La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / jornuco / El lanzador imbatiable.

 Imprimir  Recomendar
  [C:473289]

Eran la seis de la mañana, la celebración del nuevo año aún estaba presente, aunque la droga y el licor trataba de borrar la memoria de los festejantes.

El derroche era evidente en todos los sentidos, era tiempo de regocijo y de recordación de momentos de la infancia, había dominicanos ausentes de varios lugares del mundo que se dedicaban a diferentes oficios, pero el que más sobresalía era el grande liga, ¿no sé si por el pistolón que exhibía?

El teleférico aún no estaba funcionando, no se veía subir y bajar donde Isabel, repentinamente se armó un pleito trivial entre dos jóvenes (muy hermosas por cierto), uno de los dominicanos ausentes (representante de la tierra de Lutero) trató de disolver el incidente, pero resultó que el pleito se originó precisamente diputándose al germano (aunque él no lo sabía).

El grande liga estaba interesado en una de las chicas del pleito, sabía que ellas no estaban interesadas en él, a pesar de su fama y su gran fortuna.

La mayoría de los presentes en el parque (donde se llevaba la gran celebración), se conocían, porque eran oriundo de ese municipio, el pleito entre las muchachas avanzaba con mucho más energía, el lanzador del equipo de Baldom, aprovechó y le dijo a su lambón favorito:

-Voy a aprovechar y mataré dos pájaros de un tiro.

El lambón explotó de la risa y no comentó nada.

El taponero se convirtió en un vaquero y se puso a disparar en dirección al grupo donde estaba el pleito, todos salieron huyendo, excepto los que cayeron al suelo, la sangre se derramó por los contenes, el grande liga y sus lambones quedaron en escena, pero no distinguían el color de la sangre.

Los lambones estaban en pánico aún en su ebriedad, mientras el lanzador se paseaba con pistola en mano, algunos retornaron al lugar de los heridos y trataron de controlar la situación, hasta que el vaquero se montó en su HOMMER y se marchó a la discoteca más cercana, dejando en el pavimento a los heridos desangrándose.

A las pocas horas fueron algunos informantes a avisarle al lanzador que se escondiera porque Juanito había muerto por los disparos que él hizo, pero se enojó con el comentario y dijo en voz alta:

-Que yo me esconda, ¡ta´ loco coño!, cuando se ha visto que un grande liga caiga preso en este país de mierda.

La risa en la discoteca fue total, pero muchos ignoraban la razón de los pronunciamientos y todo continuó normal.

Días después, cuando el año apena gateaba, la policía buscaba por doquier al pelotero de las grandes ligas, se le acusaba de haber matado a un joven de 19 años y herido a dos más en el incidente provocado por él.

Los familiares del lanzador buscaron el más astuto de los abogados en la región, éste complacido tomó el caso y se comprometió en dejar libre a su cliente en menos que cante un gallo, también hizo referencia de sus buenas relaciones en el poder judicial, pero advirtió que eso iba a salir bien caro.

Los familiares no tuvieron inconveniente con el precio y se cerró el trato sin más nada.

Los medios de comunicación sedientos de noticias la abrazaron calurosamente al verla, y le dieron eco sin compasión poniendo las cosas un poco difícil para el abogado del diablo, el cual se reunió con los familiares del pelotero y le explicó:

-Lo he reunidos aquí para explicarle que las cosas ya no están tan fáciles como al principio, el hecho llegó a los noticieros y el caso se ha puesto caliente.

El padre del pelotero lo interrumpió bruscamente diciendo:

-Que, usted no puede ahora con el caso, porque si es por dinero no se preocupe.

El abogado sonrió plácidamente cuando escuchó la palabra dinero y respondió:

-Precisamente eso, ahora el caso está un poquito más caro.

-Cante y diga cuanto es. Dijo el padre.

El abogado se ajustó los lentes y se arregló la corbata de tal manera que vieran la marca momentáneamente y reconozcan que es caaaara y luego respondió:

-Es la misma cantidad.

-Y cual es el show de usted, si es la misma cantidad haga su trabajo que no hay problema con el dinero. Molesto dijo el padre.

-Un momento, yo dije la misma cantidad, pero ahora es en dólar. Reprochó el defensor de la ley.

-¿Qué? Gritaron todos los presentes a coro.

-Si, lo que pasa es que un tal Juchi, ¿usted lo conocen verdad? Se ha adueñado de la noticia y cuando él le cae a algo, es mejor enterrar el caso que verlo crecer.

-Ese maldito cascarrabias, parece que no tiene oficio, como si el muerto fuera familia de él. Comentó alguien.

-Así es, suerte que ustedes lo conocen, entonces siendo así las cosas hay que soltar dinero a dos manos en los tribunales, si quieren que el muchacho este libre rápido. Pronuncio el jurista.

-Siga trabajando el caso que nosotros vamos a ver que hacemos, pero no se preocupe por el dinero, que si tenemos que vender los doce vehículos lo vendemos. El pelotero interrumpió a su progenitor cuando escuchó la palabra vender y reprochó:

-Un momento pa´, mi HOMMER yo no la vendo.

-Mira muchacho del carajo, que HOMMER, ahora lo importante es sacarte del país lo más rápido posible. Amonestó el padre a su hijo.

El abogado marchó de la casa conforme con los resultados de la reunión.

Días después se realizó otra reunió en el mismo lugar y con las mismas personas, pero con un tema diferente, aunque el mismo caso.

-Los he convocados porque tendremos que tomar medidas extrajudiciales. Dijo el abogado seriamente.

-Recuerdan el asunto que tocamos la última vez. Preguntó el abogado.

-Si, lo del entrometido de Juchi. Respondió el padre.

-Eso mismo, el Sr. Juchi le está dando duro al caso y mientras él esté en eso no se podrá hacer nada en los tribunales, porque los jueces tienen miedo de coger el dinero. Pronuncio el abogado.

-¿Y no podemos matar a ese pendejo? Dijo un primo.

-Pues tenemos dos opciones, una lo dejamos hasta que se canse de hablar o acogemos la sugerencia del joven aquí. Dijo el abogado muy lucido estando al lado del primo.

-Pues por ahí vienen los entrenamientos y el muchacho tiene que estar preparándose los Estados Unidos, hay que darle pa´ bajo al comunicador de mierda ese. Dijo el padre.

Ustedes deciden y yo hago, pero hay que actual, y buscar más dinero. Concluyó el abogado.

Saludo son las nueve dieciocho minutos, noticias de ultimo minuto, LAMENTABLE EL SUCESO, el comunicador Juchi sufrió un atentado al salir de la emisora cuando terminó su programa radial, otro lamentable caso del sicariato en el país. Señores hasta donde vamos a llegar con esto…
Espere más detalles en la emisión estelar a las 11 por el 11. Siempre cerca.

Texto agregado el 23-02-2011, y leído por 96 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]