La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / jcn / La princesita isabella y el huerto de la bruja lagrimona

 Imprimir  Recomendar
  [C:461903]

Había una vez en el bosque licante una cabaña humilde pero con un hermoso huerto, y una variedad de frutas. La referida de todos los entrometidos es la cereza.
Allí habita una mujer de edad que cojea y la llaman la bruja lagrimona. Por ser fea, cejas grandes, tres grandes verrugas en su frente, cabello blanco y arrugas muy pronunciadas en todo su rostro.
A lo lejos en valle corazón existe una princesita de nombre isabella.
En aquel lugar es una luz de abril para todos, y la tarde cuando la brisa acaricia el cabello crespo de la princesita isabella el oso perezoso chigualo, amistoso y travieso planea robar cerezas del huerto de la bruja lagrimona.
La princesita quiere ir con la ágil águila de nombre trucu-trucu y las yama gocan.
Sigilosos se adentran en el huerto y comienzan a robar las cerezas. Chilu, el perro fiel de la bruja ladra, y en un parpadeo arranca a correr tras los entrometidos.
Trucu-trucu alza el vuelo, gocan en un suspiro se pierde de vista con su velocidad. La princesita se esconde y ve a chigualo muy lento y sin escapatoria.
La princesita sale de su escondite asustando a chilu, quien despavorido deja la persecución y se esconde.
La bruja lagrimona quiere saber quiénes son los entrometidos, pero la princesita y el perezoso se esconden de nuevo.
La bruja llorando a borbotones susurra ¿Por qué me temen? Si con gusto compartiría todo lo que hay en mi huerto por un poco de compañía.
La bruja: ¿Por qué me dicen que soy una bruja mala? Si no lo soy. ¡Qué triste la soledad! Que es la única que me acompaña, y mi fiel perro con mi hermoso huerto.
A la dulce princesita se le salen las lágrimas deseando salir de su escondite, pero chigualo le aconseja que no salga porque su aspecto es de una bruja muy mala.
La princesita: ¡dar sin esperar nada, se encuentra satisfacción y no podemos dejarnos llevar por las apariencias! Y si no salimos de nuestro escondite nunca lo averiguaremos.
La princesita sale con chugualo de su escondite muy tembloroso de miedo.
La princesita: ¡señora bruja! nosotros queremos compartir nuestra compañía con usted, ¡no llore mas por favor!
La bruja lagrimona deja de llorar, dice que su nombre es Doris, que le alegra hablar con alguien y la ocasión amerita una fiesta de primavera, para que los vientos lleven muy lejos una nueva amistad.
Trucu-trucu y gocan son invitados, sin antes decir chigualo que fueron unos miedosos, que deberían aprender de mí que nunca temí.
Risas se expresan seguidas de juegos y muchas cerezas. Una diversión sana que hacen olvidar los días del ayer en que hicieron sentir mal a Doris.
Tanto es el cariño de Doris hacia todos que no le importa que le digan bruja, pero todos por respeto no volvieron a repetir bruja.
De repente el clima se torna furioso y frio, opacando la gran fiesta. Todos corren a esconderse de los fuertes torbellinos; llora de nuevo Doris por la destrucción en su fiesta.
Trucu-trucu sabe que es lo que tiene que hacer. La princesita despliega sus alas y levanta el vuelo aunque sea difícil volar contra la adversidad del viento imponente, logran sobreponerse con gran esfuerzo.
Gocan corre hacia un punto estratégico del bosque esquivando escombros de arboles que caen a montones. Chigualo no se ve por ningún lado, pero esta encima de trucu-trucu y se lanza por los aires sin ninguna protección.
La princesita isabella gira en medio de las nubes con sus manos abiertas volviéndose un torbellino de colores, desplegando una luz hacia trucu-trucu; este a la vez la dirige hacia gocan que con un gran salto se dirige a chigualo, este provoca un gran estallido que aleja a las nubes, quedando una de ellas para descender muy despacio hasta llegar al suelo haciendo un poco de pereza.
Fueron energías en equipo que terminaron con los impredecibles vientos. La fiesta comenzó de nuevo.
Doris ahora es lagrimosa pero de alegría. El huerto germina con frutos más grandes y jugosos para todos los del valle corazón.
j.c.n-28-abril-2010

Texto agregado el 28-08-2010, y leído por 159 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]