La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / jcn / 10 lágrimas y el relámpago seguido del trueno

 Imprimir  Recomendar
  [C:480118]

Las lágrimas se diferencias de la tristeza y de la alegría, miro pero no quiso ver aquel hombre.

—sé lo que sientes dentro de ti, yo también ha sentido los ardientes latigazos de la transición ¡escúchame! Mira la burbuja de cristal en que vivimos, desangrándonos con mentiras nuestro mejor mañana, la inclemente lluvia quiebra nuestra burbuja de cristal ahogándonos en nuestro descolorido presente ¡No llores corazón! Tal vez el tiempo sea el mejor remedio para el malestar en el corazón.
Le decía el hombre a la mujer mientras les secaba con sus ásperas manos y fuertes sus cálidas lágrimas.

— ¡tiempo! Siempre lo aclamas pero ya no estaré allí cuando te des cuenta de la mujer que soy yo.
Las diez lágrimas que la estremecían descubrían la bestia que amaba con el relámpago volviendo todo atroz con el trueno en su corazón.

— ¡lo siento! luche con mi corazón para poder llegar amarte.
Miraba fijamente el hombre a la mujer.

— ¿mi amor intentémoslo de nuevo por favor?
Intentaba abrazarlo pero el hombre se negaba.

—no me digas que lo intentemos una vez más, dejemos está mal episodio atrás.
El hombre le esquivaba la mirada a la mujer.

— ¡intentémoslo una vez más, confía en mí! Amor mío nuestro amor existe, recorramos el nuevo sendero para tratar de cambiar las cosas ¡sigo amándote mi corazón, necesito tu amor, el verdadero amor!
Intentaba la mujer que su hombre la mira a su cara, pero este constante la evadía.

Lágrimas relámpagos truenos sellan lo verídico del momento volviendo la trayectoria del amor en una prisión de lamentos que dejan cicatrices que se desatan en memorias, destruyendo lo frágil de un corazón que marcha esclavo de un miserable anhelo.

—solo estamos tu y yo acá, significas mucho para mí, paro la búsqueda del verdadero amor voy a volver a emprender.
El hombre le deba su espalda a la mujer mirando por la ventana los rayos que constantes lo atemorizaban.

— ¡me hieres amor mío! Todavía te amo y ahora me dejas sola, no quieres quietarte la venda de tus ojos, vas a dejar la mujer que en tu lecho sin pedirte nada a cambio siempre estuvo, no puedes distinguir lo frio de lo caliente ¿Qué paso contigo amor mío? ¿¡Te extraviaste en las tinieblas!? Tu cielo está aquí conmigo.
Las lágrimas a borbotones en sus mejillas le entrecortaban su voz y temblando en sus manos entrelazaba sus dedos.

—te lo juro mujer que me entregue a ti con todo mi corazón, cuánto deseo sentir el verdadero amor por ti.
Seguía el hombre sin mirarla a los ojos.

— ¡Estas a tiempo amor mío! El lienzo no se ha roto todavía.
Sin querer dejar escapar su ilusión quería sentirla latente.

—respire por ti ahora lo hago por mí, no te quiero mentir.
Sin mirar atrás se marcho el hombre.

— ¡por favor no te vayas!
Miro como la puerta se cerró y la mujer triste quedo.

Después de algún tiempo la piel del hombre traspira, los brazos y las rodillas le duelen, ahora ya sabe que el amor verdadero que salió a buscar era una burbuja de cristal, ya extinto su capricho le deja ver la verdad de la amada que dejo atrás, la situación ya no tiene reversa y con el deshonor acuestas termino preso en un total desierto, pues su antigua amada enfrento el destino y una primavera sintió arribar, ella concibió una familia. Aquel hombre quiso volver pero el último grano de arena el hombre vio caer lentamente hasta desaparecer.

j.c.n-1-marzo-2011






Texto agregado el 14-06-2011, y leído por 175 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]