La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / jcn / La princesita isabella y el doble eclipse

 Imprimir  Recomendar
  [C:453705]

Es el planeta liticar, con dos soles y dos lunas que llenan de luz a todas las ciudades prodigiosas. Pero un día en la ciudad lipse, cuando la princesita isabella volaba con sus alas entre planetas gaseosos, sintiéndose ya cansada de volar quiso caminar en su ciudad lipse.
La princesita isabella ve una nube de escollos, y cae algo líquido de allí encima de una roca floreciente. Toma forma, es el gran duende que tiene el tesoro de sueños prometidos.
En ciudad lipse, la mañana empieza a oscurecerse.
Las dos lunas se interponen entre los dos soles y el planeta liticar; el doble eclipse es total.
La princesita vuela de nuevo, pero esta vez a villa etimora a buscar a irnildia. Una diosa del mas allá tiempo creado donde el sentido no se esfuma, y los miedos se desvanecen, pero la princesita encuentra a la diosa muerta con violetas de luz a su alrededor.
El momento es incierto y la princesita de repente cae en un profundo sueño, y ve a la dama de hielo triola; que quiere imponerse entre caminos destinados hacia la felicidad de los liticarnos, para someterlos a una decadencia, robando el tesoro de los sueños prometidos, destinado a su antojo la línea del tiempo.
La princesita despierta y lo primero que ve es el rostro del gran duende que le dice; en el día de la noche sin aviso es mágico, y que la diminuta estrella naranja será su guía para encontrar el sello armon con el que volverá a la vida a su madre la diosa arnildia, y con ella reencarnara el tiempo de los sentidos.
¡Cuando traigas el sello armon, el tesoro de los sueños prometidos será abierto por mí, para el planeta liticar!
Delo que no se percato el gran duende, es que a su gemelo duendier la ambición lo cambio del camino de la luz hacia la de las sombras, prometiéndole a la dama de hielo el tesoro de los sueños prometidos, si le trae el sello armon.
La princesita isabella vuela por viejos territorios entre templos de amor espiritual, y se adentra en un templo siguiendo la estrellita naranja.
A la entrada del templo esta el guardián congelado, el cual tiene una flauta que con sus sonidos armoniza el amor con el temor, hacia una vida sin embustes.
La princesa toma prestada la flauta llevándola con ella, y cada vez más se adentra en lo profundo de ese gran templo.
La princesita al pasar por una entrada y sin oportunidad de reaccionar, esta se cierra en un instante quedando atrapada.
En una pared hay un sol dibujado y tres agujeros exactos para introducir tres dedos, y girarlos a la derecha o a la izquierda. La princesita mira hacia todas direcciones, y cuando mueve un pie en el piso corre la arena que hay allí, dejando ver cuadros de colores intercalados; la estrellita se posa en la rosada desapareciendo el brillo de la estrellita guía.
El piso se abre y comienza a salir un baúl de piedra, pero como la estrellita ha desaparecido la princesita tendrá que decidir.
No duda, y elige lo primero que vio, los tres agujeros; introduciéndolos allí lo gira hacia la izquierda.
Si lo hubiera girado hacia la derecha, el cuarto de ese templo se hubiera cerrado y hubiera perdido la vida.
Cuando giro el sol, el baúl de piedra comenzó a doblarse hasta quedar preciso para llevar en la mano. De inmediato otra pared se abre para continuar el camino.
La princesita vuela por esos extensos túneles sintiendo de un momento a otro mucho frio. Y en la noche mágica sin aviso el tiempo corre muy rápido y las distancias se vuelven cortas, y frente a frente queda la princesita con la dama de hielo.
Una gran muralla comienza a derrumbarse hasta encerrarlas y quedar a oscuras. Destellos de luz atemorizantes vagan en los angostos alrededores, pero la estrellita naranja resurge guiando a la princesita hacia seis dibujos que están en los escombros de la muralla, en medio del frio que despliega la dama de hielo.
El primer dibujo es un rayo, el segundo es un corazón, el tercero es un eclipse, el cuarto es un templo, el quinto son dos ojo, y el sexto siluetas de liticarnos tomados de las manos.
La dama de hielo quiere enfrentarse a la princesita, pero no le es posible. Lo sagrado del templo no lo permite, podrían morir a causa de un castigo muy sufrido.
La dama de hielo observa también los seis dibujos y se apresura a tocar el ladrillo donde este dibujado el eclipse, y de inmediato el baúl de piedra vuelve a su tamaño. Se abre muy rápido tragándose a la dama de hielo y apareciendo fuera de las tierras de villa etimera.
La princesita ya sabe que no se puede tocar los escombros de la muralla, piensa y analiza ¿Qué debe hacer con respecto a los seis dibujos?
La estrellita naranja da vueltas alrededor de la princesita sin detenerse, y la princesita dice en voz alta: en el día del eclipse, este se convierte como dos ojo, que bajan como un rayo muy energizado a los templos, que se destinan a los corazones liticarnos.
La muralla destruida se reconstruye y comienza a doblarse como un papel, dando paso a un largo puente colgante donde la princesita sigue su camino.
La princesita vuela por ese puente colgante, tocando la flauta del guardián. El sonido armonioso atrae a una persona que le brilla el rostro, y dice ser armon.
La princesita: ¿señor donde puedo conseguir el sello armon?
Armon: ¡yo soy el sello armon! Y resucito a los muertos.
Armon accede ir con la princesita donde permanece el cuerpo de la diosa irnildia. Llegan allí sin recorrer esa gran distancia, porque todo se vuelve corto.
En el trascurrir del doble eclipse, armon sopla un viento de color, el cual se introduce por sus fosas nasales rescatando su alma de las tinieblas, donde una persona escrupulosa y llena de avaricia la envió.
Duendier espera ansioso a la dama de hielo con el sello armon, que desea también el tesoro de los sueños prometidos, pero ninguno de los dos tiene lo prometido para cada cual.
La diosa arnildia despierta. La madre del gran duende y duendier, este último quien intento cegarle la vida para apoderarse del tesoro de los sueños prometidos, pero cada vez que intentaba llevárselo el tesoro se esfumaba de sus manos.
El doble eclipse comienza a darle cabida a los rayos del sol que le dan la llave al gran duende para abrir el tesoro, e irradian desde el tesoro a todo el planeta liticar. Los sueños prometidos a todos sus habitantes, el esplendor de la vida sin temores, y el despertar del bendecido Amor.
El sello armon se marcha llevándose hacia las tinieblas del engaño a duendier y la dama de hielo, para que tengan que subsistir el uno del otro, solo de engaños.
j.c.n-25-marzo-2010

Texto agregado el 22-05-2010, y leído por 166 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]