La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / glori / Ángel o demonio

 Imprimir  Recomendar
  [C:482418]

Este otoño mi amigo Evaristo decidió visitar a un vidente, especialista según todos decían, en ciencias de la salvación; y yo me ofrecí a acompañarlo. Es que estaba teniendo pesadillas que le causaban todo tipo de trastornos. Por ejemplo: su mujer ya no quería dormir con él porque a veces se levantaba dormido y comenzaba a luchar con sus fantasmas. El pobre veía gran variedad de monstruos entrando por las ventanas. Durante sus batallas peleaba con todo lo imaginable: desde Cristo hasta Lucifer. Cada noche contemplaba aterrado como iba llegando la oscuridad, y con ella todo tipo de bestias malditas que surgían de los rincones.
Cierta vez casi enloqueció cuando la sangre empezó a manar de las paredes, y sus endemoniados gritos asustaron a los vecinos que, alarmados, llamaron al comisario y a los bomberos. Ese día hablé con él, y fue así cómo llegamos a la residencia del manosanta que hacía años se ocupaba de casos similares.
Tuvimos que esperar durante varias horas, había muchos que estaban peor que él; y cuando por fin nos llegó el turno, el brujo nos recibió con una sonrisa amplia que reveló sus escasos dientes. Las profundas arrugas en su rostro le daban un aspecto algo travieso. Colocó sus manos en la cabeza del poseído y recitó palabras ininteligibles con una cadencia mesurada y fluida.
Esperamos expectantes el veredicto con mayor solemnidad que si estuviéramos aguardando una sentencia de muerte ante un tribunal. Entonces llegó la revelación: Evaristo era hijo del demonio, y créase o no, pude ver cómo en su frente estaban formándose unas protuberancias similares a unos cuernos que aún eran diminutos. Desesperado, mi amigo preguntó si eso tenía cura, y el curandero lo tranquilizó enseguida recetándole un extraño líquido verdoso que debía beber antes de acostarse.
Evaristo realizó el tratamiento recomendado, y a pesar de que el brebaje sabía horriblemente lo tomó todas las noches sin chistar.
Las pesadillas fueron remitiendo poco a poco y ahora mi amigo duerme como un angelito. El remedio sin duda es milagroso, pero hace unos días lo miré atentamente, y si no me equivoco, algo así como una aureola se estaba formando arriba de su cabeza, y en su espalda aparecieron unas pequeñas alitas. Yo, por las dudas, le dije que visitara al brujo otra vez; no sé mucho de pociones mágicas, pero creo que habrá que ajustar la dosis.

Texto agregado el 20-07-2011, y leído por 389 visitantes. (20 votos)


Lectores Opinan
2013-04-14 20:15:49 me encanto***** pensamiento6
2012-06-12 16:45:25 Todo hombre oscila entre angel y demonio, para vivir en sociedad solo debemos ajustar la dosis, porque lo anormal asusta a los normales:¡pero el poeta es un anormal! Seguramente ángel o demonio. ¿no es así? felipeargenti
2011-08-09 00:59:27 me gusta mucho como llevas los cuentos, me atrapan. centeno
2011-08-03 05:56:32 jajajaja, encantador final. Como si los ángeles o demonios se reconocieran por su apariencia. NeweN
2011-07-31 20:50:58 Yo pondría una camara de vigilancia en la habitación, más vale prevenir, buen relato. Mis estrellas...***** nito69
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]