La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / ZORIN / FUJIMORI Y LA CORPORACION SASAKAWA

 Imprimir  Recomendar
  [C:441990]

El ex presidente Alberto Fujimori,juzgado por crímenes de lesa humanidad, y de haber organizado al grupo colina un escuadrón de la muerte, se sospecha también la esterilización de 331,600 mujeres campesinas, según el informe de una comisión parlamentaria y que a 25,590 hombres se les practico la vasectomia, esta campaña de control demográfico para satisfacer al FMI, fue financiada por la agencia Norteamericana para el Desarrollo Internacional (USAID) y por el fondo de las Naciones Unidas para la población.

La Nippon Saidan una de las organizaciones anexas a la fundacion Sasakawa también aporto fondos para esta vasta operación de inspiración Maltusiana, su presidenta Ayako Sono fue la principal protectora del ex presidente mientras estuvo refugiado en el Japón.
Alberto Fujimori, Montesinos, Hermosa Ríos, están en prisión y veo también como los que salían en television acompañandolos, están en el anonimato, recuerdo a Germán Suarez Chavez, presidente del Banco Central de Reserva, a su vicepresidente en el gobierno durante todo el régimen don Ricardo Marquez Flores, que sera de sus vidas, supongo que no tienen nada que decir, volviendo al tema, como Ryoichi Sasakawa crea la corporación Sasakawa, esta es la historia basada en la crónica del periodista Francés Denis Boneau.
Ryoichi Sasakawa nació en 1899 en Minoo, cerca de Osaka. Hace fortuna especulando en los mercados locales de arroz. En 1927 funda el Kokubosha (Sociedad de Defensa Nacional) y luego, en 1931, el Kokusui Taihuto (Partido de Masas de los Pueblos Patrióticos), dos formaciones ultranacionalistas. Así organiza un ejército de 15,000 milicianos que participan en operaciones de saqueo en China, a veces en colaboración con el Kodama Kikan, una organización fascista dirigida por su amigo Yoshio Kodama.
Se trata oficialmente de controlar la producción y exportación de recursos estratégicos. Los «señores de la guerra» amasan así una considerable fortuna en Manchuria y Mongolia con el apoyo del gobierno imperial. Sasakawa y Kodama, gracias a sus ejércitos privados - Sasakawa llegará a crear una unidad aérea compuesta por una veintena de aviones y un aeropuerto en Osaka-, estafan a ricos comerciantes chinos y trafican opio por cuenta propia... Sasakawa será además detenido en 1936, acusado de haber organizado un sindicato del crimen en China, pero es rápidamente liberado.
Paralelamente a estas actividades mafiosas que se entrecruzan con la actividad de la diplomacia japonesa, Sasakawa trata de fortalecer su influencia en los medios políticos japoneses. En 1939, a fin de consolidar la alianza entre Japón e Italia, se reúne con Mussolini a quien describe con entusiasmo como el «perfecto fascista y dictador». Admirador del Duce, hace desfilar sus milicias uniformadas de negro. En 1942 es electo a la Dieta, el parlamento japonés. Su programa, ultranacionalista y militarista, sirve a los intereses económicos de los «señores de la guerra», y consiste en exigir la intensificación de las operaciones bélicas en el sudeste asiático.
Al final de la guerra mundial, los «señores de la guerra» fueron encarcelados con los demás criminales «Clase A» en la prisión de Sugamo. Kodama y Sasakawa frecuentan a Nobusuke Kishi, futuro hombre clave del Partido Demócrata Liberal , y a Shiro Ishii, quien dirigiera los experimentos del Campo 731. El partido Demócrata Liberal es un verdadero partido único que dirige Japón desde la derrota con el beneplácito de Washington. Los servicios secretos norteamericanos, en un informe de 1946, describen de la siguiente forma a los dos jefes fascistas: «[La] larga implicación [de Kodama] en las actividades ultranacionalistas, a veces violentas, y su capacidad para cohesionar a su alrededor a la juventud, hacen de él un hombre que seguramente representará un riesgo mayor para la seguridad. [Sasakawa] se presenta como un peligro potencial para el futuro de Japón (...). Es un hombre rico sin ningún escrúpulo en cuanto al uso de su fortuna (...). Puede cambiar de casaca para aprovechar una oportunidad». La CIA le ofrece esta oportunidad al proponerle convertirse en combatiente de la Guerra Fría.
El general Willoughby, responsable de los servicios secretos norteamericanos, recluta esbirros en la prisión de Sugamo.
Kodama tiene gran experiencia en el espionaje: sus actividades en Manchuria no se limitaron al saqueo, sino que igualmente organizó un eficaz servicio de espionaje que pasó importantes informaciones al ejército imperial. Saskawa, por su parte, dirige un ejército privado compuesto por experimentados soldados entre quienes los servicios secretos norteamericanos reclutarán informantes, rompehuelgas y «agentes secretos».
El ex criminal de guerra, que considera su estancia en Sugamo como «vacaciones ofrecidas por el buen dios» es liberado en 1948 junto a sus compañeros Shiro Ishii y Yoshio Kodama. A cambio de la impunidad, los criminales «Clase A» ponen sus redes políticas, militares y mafiosas al servicio de la lucha contra el comunismo que lleva a cabo los Estados Unidos en Japón y el Sudeste Asiático.
Ryoichi Sasakawa, quien recibe el apodo de Korumaku («el hombre de la sombra ») se convierte entonces en un actor decisivo en la reconstrucción de Japón. Con su amigo Kodama financia el Partido Demócrata Liberal. En varias ocasiones influye en la elección del Primer Ministro (apoya a Sato en el 64 y a Kakuei Tanaka en el 72). Sus contactos políticos le permiten aumentar su fortuna. Así, en 1959, gracias a su ex compañero de Sugamo, el primer ministro Nobusuke Kishi, es nombrado presidente de la Federación de Organizadores de Carreras de Lanchas, que depende del Ministerio de Transportes.
Sasakawa prosigue su carrera de yakusa ultranacionalista. En 1954 se une al Butoku kai (Asociación de las Virtudes Marciales), un grupo de presión militarista y fascistoide que incluía a varios «Clase A», especialmente al ex director de la Mitsubishi, importante compañía de fabricación de municiones y al primer ministro Yoshida Shigeru. Apoya igualmente a organizaciones anticomunistas como Nihon goyu renmei, un grupo de veteranos de la Segunda Guerra Mundial, así como a la federación Zen-ai kaigi.
El Korumaku rompe huelgas y hostiga a los oponentes políticos gracias a sus milicias cuya existencia nunca se da a conocer. Sasakawa pretende ser la cabeza de un ejército de ocho millones de hombres. En todos los casos preside numerosas asociaciones que sirven de cobertura a sus actividades mafiosas. Sus clubes de karate y de danza del sable comprenden a más de 3 500, 000 miembros y dirige igualmente grupos explícitamente fascistas como la Federación Internacional para la Victoria sobre el Comunismo (IFFVOC) que declara 160 000 miembros. Este ejército hace de Sasakawa uno de los yakusas más respetados de Japón. Él y su amigo Kodama dominan el universo mafioso y solucionan los diferendos entre las pandillas rivales.
Por otra parte, a partir de 1963, Sasakawa se convierte en el principal consejero del Reverendo Sun Myung Moon. Estimula la expansión de la Iglesia de la Unificación (secta moon). Con Moon y Chang Kai Chek funda la Liga Anticomunista Mundial (WALC), resultado de la fusión entre la Liga Anticomunista de los Pueblos Asiáticos (APALC) y el Bloque de las Naciones Antibolcheviques (ABN). La organización, que reúne a facciones extremistas de los servicios secretos norteamericanos, surcoreanos y taiwaneses está por detrás de intervenciones militares en América del Sur y Asia.
Sasakawa facilitó el golpe de Estado contra el líder indonesio Sukarno y apoyó al dictador filipino Marcos por medio de una asociación de ayuda mutua.


La filantropía según Sasakawa
La influencia política de Ryoichi Sasakawa, conjugada con sus actividades mafiosas, le permitieron construir un colosal imperio con el consentimiento de las autoridades norteamericanas. Así, se enfrascó en una carrera filantrópica, invirtiendo parte de su botín en una fundación, la más rica antes de la poderosa Fundación Ford. Quien se enorgullecía de ser «el fascista más rico del mundo» no ocultó nunca su deseo de obtener, como su amigo Jimmy Carter, el Premio Nobel de la Paz, pero tuvo «que conformarse» con el Helen Keller International Award, el Linus Pauling Medal for Humanitarism y la Medalla de la Paz concedida por las Naciones Unidas
El presupuesto de la Fundación hace olvidar el pasado oscuro de su fundador y atrae a numerosos dirigentes de organizaciones internacionales, con frecuencia vinculados a las Naciones Unidas, deseosos de obtener fondos para financiar sus proyectos. El premio de las Naciones Unidas para el medio ambiente, el premio Sasakawa para la salud y el premio de las Naciones Unidas para la prevención de catástrofes dan fe de los esfuerzos del padrino yakusa.
En febrero de 1978, por medio de su fundación para la industria de construcción naval, transfiere medio millón de dólares a la ONU y, en 1979, un millón a la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), convirtiéndose así en el más importante mecenas de las instituciones de la ONU. Sin embargo, esta generosidad presenta otra cara. El clan Sasakawa (Ryoichi y sus tres hijos) pretende controlar las organizaciones que reciben sus donaciones.
En 1999, cuando la elección de un letrado egipcio al frente de la UNESCO parecía un hecho consumado, representantes africanos votan contra su candidato y aseguran la elección del diplomático japonés Matsuura. Todo parece indicar que la Fundación Sasakawa prometió «donaciones» a cambio de los votos de los delegados africanos. En 1993 y 1996 dos informes internos de la ONU ponían ya en evidencia las irregularidades en la elección de otro japonés poco escrupuloso, Hiroshi Nakajima, al frente de la Organización Mundial de la Salud (OMS).
Una vez más, el clan Sasakawa es acusado de organizar la corrupción. Nakajima, en reconocimiento, hace erigir una estatua de su bienhechor Sasakawa en el lobby de la OMS en Ginebra. La poderosa fundación nipona, principal donante privado de la OMS, sabe hacerse indispensable: en 1996 deposita 10 millones de dólares destinados a un programa para el combate a la lepra .
La Fundación Sasakawa copatrocina igualmente, con la Fundación Jimmy Carter, el «Sasakawa-Global 2000», un programa agrícola destinado a unos diez países de África. Una profunda amistad entre el ex presidente de los Estados Unidos y el padrino nipón es el origen de esta colaboración filantrópica. En Francia, una «filial» de la Fundación fue declarada de utilidad pública en 1990. La misma financia el Instituto de Asia Oriental de Lión, el Festival de Aix en Provence, el museo Guimet, conciertos del Teatro Chatelet y actividades vinculadas al Centro Nacional de Investigaciones Científicas (CNRS).
Ryoichi Sasakawa murió en 1995 sin haber obtenido el codiciado Premio Nobel de la Paz. Sus tres hijos lo remplazan al frente de la poderosa Fundación Sasakawa y continúan los negocios sin romper con las redes y prácticas del padre. Yohei es el presidente de la Fundación: preside el consejo de administración de la filial francesa y se ha reunido en varias ocasiones con el amigo de la familia Jimmy Carter. Takashi mantiene relaciones con el hampa y ha tratado de comprar el Shelburne Hotel Casino de Atlantic City a fin de implantarse en el medio del juego de los Estados Unidos.
La Fundación Sasakawa, demasiado «generosa» para ser amenazada, cubre aún actividades mafiosas y operaciones diplomáticas con objetivos inconfesables.

Texto agregado el 05-02-2010, y leído por 110 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
2010-02-05 22:36:00 Al fin leo algo decente. Sirve para una novela negra. Cinco. Kodiak
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]