La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / jcn / Pepito

 Imprimir  Recomendar
  [C:464316]

Papito es un gorrión muy joven que le cuesta volar, su madre desapareció cuando el apenas salía de su cascaron.
Estuvo muchos días solo en su nido, en aquel gran árbol de mangos sobreviviendo del mismo fruto que allí germina, aprendió a mover sus alas mirando a las otras madres enseñarle a sus pichones volar muy alto y esquivar obstáculos, planear para ahorrar energía y aterrizar sano y salvo.
Pepito tiene que alzar el vuelo el día de hoy o sino perecerá, el gran palo de magos será talado. Sus raíces son muy viejas y no aguantarían el propio peso del gran tronco que amenaza con destruirse junto con varios nidos de humanos.
Pepito mira desorientado para los lados y se arroja al vacio. Pepito maniobra sus alas que descontrolando va a parar al patio de una casa golpeando un ventanal, que pone de inmediato al asecho a tringuilin, el feroz gato de la casa que se saborea desde al balcón de su morada la deliciosa comida que vuela.
Las circunstancias de la vida a pepito lo han puesta en el filo de la navaja. En una situación de peligro que con su instinto brincando ágil con ayuda de sus alas burla a tringuilin, el cual es atrapado por verónica, la niña adolecente de aquella casa que conmovida quiere proteger a pepito de su gato.
Verónica quiere alimentar a pepito y protegerlo, pero es enclaustrado en una jaula de oro. Pepito no tuvo la fortuna de un camino guiado y lo que ha encontrado en su destino le ha tocado descubrirlo por sí mismo.
¿Por qué tengo que ser prisionero? Decía pepito ¡si tengo alas para volar libre entre nubes consientes llenas de corazón!
Pepito triste no se deja vencer por vientos negros. Muda sus plumas y paciente espera el momento para volar en lo más alto de los cerros.
Chiquichiqui es el ratón de tres colores que también vive en la casa, y aunque el gato no sea un obstáculo para él, quiere ayudar a pepito a salir de esa jaula de oro que lo aprisiona.
Chiqueichiqui lo libera y le da unas breves indicaciones de cómo mover sus alas para nivelar su vuelo.
Pepito vuela alto y sin dirección alguna hasta que la tarde comienza a dormir. Buscar donde refugiarse para continuar en la mañana siguiente descubriendo el horizonte.
Pepito mucho tiempo después hayo una pareja. Ya tienen dos pichones y en su nuevo horizonte es feliz, aunque la lombriz que lleva en su pico no sea feliz, sus pichones crecerán y reyes de los horizontes se proclamaran.
j.c.n-23-agosto-2010

Texto agregado el 02-10-2010, y leído por 150 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
2010-10-02 18:23:37 un lindo cuentito divinaluna
2010-10-02 05:37:40 Pepitow!! >_< hermoso . le dejo 5. Parasito
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]