La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / jcn / Cama de rosas

 Imprimir  Recomendar
  [C:417031]

Una vez hace tiempo Benito y talina conspiraban en contra del desamor, entre sus sabanas cabalgaban sin parar y sus pieles se fundían en una sola.

El sudor de cada una se impregnaba en la cama de rosas, el calambre infinito del desfogue con su aroma los llevaba a mundos lucientes donde hacer el amor sin freno es intenso. Se descubren mas orgasmos entre los dos volando como aves fénix en la intimidad del placer hacia el planeta rojo, prendiendo sus hormonas más allá de lo descubierto hasta volverse a mojar a la misma vez.
Posiciones sin límites para sentir más adentro que el propio centro de la tierra, clímax sin destino, derroche de pasión, un breve descanso y de nuevo a la acción. La cama de rosas navegaba entre mares sin orientación, Benito y talina no pueden creer que estén en el medio de tanta lujuria desmedida.
El monstruo del mar saltaba por encima de ellos tratando de apagarlos, no les importa el agua hierve alrededor de ellos.
Talina: no pares mi amor, que no habrá volcanes más fuertes que este amor y nada ni nadie lo podrá superar, siempre te amare sinceramente.
Benito esta amansado en esa cama de rosas, sus energías están agotadas pero el vicio del sexo puede más que cualquier cosa.
Después de que la luna se posara un rato en los cerros del sur la situación se empezó a colocar delicada, talina empezó a mostrar sus uñas con mentiras inflamables y celos enfermos que hacían ver a talina que era infiel hasta con el aire y su misma sombra.
Talina juzgaba por su propia condición de ladrona. En su entrepiernas “su cosita” le pica demasiado, quiere estar visitando estrellas fugases posándose entre ellas.
Talina: amor te amo, ¿Qué pensarías si te digo algo?
Benito: dime
Talina: hay una chica y no me es indiferente, quisiera experimentar esa lengua húmeda en mi entrepiernas ¿Benito que pensarías si lo hiciera?
Benito no murmuró palabra, solo quiso desaparecer pensando que en tanto tiempo no la llego a conocer ni un poco, que la gran perra mentirosa ni siquiera ha definido su sexualidad.
Talina está caminando en un sinfín de porquerías que le rodean en su cabeza y vagina sin pensar ni en ella misma.
Benito todo lo fue descubriendo poco a poco, todas esas acciones que enterró talina sumergieron del mundo de los muertos donde nadie habla para ser descubiertos.

Benito es muy estúpido, se le nublaba la vista y volvía y caía en esa cama de rosas de talina. Benito ya no volaba sin alas y no hacia el amor en esos planetas que el sol recalcaba con su calor.
Benito: talina ya perdí el encanto por ti y mi corazón se cerró, el que veía tu mirada profunda y transparente, la que le regalo esa maldición a mi corazón que no escuchaba ni veía solo defendía tu impureza al no estar en mi juicio. Eres una mujer con ponzoña letal que destruye las estratosferas con insultos y goles.
Que perjurio latente eres talina con tu verbo desequilibrante y dañino, con tu boca vulgar y tus manos masoquistas. Eres un sembrado donde solo recojo problemas y violencia es hora de que empieces a sentir como quema el frio cuando la persona que te ama de verdad se desaparece de tu mundo maltrecho y plagado de infortunios.
Benito quiere alejarse y olvidar, transportarse a épocas venideras donde los bosques cuadriculados son más exactos en definir sus destinos y la equivalencia entre su ser, mente y corazón, que deben hallar la tranquilidad en el interior.
Talina no se conforma en ser despreciada y dejada por Benito, ella vuelve donde él, con la intensidad de la mentira a pedir perdón y que no lo volverá hacer, pero las piernas de talina son incontrolables y las habré constantemente para que se posen sus amoríos trascendentales.
Las peleas sin fundamento ni razón y los celos enfermos de su propia culpabilidad, cuando es golpeado Benito se hace el indiferente, y talina para sentirse querida necesita ser maltratada y humillada. Tantas fueron las peleas que la luna que flotaba en el mar empezó a agrietarse y desarenarse hasta desaparecer del horizonte estrellado y los residuos de la luna se hundieron en lo más profundo hasta ahogarse de sal.
Talina se dio cuenta de que Benito era sumiso a caer en los enredos de sus piernas y talina expresaba con agravio los latigazos del desprecio de Benito.
Talina: ¡si Benito no es para mí, no será para nadie! Maldito seas Benito por dejarme, mi peor error fue haberte conocido.
Talina en una bebida disuelve mezclas mágicas hipnotizando a Benito y llevándolo de nuevo a la cama de rosas, Benito reacciona y se da cuenta que es pudiente y le dice a talina que no lo merece, que sus horizontes son más ambiciosos en cuestión de encontrar amor verdadero. Que la vida es amar con felicidad empezando a quererse uno mismo, talina no vale la pena y llorar por ella menos seguía discutiendo Benito.
Benito esta acostado en la cama de rosas sin poderse mover. El proclama sus fuerzas para marcharse del todo, pero talina se juega su última carta, chirrea sus dientes y aprieta sus manos, talina hace aparecer rosas bajo de su cama amarrando a Benito y torturando sus manos con furia y después roseando gasolina encima de Benito.
Talina: eres solo mío y no iras con nadie.
Talina encendió su candela y la arrojo encima de Benito quemándolo hasta dejar de vivir, talina huyo del acto homicida.
Talina después de unas horas regresa llorando a los gritos, que Benito le había dicho que el se suicidaría porque le había sido infiel y su corazón no lo soportaría mas.
Talina: ¿Por qué se murió? Si yo lo ame solo a él con todo mi corazón.
j.c.n-21-2009

Texto agregado el 09-08-2009, y leído por 354 visitantes. (0 votos)


Lectores Opinan
2009-08-09 23:46:27 ..distinta mas buena narracion. naves
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]