La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / jcn / Lágrimas del cielo

 Imprimir  Recomendar
  [C:474253]

Un día el cielo lloro, brotaron gotas de lluvia y de dolor en el pueblo alta vista. Un pueblo lleno de prosperidad, de paz, amor y unión de esa pequeña masa.
Todo trascurría normal en la vida da las personas cuando de pronto ven arribar un forastero, una persona alegre y cordial, decía que venía de un recóndito paraje. Su vestimenta era extraña y utilizaba añillos en sus dedos de su mano izquierda, este se erradico en ese pueblo y monto su mini empresa, una panadería que lleva por nombre la última estación.
El nombre de la panadería impacto como lo quería el forastero.las gentes estaban temerosas y parece que el tiempo se hubiera confabulado contra el panadero en su día de inauguración.

Las nubes blancas al parecer se llenaron de ira y el horizonte azul se vistió de negro, lo inevitable arribo a cada granja, arrasó sin clemencia, cultivos, agua, animales y vegetación.
Durante veintisiete días no se vio la luz del día. Las grandes tormentas de arena no cesan y cada vez eran más monstruosas y prolongadas.
La mayoría de las personas dicen a viva voz que fue causa del demonio, que envió un ángel caído para elegir el sitio a destruir. Creyeron que el ángel caído era el panadero, quemaron su panadería, el forastero fue linchado y por poco lo matan, mal herido y sediento camina mal herido sin rumbo ya que las tormentas de arena no dejan ver el destino.
Alguien le tiende la mano al forastero, es un granjero y su nombre es ramón, en sus manos se nota el trajín de toda una vida, tiene boso y su piel esta quemada por el sol. Este granjero perdió todo en las tormentas de arena y dice que en la radio indican un sitio que está a salvo de las tormentas de arena.
Todas las familias escuchan lo que dicen en la radio y ya se están yendo para ese lugar sin dudarlo.
Más del noventa por ciento de las personas del pueblo se marcharon y dejaron todas sus vidas atrás, por otro lado muchos se resisten a hacer desterrados por la arena, varias familias tiene que quedarse en ese sitio ya que no tienen dinero y auto para marcharse.
La comida es extremadamente escasa y muy costosa, sin decir nada del agua que doscientos centímetros cúbicos equivalen a lo que cuesta en dinero un gramo de oro; los estanques de aguas dulces parecen tierras movedizas.
El agua ya no llega al pueblo alta vista y muchos se preguntan si algún día llegara un carro tanque lleno de agua para ayudarles. Son muchos días ya viviendo en ese caos, al parecer la lluvia se fue para siempre y ha dejado en el olvido al pueblo alta vista.
Al forastero le ha costado recuperarse de los violentos golpes, pero ramón sigue con él, la familia de este se fue primero con suficiente dinero y les pidió llamarlo cuando arribaran al anhelado sitio. Ya ha pasado más de una semana y no hay noticias de su familia, su preocupación es gigantesca y sin dudar ira a buscar a su preciada familia a ese lugar.

— ¡yo te ayudare! Iré contigo en agradecimiento por lo que hiciste por mí.
Muy agradecido el forastero se sobaba su pierna derecha y con su actitud decidida le daba confianza a ramón.

—gracias forastero pero iré solo.
Su orgullo lo quiere cohibir de una buena ayuda, esto lo manifiesta en su rostro y ramón no deja de tomarse su cabeza.

—mi nombre es waldeir ¡yo te acompañare! No tengo nada más para hacer por estaos lados. Vamos a la panadería primero, tenemos que recoger una harina para hacer pan y alimentarnos para al viaje entre el polvoriento clima.
Se ponía de pie waldeir con dificultad.
—tu panadería fue quemada ¿no lo sabías?
Mientras alistaba un morral con cosas que le podrían servir en el camino.

— ¡diablos! ¿Es cierto?
Con lágrimas en sus ojos se enteraba waldeir de lo que le ocurrió a su negocio.

— ¡lo lamento, es cierto!
Con una cara de preocupación manifestaba su inconformidad con la acción de las personas del pueblo contra waldeir.

—de todas maneras vamos allí. Yo construí y gran refugio antibombas, allí tengo muchas provisiones no perecederas y perecederas. Podemos dejar para que los residentes hagan el pan y se alimenten ¡ha! También hay mucha agua, racionando tendrán comida para varios días incluyéndonos mientras encontramos el lugar prometido.
Demostraba una firme convicción y sus ojos reflejaban esperanza.


Todo se dispuso a lo acordado, el teléfono tiene línea, pero no salen ni entran llamadas. Toman una camioneta polvorienta propiedad de ramón con dirección al sitio prometido.
Fue un viaje largo y extenuante, en el trascurrir del camino postes de energía están destruidos con las líneas telefónicas, conjeturan y creen que fueron las agresivas tormentas de arena las causantes de esa destrucción, pero algo les retumba en sus cabezas, el teléfono tenía tono.

Ansioso ramón ve la tierra prometida, todo parece esperanzador hasta que comienzan a ver autos por montones a lado y lado de la carretera, pero es extraño que nadie se vea por el lugar, el sol brilla luciente allí, el horizonte se encuentra azul como han ansiado verlo por meses. Los autos tiene sus puertas abiertas y las maletas se encuentran adentro de los vehículos, muchas valijas están regadas en medio del camino y por muchas direcciones, todo el panorama es intrigante para los dos sujetos.
Ramón busca desesperado entre los autos el de su familia hasta que por fin lo encuentra, esta vacio y el vidrio de la puerta derecha está quebrado, se ven señales de forcejeo, ramón muy preocupado comienza a desesperarse, camina por los alrededores y peinan una gran extensión de la tierra buscando pero no hallan absolutamente nada, solo mas valijas y ropas.

¿Para donde se fueron? Es como si se hubieran esfumado de la faz de la tierra, pensaban ramón y waldeir, de pronto este descubre miles de huellas que van en una sola dirección, las siguen en auto hasta que este intransitable atasca el auto y les toca seguir a pie. Caminan por varias horas y las huellas desaparecen en un punto determinado.
La tierra prometida es solo hectáreas de tierras áridas y recónditas. Ramón esta distraído, sus pensamientos atraen los recuerdos que le hacen anhelar estar con su familia.
Deciden volver al pueblo alta vista por la avioneta del difunto Jacinto, este lo tiene en un hangar y resguardado del polvo, el fumigaba los cultivos del pueblo. Aprovechando que ramón sabe volar el avión lo piensan seriamente.
Ramón y waldeir se distraen pensando en el largo viaje hasta el pueblo alta vista y de nuevo a buscar a la familia de ramón, de la nada son sorprendidos por tres hombres desconocidos a caballo, con sus armas muy amenazantes desconciertan, después violentamente los intimidan, waldeir reacciona y empuja a una de los hombres que al caer se le dispara su arma larga y termina matando uno de sus compañeros. Waldeir corriendo termina apoderándose del arma, el restante se disoné a disparar pero ramón lo priva de un golpe.
Waldeir quiere saber quiénes son y golpea a uno de ellos muy fuerte pero los tipos extraños no inmutan palabra, de repente sobrevuela un helicóptero muy cerca, un destello se pronuncia con la mira telescópica que alinea a cada uno de los sujetos extraños ejecutándolos sin razón. Ramón y waldeir montan de acaballo e intentan evadir el helicóptero, waldeir dispara al helicóptero y logran averiarlo, sale humo de su rotor, el piloto pierde el control y este se desploma a tierra quedando solo uno con vida.
Es uno de los pilotos que agoniza, ramón intenta hacerlo hablar y lo único que dice es: ¡lo hago por mi familia! por el paraíso prometido y este sucumbe ante las heridas, notan que el helicóptero lleva tanques con químicos.

— ¡halcón dos ha halcón uno, halcón dos a halcón uno! Cambio ¿halcón uno responda? puesto de mando desde halcón dos volare por las coordenadas de halcón uno, este no responde.
Maniobraba el piloto muy sigiloso.

—mando a halcón dos, el radar lo muestra como caído ¡halcón dos verificar sitio de la accidente y recuperar la carga! Cambio.
Se preocupaban en el mando mirándose entre ellos.

— ¡ok! Mando me dirijo en este momento al lugar del accidente.
Aumentaba la potencia al máximo para arribar al lugar lo más pronto posible.

La comunicación por radio los deja nerviosos, casi pierden la vida y la única opción de mantenerse vivos es esconderse e en el helicóptero y cambiar el papel de presa por asechador.

—mando a halcón dos se reporta, tres sujetos caídos, son de la guardia, al parecer los ejecutaron desde el helicóptero, tal vez vieron comprometido su posición, no tiene sus armas y sus caballos se ven a lo lejos.
Hablaba uno de los pilotos caminando alrededor de los sujetos muertos identificándolos.

—halcón dos debe destruir lo que queda de halcón uno y alzar el vuelo de inmediato.
Después de dar la orden a halcón dos este procede a ordenar a güila devastadora el nuevo roció para la ruta siete.


Ramón y waldeir se esconden bajo los cuerpos de los técnicos del helicóptero, pero waldeir busca con la mira apuntar al piloto de halcón dos. Ya sabe donde están ubicados los otros dos sujetos, dos disparos acaban con la vida del piloto y uno más con el técnico, el que identificaba los cuerpos se resguarda y waldeir falla, antes de que se comunique por su radio ramón lo rodea y lo golpea, este cae al piso y le quita su radio.
Llevan al capturado al helicóptero, este no se resiste y los lleva al helipuerto, cuando arriban todos los alrededores hay gentes, están enfermos, nadie se percata de que el helicóptero están ramón y waldeir, con hambre y encadenados como esclavos.

Águila devastadora rocía veneno tras la ruta siete, es donde está situada el pueblo alta vista, y el pueblo a seguir se llama tierra baja.

Hantripol es el dueño de las tierras de la ruta siete y de las mismas profundidades y necesita desalojar todo el pueblo alta vista. Este sembró partículas de polvo en las nubes las cuales se multiplicaron y por veintisiete días las gentes en el pueblo alta vista estarán perdidos, las gentes buscarían tierras mejores y engaños hantripol tendría esclavos para secar el valioso material que se encuentra bajo el pueblo alta vista.
Costos mínimos y ganancias imaginables y el dueño del país matrintal, es la ruta siete decía el tipo mientras los llevaba a un sitio seguro, su alojamiento. El tipo confesaba y con ello los entretenía mientras accionaba su alarma que la había dejado en su alojamiento.
Ramón mira a su alrededor, ve una caja llena de dinamita y se lleva dos con él escondidas entre sus pantalones. De repente se ven rodeados por unos guardias y hantripol ni corto ni perezoso no se da el lujo de despreciar dos esclavos mas para su extensa nomina.
Allí a ramón le volvió el aire al cuerpo, se reencontró con su familia, ya no le importa nada más, están muy demacrados y su hija mayor no está, le dicen que fue llevada al paraíso parea darles placer a los trabajadores de hantripol. Esa noticia es muy dolorosa para ramón y agobiado llora con sus dos hijos de ocho años y el otro de diez, su esposa Carmela se disculpa abrazándolo porque ella fue la que los animo a salir del pueblo alta vista, nunca estuvo de acuerdo con ramón para quedarse allí y aguantar.

Las gentes agachan sus cabezas al paso del forastero, y este como si nada, sin rencor los acompaña y pensativo tiene en mente hacer un plan de escape. Estudiar movimientos, horas, relevos y paciente esperar como trascurren allí las cosas día a día.
Fue en menos tiempo del que pensaba waldeir, pero las personas allí están muy atemorizadas y no moverán un dedo. Solo pasaron solo diez horas y la oportunidad es en ese instante le dice una intuición.
Waldeir logra zafarse de unas cadenas que estaban en muy mal estado, tan corroídas que se rompieron como un hielo. Le pide a ramón la dinamita y sigiloso se evade entre túneles, deja la dinamita escondida en el puesto de mando de hantripol con un dispositivo explosivo que tenia la avioneta águila devastadora, después camina durante un buen rato hasta encontrar la salida.
Afuera las tormentas de arena no cesan, son demasiada intensas, usa unas gafas y un turbante lo protegen dela inclemente arena que golpea sin piedad, sin orientación tiene que poner mucho cuidado o si no estará perdido. Una serpiente asa por allí y waldeir la sigue, sediento y cansado quiere descansar pero no puede hacerlo, puede quedar enterrado.
En el opaco horizonte ve un tenue rayo de luz, la esperanza aparece y cuando sale de ese lugar polvoriento siente lo maravilloso del aire fresco y puro hasta que haya una carretera. Sin descansar camino y camino hasta arribar de nuevo al pueblo alta vista, pero a lo lejos se ve humo espeso y negro, al estar más cerca del pueblo se percata de que son llamas, el pueblo alta vista arde en fuego que lo consume hasta volverlo cenizas.
Sorprendido waldeir se siente desconcertado pero comienza hallar cadáveres de personas asesinadas por arma de fuego a medida que camina por las cortas calles. Y asustado ve como es sorprendido por varios sujetos armados.
Son la resistencia alta vista con algunas personas de los pueblos aledaños, estos se dan cuenta de que es el panadero que muy débil cae al suelo, es auxiliado y le explican que muchos sujetos llegaron prendiendo fuego a las propiedades y ejecutando a cualquier persona que vieran, los pocos sobrevivientes se defendieron, reaccionaron y lucharon contra los insolentes, terminaron con todos ellos pero no saben por qué los atacaron.
Waldeir les aclara que quieren es la tierra de alta vista, y las personas que fueron a buscar la promocionada tierra, fueron retenidos y su esclavitud es su esperanza de vida. Las profundidades específicamente es lo que anhela hantripol, no quieren que haya nadie por los alrededores, una tierra rica en un valioso material, el oro y construir una súper ciudad.

Muchos acompañaran a waldeir a luchar por lo que les pertenece entre el polvoriento clima. Al percatarse de la presencia de personas armadas el personal de hantripol reacciona y ordenan al avión águila devastadora rosearlos con veneno, estos no responden y hantripol toma la radio y lo ordena el mismo con una vos imponente.

— ¡R! cabron águila devastadora está en mi poder.
Amenazante y riendo a carcajadas decía ramón mientras encendía los motores del avión.

— ¡nadie me quitara lo que me pertenece, soy un dios! Y ustedes las marionetas, mis esclavos.
Respondía hantripol con una soberbia insolente.

Hantripol da la orden de activar la bomba que tiene el avión. Una táctica del malevo para que los pilotos no desertaran.

— ¡actívala ya mismo imbécil!
Desesperado hantripol desenfundaba su arma y le apuntaba a su colaborador.

— ¡si seño! Nueve segundos para la explosión.
Temblando el colaborador comenzaba a sudar.

— ¿Qué es ese ruido operador?
Hacia mala cara hantripol desconcertado.

— ¡demonios!
Fue lo último que alcanzo a decir el operador después de que todo voló en mil pedazos con hantripol.


Todo allí fue destruido y las personas volvieron a la libertad y emprenden el viaje entre el polvoriento amiente, allí ramón hallo su querida hija, de repente gotas de agua caen desde el cielo que desahoga las nubes y comienza a dar un respiro a la vida.
Ya germina una nueva era del pueblo alta vista. Al arribar las personas al pueblo el cielo comienza a ponerse azul y las lágrimas del cielo caen de apoco para en un momento determinado el agua lluvia se desata para mojar constante y sin parar todas la tierras del pueblo alta vista.
Todo se recuperara, tardaran meses en quitar el polvo de los capos. Ya pasaron lo peor y con esa arena se hizo un homenaje al pueblo alta vista, construyeron una réplica.

Allí se empezó a escavar la mina y los recursos del pueblo comenzaron aumentar, el pueblo se reconstruyo en otro lado, el turismo volvió y el pueblo comenzó a fortalecerse, los campos volvieron a germinar, la felicidad volvió al lugar y entre muchos construyeron una nueva panadería.

j.c.n-noviembre-8-2010

Texto agregado el 11-03-2011, y leído por 140 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]