La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / celiaalviarez / De Caracas 2

 Imprimir  Recomendar
  [C:420997]

y llega la mañana.

Te despierta el aroma calientico, dulce y salado que se mete en todos los rincones de la casa anunciando arepas con revoltillo y café. Luego suena el despertador y saltas de la cama a pesar de la ausencia de los rayos de sol en el reflejo de la ventana. Abres el vidrio y te envuelve el frío madrugador, te abraza ese fino algodón grisáceo que baja del ávila para dar la bienvenida al nuevo dia, recuerdos de un Pacheco que va de salto en salto entre los cuentos de las abuelas, haciéndose leyenda.

Te vistes corriendo y degustas la comida aliñada con bostezos y sonrisas de buenos dias bendición mamá dios me lo bendiga vaya con bien, y te abres a ese barrio que cada dia pare una muchedumbre trabajadora que baja en torrentes a darle vida a la ciudad.

Caminas la vereda saludando a los vecinos, respirando el aroma de cada una de las casitas que también son tuyas, con rostros de gente que también son tu gente y reconociendo lo que cada vecino va a desayunar, que Mengana se esta levantando tarde y que en casa de doña Juana se esta quemando el café. Te unes al rio de gente que fluye entusiasmada, imaginándote como una hormiguita en medio de ese gran remolino de luces que son tu barrio al amanecer, como bachaco que baja a buscar ramas dejando su hogar detrás, como figurita de nacimiento que apaga las luces a medida que se desarraiga de su puesto en el pesebre. Te recibe un jeep abarrotado de sonrisas pertenecientes al el obrero que va a construir aquel edificio y a la señora que va a vender café en el terminal, a los dos muchachos que van a la universidad y después al trabajo y al chofer que seguramente te cobre el pasaje de regreso si no lo encuentras a tiempo en tu cartera. Bajas poco a poco dándote tiempo de conversar con ellos, preocupándote por la falta de agua, por el hijo de Pedro que anda medio descarrilado y enterándote de la reunión que tendrán los vecinos el sábado por la tarde. Así se te va el tiempo hasta llegar al pie del cerro y te despides.

Bajas la escalinata para llegar a la ciudad, cruzas la inmensa avenida y te das cuenta que es en ese justo momento, y no antes, cuando se termina tu casa y comienza la calle. Le das una última mirada al barrio y sonries a la ventana pequeñita que se ve allá arriba, a lo lejos, y sigues tu camino, contenta y orgullosa, lista para echarle pichón y dispuesta a seguir creciendo con los tuyos y en tu barrio, como toda la gente que lo habita. Entras al tumulto de gente que nutre la avenida y alimentas con tu cuerpo esa arteria rebosante de vida que palpita, junto a otras, en el sístole-diástole de esta ciudad.

Texto agregado el 06-09-2009, y leído por 181 visitantes. (7 votos)


Lectores Opinan
2012-11-11 00:05:51 Me encanta su narrativa porque llevas al detalle todo lo que rodea al personaje. Muy bueno elpinero
2009-12-01 22:09:13 Caracas es definitivamente una Ciudad mágica. A pesar de haberla dejado siendo aún un niño, siento por ella un apego incomprensible. De unos años para acá vivo cerca, lo que me permite subir hasta ella y empaparme de esa Ciudad mágica que relatas magistralmente en tu historia. Gracias por reencontrarme con esos lindos recuerdos. yomismosoy
2009-11-12 21:32:48 Lo que se siente como propio,gente, aromas ,sabores.Esa calidez que solo encontramos en nuestro rincon en el mundo.Muy bello texto.Lo dfisfrute mucho******** shosha
2009-09-21 21:35:01 Una nueva cara para lo cotidiano, saludos. Jazzista
2009-09-14 05:15:16 Le das emociòn a lo cotidiano. Te regalo esa ciudad, siempre fuè tuya***** Dolorita
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]