La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / jcn / Cuentos paralelos

 Imprimir  Recomendar
  [C:457988]

Milito es un hombre que tiene un hijo, quien debe trabajar de lunes a domingo para poder subsistir con su querido hijo.
Milito odia a los ricos; su envidia de estar pensando en las riquezas de los demás y estar deseando lo peor para todos ellos, se le olvida pensar en el mañana que debe seguir para poder sobresalir.
Todo lo negativo que siente se lo enseña a su hijo con pelos y señales. Milito escribe cuentos en las noches, pero ha cambiado la fantasía por un significado de odio que no estudia sino que la expande a limites vagos, llegando a un fin frustrado.
Wek, un exitoso y ambicioso empresario que pasa sus días jugando golf. Entre cristales caros y lujos enfoca sus pupilas a escribir uno que otro cuento.
Es un racista, y utiliza cualquier método para no pagarles a sus obreros lo que la ley ordena.
Vive en un mundo material, odia a los pobres por su temor de que de pronto algún día quede en quiebra, y lo único que pueda ver a diario sea miseria e injusticia.
Wek tiene tres hijos y su referido es el menor, que a su temprana edad le enseña hacer exitoso, y a no importarle por encima de quien tenga que pasar con tal de estar en la cima y mantenerla.
Los finales de sus cuentos son siempre gloriosos a favor.
Un día de tarde gris los dos tipos escribieron de a cuento, comenzaron a la misma hora sin saberlo.
Wek escribió. Trata de un mundo donde los grandes edificios tienen su diseño, como homenajeando desde las alturas a un hombre de oro, donde sus billetes verdes jamás se acaban y la moneda única pertenece al hombre de oro; el sol tiene un sol de pesos que solo lo alumbra a wek.
En el mundo del hombre de oro, para él todos los demás son inútiles, en ese mundo radiante las calles se tragan los pobres, y estos son enterrados en las profundidades, de allí resurgen como una gran cosecha entre el cemento para su gran maquinaria autómata, que hará el trabajo de recolectar las gotas de oro que salen de las cosechas.
Con el ímpetu del hombre de oro que fabrica sus caminos con pujantes cristales, que son formados desde las nubes de su mundo, proclama al viento y a la lluvia a su sucesor, estremeciendo cada rincón oculto que brilla con su único poder existente, poniendo a su hijo en la cúspide de su escrito para corroborar su final.
Milito ha tenido un día muy duro, por tanta humillación de parte de su jefe la esperanza la ha perdido, y con su gran malgenio de estar maldiciendo su infortunio y la fortuna de otros, le da una imposibilidad de encontrar serenidad inalcanzable en su espíritu.
Milito comienza a escribir su cuento con sugestiones de su complejo de inferioridad. Relata que una red ferroviaria mágica sobrepasa por una gran ciudad de cristal, cuando de repente traspasa cada edificio de cristal, destruyendo y arrasando todo a su paso y lo que se encuentre al frente del gran metro.
La lluvia se desvanece y un resplandor que milito explica; Sale de sus manos acompañado de un gran fuego que se expande como grandes proezas, provocando la desaparición del mundo material, haciendo que los ricos declinen ante la presencia del operario del metro, su hijo.
Después fabrica su propio mundo material con terminaciones místicas, convirtiendo el significado de la vida en ríos secos desde sus escritos, sofocando el viento a favor.
Milito no encuentra un final. Está bloqueado desde su interior, el mismo ha inventado esas barreras imposibles de sobrepasar, e insiste que las culpa es da la burguesía.
El hijo menor de wek ha crecido y ha rechazado el apoyo de su padre para ir a la mejor universidad europea, quiere estudiar en una universidad pública local, para conocer y aprender de las personas que estudian allí, y encontrar complemento para una inteligencia bien formada y el inicio para triunfar viviendo.
Allí conoció al hijo de milito, los dos concuerdan en sus pensamientos correctos, nunca se dejaron llevar por los caminos turbios de sus padres, y sean enfocado en un gran proyecto de vida; el cual les funcionó y fue un éxito, les abrió muchas puertas para triunfar en la vida.
En el mundo mágico y real, siempre se mantuvo su equilibrio, no flaqueo por más intenso que se ataco el núcleo del inicio y el final.
j.c.n-1-febrero-2010

Texto agregado el 05-07-2010, y leído por 127 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]