La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / glori / Almas gemelas

 Imprimir  Recomendar
  [C:480104]

Me gustaba desgarrar sus cuerpos poco a poco; luego deleitarme con sus súplicas y lamentos. Arrancaba con placer cada una de sus uñas y hacía pequeños cortes en sus extremidades. A veces las mantenía vivas mucho tiempo en estados lamentables sin darles agua ni comida. A la mayoría les fallaba el corazón, pero muchas soportaban varios días y finalmente morían desangradas. Los pedidos de piedad solo conseguían estimularme más; gozaba haciéndolas sufrir. Casi todas morían solas, producto de distintas fallas en sus órganos.

Ella fue especial. No la reconocí enseguida, aunque sentí que hacía mucho que la estaba esperando. Presentí que habíamos estado juntos en vidas anteriores, tal vez en similares circunstancias. Ella también me recordó, estoy seguro. Conversamos mucho, creo que nunca le conté a nadie tantas cosas como le confesé a ella. Durante esos días, supo más de mí que yo mismo, e intentó descubrir el porqué de mi conducta. Volví a enamorarme al tenerla otra vez en cautiverio y repetí los mismos actos que ya había realizado con ella, pero esta vez fueron más intensos y sublimes. También experimenté sentimientos nuevos, que en otras oportunidades no me había permitido disfrutar.
Entiendo que en cada vida nuestro encuentro de amor es más profundo.

Esta vez traté de darle comodidad en sus últimos días. Fue a la única a la que le di agua, y hasta recosté su cabeza en una almohada cuando dio su último suspiro. No la devoraron las alimañas del bosque; le di una sepultura, y hasta oré por su alma inmortal.

La extraño; esta nueva unión fue algo religioso, una comunión espiritual, y sé que a su manera ella también lo disfrutó.
A partir de su muerte me siento vacío; creo que algo está cambiando en mí. Nada me satisface, estoy cansado. Ya no me interesa continuar con mi vida, no le encuentro sentido a nada, sólo pienso en ella.

Recuerdo cuando me preguntó por qué había empezado a matar y escuchó mi relato mientras agonizaba. Su conducta me pareció aún más extraña que la mía. También preguntó si alguna vez algo cambiará.
He pensado mucho en eso. Creo que algo ha cambiado ya, porque a pesar de que los momentos más preciados para mí son cuando la veo exhalar su último aliento, también comprendo que al perderla, siempre acaban mis deseos de vivir. Es tan contradictorio...

Siento que mi final se aproxima, pero tengo la esperanza de reencontrarla nuevamente. Somos almas gemelas.

Texto agregado el 14-06-2011, y leído por 391 visitantes. (4 votos)


Lectores Opinan
2013-11-27 00:57:42 Guauuu, muy fuerte. Me quedo con la magia del encuentro que provocó ese cambio. En el fondo creo, es la inmensa energía del amor. Un gusto leerte. :) MarceloE51
2013-05-21 05:29:10 Fuerte, y muy bueno. PenelopePok
2013-01-15 18:40:07 Está muy bueno. Diferente. Bien escrito como siempre. 5* rigoberto
2011-07-28 02:39:47 Un cuento realmente estremecedor. Impactante. 5* Catman
2011-07-04 19:34:03 Vaya esto nos demuestra que hasta la persona más enferma tiene destellos de amor en su alma confundida MANOLOMANOLO
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]