La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / za-lac-fay33 / Avicolas Olimpiadas (4) infantil

 Imprimir  Recomendar
  [C:468687]

…y sin decir ‘agua va’ el enorme y calvo cóndor se echó a volar y como quien no quiere la cosa, aquellas poderosas alas lo habían llevado a grandes alturas. Todos pudieron ver que con las alas abiertas el cóndor planeaba y se deslizaba en las corrientes de aire yendo de uno a otro lado, era en realidad asombroso, pero con la cabeza en las nubes el cóndor se hacía eterno.
Un papagallo italiano expresó lo compartido ‘Mamma mia, che noioso!’ y el zinzonte chapín tradujo: “¡A la púchica, que aburrido!”. Las madres dieron a sus pichones alguna semillas para ir a comprar al estante de las frutas dondo dos perdices muy activas despachaban frescos de tamarido y pitahaya, rodajitas de marañón y nances en cartuchos de hoja de banano, un faisán a cargo de la caja. Ni lerdas ni perezosas las gallinas sacaron agujas de bambú y se pusieron a hacer crochet. Cuervos, grajos y pijuyes hicieron círculo discutiendo de política. Al fin un cuervo declaró: ‘Está fregada la situación, nos está llevando candanga’ El pijuy asintió y de acuerdo dijo ‘!Pi-juy!’
Al cabo de largo rato el cóndor regresó, se oyeron algunos aleteos y se le concedieron
50 puntos pero se le descontaron 25 por haber tomado mucho tiempo, el kiwi hizo la resta y anunció 35 puntos (kiwis no son exactamente Ensteins).
La competencia no prometía hasta que el águila dorada empezó a volar ¡Que elegancia!,
Amplias alas bien formadas, garras plegadas, cabeza en alto, mirada penetrante, cejo fruncido, concnetrada. Dió dos vueltas sobre el claro y ascendió rápidamente, más y más verticalmente hasta que no era mas que un punto en las Alturas ¡Casi no era posible verla!
El águila calva norteña clarificó gracias al poder de su mirada: ‘Mi elegante compañera ha dejado de volar, ha plegado ambas alas y ¡Practica la caída libre!’. Efectivamente el águila descendía haciendo espirales en su caída que se hacía cada veaz más rápida, si seguia así se estrellaría contra las rocas ¡Se mataría!. Al ver que la tragedia se perfilaba horriblemente, las madres taparin los ojos de sus pichones con sus alas ¡Dios santo, que final tan triste para una ave tan hermosa!,
En el último momento, a menos de un metro del suelo, el águila abrió las alas, paró la cola, extendió las fuertes garras aterrizando con tal fuerza que un abanico de arena se levantó en el aire y al caer los granos de arena se mostraba al águila altiva, erecta, orgullosa. ¡Que valentía! ¡Que figura! ¡Que porte! ¡Que imcreíble forma de volar! ¡Qué control! ¡Que habilidad!
La ovación no se hizo esperar y el casuario anunció:¡¡ 99 puntos!!.
Sin duda sería el campeón olimpico. Perdió un punto por haber asustado a los pichones.
Cuando el aplauso se aplacó, se escuchó una vocesita…..
(Continuara con el úlimo capítulo...por fin)

Texto agregado el 04-12-2010, y leído por 163 visitantes. (4 votos)


Lectores Opinan
2010-12-28 14:41:37 :-) susana-del-rosal
2010-12-10 23:28:52 Bello cuento, ya estoy esperando la continuacion, como creas emocion. illapa
2010-12-09 19:47:50 ¡Aplausos Rafael! Esperaré el final (ya que decidí quedarme aquí) ***** girouette
2010-12-04 21:31:55 Esto es muy interesante!! porque decis por fin? si es un cuento encantador, mas de un niño estará contento de que se lo lean, besitos amigo.****** silvimar-
2010-12-04 21:14:22 ... flop
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]