE PODER

 Imprimir  Recomendar
  [C:410406]

Porque cualquier cosa que hagan, no es respetada a los ojos de las personas, un zapatero no es respetado como el presidente de un país, en realidad puede ser que un zapatero sea muy bueno en su oficio, mejor aun que un tal señor presidente, sin tener las condiciones para serlo, la cualidad no es valorada, si una persona es mejor en una determinada actividad, no debería interesarse en ser presidente, su propio arte, su propio oficio les debe brindar dignidad y respeto.


Cuenta una antigua historia, que el padre de Abraham Lincoln era zapatero, y el se convirtió en presidente de los EE.UU., toda la aristocracia Americana se escandalizó porque tendría que vivir, bajo la presidencia de un sujeto que no era de su nivel, en el senado todos eran aristócratas, gente que nadaba en dinero, al comienzo del primer discurso que Lincoln iba pronunciar en la ascensión al cargo de mandatario, fue interrumpido por un hombre del senado, arrogante, egoísta, quien levantándose y mostrando sus zapatos dijo; Señor presidente por accidente UD ha llegado a ese cargo, pero nunca olvide que su padre fue un zapatero, de hecho su progenitor solía venir a hacer los calzados a todos en la familia, el zapato que le muestro fue hecho por el, el senado entero rió, creyeron que habían humillado a Lincoln.


Pero es difícil humillar a los grandes de espíritu, mirándolo directamente pronunció lo siguiente, le estoy agradecido por recordarme a mi padre en estos momentos, el fue un zapatero perfecto, y yo sé que no puedo ser tan perfecto, como presidente, no lo puedo superar, pero haré lo mejor posible por acercarme a su grandeza, en lo que concierne a su familia y los zapatos que mi padre hizo, les informo a todos en el senado, que puede haber otras personas a quienes él confeccionó su calzado, el me enseñó ese oficio, si no les quedan bien, si les aprietan o ajustan demasiado, están muy grandes, se los puedo arreglar, soy su propio hijo, nunca me avergonzaré de serlo, solo avísenme, iré y haré lo mejor que pueda, por supuesto no será igual al trabajo de mi padre, porque él ya esta muerto, hubo un gran silencio, los senadores no lo podían creer, de qué madera estaba hecho este hombre, no lo puedes insultar, es capaz de convertir una burla en un gran respeto, cómo puedes humillarlo, olvidando que solo los arrogantes pueden ser humillados.




Todas las profesiones y oficios son necesarios, de hecho puede llegar el momento en que los presidentes, congresistas, miembros del poder judicial, no sean necesarios, pero nunca llegara el momento en que no haya necesidad de las manos y la creatividad, de los que forjan la riqueza desde abajo, de los que sirven a la sociedad de una manera mas fundamental, cuando se destruya las causas, y no se reprima los síntomas, la injusticia y la corrupción serán desterradas para siempre, cuando no se necesite someter a millones de seres humanos a morir de hambre, el gran problema es que el dinero se acumula en pocas manos, no puedes acumular trigo, no puedes acumular flores, o productos lácteos, cuanto mas frescos mejor, la falta de dinero hace por ejemplo, que un hombre pobre pueda ser forzado a robar en ciertas circunstancias, si realmente se quiere que la justicia sea restablecida, su pobreza debe ser eliminada, pero aquí en nuestros pueblos se le encarcela por algunos años, y creas mas injusticia en la sociedad, porque luego sus hijos se ven obligados a mendigar o robar, su esposa o sus hijas se convierten en prostitutas, y a ese hombre que tomó algunas cosas por hambre, se le quita su orgullo, su humanidad, su autoestima, se siente como un extraño al que nadie confía, que no puede conseguir trabajo, a quien todos evitan, mientras que los ladrones de cuello y corbata, contratan caros abogados, y solicitan cárceles especiales, dizque de acuerdo a su alta investidura.



Y como decía don Ricardo Palma:



Aleluya, aleluya, padre Gilito

Que ya comen las monjas de pan bendito

Aleluya, aleluya, padre Vicario

Que ya suben las monjas al campanario.

Texto agregado el 22-06-2009, y leído por 594 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]