La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / ZORIN / LA GRAN TRAGEDIA DEL PODER JUDICIAL PERUANO

 Imprimir  Recomendar
  [C:455457]

CORRUPCIÓN: vicio o abuso introducido a cosas no materiales / descomposición, putrefacción/ depravación, perversión.

Diccionario Español "Espasa Calpe"



La gran tragedia del poder judicial, es que se encuentra inhabilitado para combatir la misma infección que la destruye, al no contar con las herramientas, ni las facultades necesarias para frenar y revertir el cáncer de la corrupción interna, un paciente metastásico no puede operarse y extraerse a sí mismo los tumores que consumen su vida, la corrupción es por lo tanto, la ruina del sistema, la convulsión previa a su caída.

Siempre sucede una polémica mayúscula al comprobarle un acto de corrupción ¿y que? Un terremoto que no boto nada, se organizan comisiones investigadoras que culminan como es obvio en pequeños y gentiles "exabruptos" de libreto, para condenar los hechos, mas ninguna sanción real, parece un panorama apocalíptico el que hemos descrito y en cierta forma lo es, ¿y porque somos así?, Porque convivimos con la corrupción que aflora una peor que la otra, que llega a poner en el status de peleas de niños, los viles e inaceptables actos de enriquecimiento ilícito que hemos testimoniado los peruanos.

Desde que tengo uso de razón la justicia y la corrupción siempre fueron caras de una misma moneda, son como la simbiosis entre el cangrejo y las anémonas que colocan sobre su caparazón, pues hemos llegado a un punto crucial, la encrucijada de este tiempo, en donde uno alimenta al otro y viceversa.

La ley como oficio es una cosa repugnante, un juez lleva siempre su conciencia en el bolsillo y finge ser lo que no es, porque hay una diferencia importante entre saber como se hace una cosa y la voluntad y el interés de hacerlo.



Lo peor de la corrupción es que tiene sus leyes y codificaciones propias, incluso a la hora de ser sancionada, si un asaltante es detenido con pistola y botín en mano, el dinero es devuelto y el asaltante juzgado, en cambio cuando un corrupto es sorprendido, todo parece centrarse en el castigo, la amonestación o la sanción, siempre anunciada como ejemplificadora, sin embargo como se trata de acciones que operan dentro de vacíos legales o abusos de una determinada legislación, ajustan como sea el robo a la legalidad.

Justicia que tarda no es justicia, un claro ejemplo es el caso de la licitación internacional sobre la compra de la maquina acuñadora de monedas, exp. 142-01, se inicia este proceso en 1996 y estamos en el 2010, y aun no concluye ¿por qué será no? Y los corruptos del BCR se salvan por ahora de vestir su traje a rayas y su numero en el pecho.

En toda corrupción siempre participa el poder, con frecuencia lo hace por omisión, encubriendo delitos.
La corrupción organizada se inserta no solo en las instituciones encargadas de fiscalizar sus actividades, sino en todas aquellas que puedan ofrecerles impunidad, o inmunidad.

Cualquier campaña contra la corrupción que nace alentada por el miedo, la búsqueda de crédito político, o la necesidad de calmar los reclamos concretos de la opinión publica esta condenada al fracaso, combatir la corrupción es una misión que requiere pruebas, testimonios, sentencias judiciales, es decir necesita de las instituciones.
El personalismo y las acciones estridentes en esta lucha contra la corrupción son habituales en países como el nuestro que no cuentan con instituciones confiables, que anteponen la sobreactuación a la eficacia.

Cuando una ley no es técnicamente idónea y su aplicación depende de la discrecionalidad del funcionario de turno, se convierte a menudo en aliado de los delincuentes.

Para la imagen de cualquier gobierno es tan perjudicial exagerar el poder de los corruptos, como disimular su existencia.

Para las dictaduras y tiranías los fenómenos de corrupción son explicados como abusos de quien ostenta el poder absoluto, para la democracia no hay excusa que valga, no se debe olvidar la necesidad de la vigilancia, que es el precio de la democracia.


Texto agregado el 09-06-2010, y leído por 159 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]