La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / NELSONMORE / LA FURIA DEL SILENCIO

 Imprimir  Recomendar
  [C:427871]

A él no le gustaba la música que le gustaba a ella, ni los caminos por donde andaba, ni los licores que bebía, ni su casa. A ella no le gustaba el silencio donde él vivía, ni los libros que leía, ni los lugares que frecuentaba, ni lo que él escribía.
Pero los dos andaban juntos. Había dos fuerzas opuestas: una los unía y otra los rechazaba, sin embargo los dos andaban juntos. Ella lo llevaba a los suburbios donde vivía y él aprendió a ser feliz, aprendió a cantar y a gritar y a bailar. Conoció todos los peligros del día y de la noche y con ellos supo defenderse. Aprendió a bailar champeta, bachata, reguettón, rap y hasta el perreo. Poco a poco se adueñó de aquello que no era suyo. Luego dejó a un lado los libros y la música clásica, la paz y la tranquilidad y la mesura.
Ella se metió en todos lo rincones de su conciencia y de su alma. Entró en todos sus sentidos y lo alteró para siempre. Un buen día los dos no se fueron por el camino de siempre, sino por el atajo no solo para llegar más rápido, sino también para acortar las distancias que en ese momento los separaban. Ella le confesó que estaba harta de él, sus constantes borracheras, sus rumbas desenfrenadas y sus serenatas de medio pelo a las mujeres del barrio donde vivían, pero ella no se atrevía a dejarlo solo en esa parafernalia y pandemonium en el que estaba sumergido, y le propuso volver al silencio.
El aceptó de mala gana, pero apenas pudo regresó al bullicio y en esa oportunidad terminó gritando en la calle con todas las fuerzas que su garganta le permitía. Ella terminó sola, muda y moribunda en el silencio y la soledad y cuando nadie lo esperaba, él regresó y volvió a escuchar los ruidos del silencio.
Ella comenzó a leer los libros que él leía, a beber los licores que él bebía y a frecuentar los teatros y las salas de exposición donde él iba. Cada fin de semana él pintaba sobre el cuerpo desnudo de ella la algarabía y la furia del silencio y así la llevaba a exponer a los parques más importantes de la ciudad.

Texto agregado el 24-10-2009, y leído por 349 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
2009-10-25 22:14:49 Logró interesarme, esperaré la continuación. Bien logrado 5* papalotlyaguar
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]