La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / jcn / El genio del huerto de las verduras

 Imprimir  Recomendar
  [C:484810]

Sin límites de montañas prominentes. Tierra sagrada que es labrada para un mejor mañana, su anhelada esperanza la labran los campesinos en la mañana.

En el amanecer la niebla humedece todo a su paso con el cantar de los pájaros que armonizan el ritmo del trabajo de junefio un humilde campesino, nunca deja su mochila donde carga el agua para saciar la sed del pesado trabajo. Sus manos son grandes y sus dedos gruesos, su rostro está quemado por los rayos del sol, mucha cicatrices le marcan su rostro, su camisa es de cuadros manga larga, su pantalón es de lino ya manchado de trabajar tanto la tierra, camina cojo, tiene una prótesis.
En una tarde de infortunio al llevar a su hijo Julito a la escuela entro en un campo minado sin darse cuenta que le destruyo su pierna en mil pedazos. El dice que no fue infortunio, hubiera sido así si su hijo fuera la victima de tal crueldad, se salvo porque una mariposa lo distrajo y freno el caminar al lado de su padre.
La camisa de Julito es de lana cocida por su madre, es de colores alegres con flores cuidadosamente hachas a mano con hilo, sus ojos son azules y tiene un jean color café, usa botas de caucho aunque tan joven su padre le enseña para que cultiven la tierra ya que consentida germina todo allí luciente.
Elfia es la esposa de junefio, bajita, mejillas coloradas y nariz roja quemada por el frio, su delantal tiene dibujados girasoles; es su preferido, usa sandalias que llevan tres colores, amarilla, azul y rojo. Allí la electricidad no existe, todo se hace en leña. Su paraíso está muy lejos pero muy lejos de la gran ciudad, hasta el mismo pueblo más cercano llamado horizonte azul.
Elfia esta moliendo maíz para hacer sus sabrosas arepas, madrugo a las 3:30am a ordeñar las vacas para tener su leche y hacer cuajada, mantequilla para llevarlas al pueblo horizonte azul y venderlas para comprar cosas necesarias que no da el campo.

Julito sentado en el tronco de un árbol caído mira el horizonte esplendoroso y el verde de las grandes e interminables montañas. El niño no conoce el estridente ruido de la ciudad pero sabe distinguir a la perfección de un enfrentamiento armado, sea entre organizaciones al margen de la ley y el ejército; varios helicópteros militares sobrevuelan la zona y Julito los enfoca detenidamente.
Julito tiene once años, nunca le falta su carriel y su pocho con el rostro de sus padres plasmado en el. Esta en vacaciones de la escuela, mece sus pies sentado en su cama acicalando a su fiel perro choza; su pelo es abundante y enredado colmado de pulgas, no deja de mover su cola, nunca se aleja del lado de Julito, también tiene cicatrices de ese terrible día. Es llamado por su madre para desayunar.
Junefio desde muy pequeño le enseña a trabajar y después de desayunar con mucho gusto a su padre ira ayudar en el huerto.
El huerto tiene cian metros cuadrados, allí hay tomate, lechuga, cebolla y coles, con ello tiene lo necesario para vivir, allí hay un árbol seco, es pequeño y sus ramas han dejado caer sus últimas hojas.

El sol es extenuante y las gotas de sudor salen de su frente a borbotones hasta que llega su hijo, junefio sonríe, el burro de nombre pulgas porque choza se los pega lo escucha a lo lejos y este aparece con sus orejas paradas, es de color gris y alrededor de sus ojos tiene una franja blanca y a todo momento esta rumeando. Choza trata de morderle la cola a pulgoso jugando pero este no se deja.
Padre e hijo disfrutan de los juegos del par de animales que son buena compañía. Junefio le enseña a Julito truquitos para que la tierra sienta que es querida y recoger de lo que ella germina, devolviendo con amor lo que se cultivo con pasión, EL azadón no lo tomara el niño en el día de hoy con sus manos, esta cumpliendo años y serán invitados los vecinos más cercanos, la familia gricol.
Amarfi, cabello largo y entre ellos lleva una orquídea, su falda es una cuarta bajo la rodilla, mira las uñas de sus pies y de sus manos que están pintadas con barniz blanco, luego mira las nubes radiantes, se siente bonita y abraza a donfogo su esposo, este si tiene las unas negras de labrar su tierra, su sombrero esta desfleque do, su boso está bien tenido y en su carriel tiene la botella de licor para tomarla con junefio. Ellos tienen una hija, su nombre es taniza, tiene un vestido azul como el cielo, su cabello esta cogido en trenza, sus aretes son un sol en una oreja y en la otra una luna con ojos y boca, lleva una cadena con una esfera de cristal que le regalo una tía que un día vino de paseo desde la gran ciudad, usa botas de gamuza que también fue regalo de su tía.
Su morada esta a varios kilómetros de distancia pero a caballo cortan el camino entre el monte. Aunque a un kilometro de la morada de junefio pasa una desolada carretera, el trasporte público ya no transita por allí, el temor le hace tomar una ruta alterna para evitar los retenes guerrilleros o de paramilitares.
Junefio se encomendó solo un poco de sus labores en el huerto, los invitados serán atendidos con un gran sancocho que lleva carne de cerdo, de res, pollo, papas, plátano verde, yuca, papa criolla, carne gorda y el toque secreto de elfia, sin aliños para no tirarse en el sabor del monumental sancocho que humeante le da el toque mágico esperado.
Donfogo viene acompañado de un viejo conocido gendri que humilde no tiene ningún problema en que se una a la celebración del cumpleaños de su hijo. Al rato llegan otros cuantos amigos de toda la vida.
El sol irradia entre las nubes que despliegan los rayos hacia todos los lados y el sancocho comienza a oler delicioso. Julito espera a su mejor amiguito yigo de la escuela quien no sabe nada de lo que le ocurrió a su amiguito, pero no vendrá porque fueron desplazados a la fuerza de sus tierras, no se supo para donde se fueron y no se ha vuelto a saber nada de ellos, eso fue muy triste para todos.
En la hermosa tarde de cumpleaños son risas y charlas amenas, cada uno orgulloso de la formidable familia que tienen.
Julito y taniza juegan correteándose inundando de mil carcajadas todo el lugar, choza sigue a Julito con su legua escurriendo babaza por todos lados y pulgas trata de morderle la cola que no para de agitarse de lo contento que esta de ver tanta gente en su territorio. Un juego se desata de la nada, los niños allí presentes se esconden de pulgas que no tarda en encontrarlos hasta que son llamados para comer.
Estomago lleno el corazón se encuentra contento y el sueño aparece de lleno para los adultos. Un nuevo juego vuelven a comenzarlos niños, es a las escondidas y sin darse cuenta Julito y taniza se encuentran en el huerto de las verduras, todo allí parece un laberinto para la niña pero es hermoso, Julito se esconde tras una roca al lado de un pequeño tronco seco, piensa y saca su navaja y hace un corazón y dentro de este las iníciales del y taniza, de repente unos ruidos extraños se escuchan, se ponen atentos, buscan pero no hallan nada.
Haciendo caso omiso continúan escondiéndose hasta que una formación de helicópteros de las fuerzas armadas retumban imponentes con sus rotores, vuelan a media altura, los niños se quedan en completo silencio temerosos hasta que se pierden lejos en el horizonte, los niños menos Julito y taniza continúan el juego tomado una plasta de boñiga el niño se la arroja a taniza quien la esquiva y no duda en devolverla otra más grande que se encuentra al frente; Una puntería de temer tiene taniza, le dio en el rostro y con eso tuvo para dejar de molestar el niño.
Está comenzando a oscurecer y solo hay una nube en el maravilloso cielo azul claro. Ya todos tiene que partir antes de que la noche germine, todos montan sus caballos y Julito monta su burro y acompaña a la niña hasta la primera montaña para poderse devolver antes de que la oscuridad se torne peligrosa, ya que no se ve nada por el sendero que van.
En la morada de Julito encienden sus lámparas de gasolina mientras hacen una reunión familiar para dar gracias a Dios y luego comer. Hablan un poco más para después ir a la cama a dormir, pero todo se trunco y el temor reapareció, todos se acuestan en una sola cama sin poder dormir con cada estruendosa explosión que se escucha, hay combates muy cerca; tres días y dos noches duro los combates y los aviones y helicópteros no dejaron de sobrevolar la zona.
Después de que la paz volvió con el canto de los pájaros Julito añora volver a la escuela, hay muchos amiguitos con quien puede divertirse sin límites. Julito saluda a pulgas quien le toca la ventana con su hocico, su padre hace rato se marcho al otro lado del pueblo horizonte azul a recoger café ya que un dinero extra no cae mal.

Julito tiene planeado encontrase con taniza para ir a cabalgar cerca de sus tierras, no pueden ir más lejos de las montañas que se ven porque se ha tornado un territorio muy peligroso, se pueden topar en medio de un combate entre grupos al margen de la ley. El niño en su burro y la niña en su caballo y choza detrás no deja de ladrar a pulgas y morderle suave las patas traseras sin dejar de mover su cola, se detiene se rasca las pulgas y se apura de nuevo a molestar a su amigo pulgas sin perder de vista a Julito.
No cabalgaron mucho, a taniza le llamo bastante la atención el huerto de las verduras y decidieron mejor no ir lejos y se quedaron allí a volver a jugar a las escondidas, la niña contara y Julito correrá a esconderse. Taniza conto hasta veintisiete y se apuro a buscar a Julito.
De nuevo el sol baña con sus rayos a las montañas más altas que parecen tocar el cielo para poder subir a la luna que se manifiesta casi llena en el ocaso del atardecer. Sigilosa taniza continua buscando a Julito cuando de repente se queda paralizada del susto, Julito yace en el piso quejándose de un dolor insoportable en el pecho que no lo deja respirar bien y se ahoga cada instante más como si le sacaran el corazón, taniza reacciona y se agacha para tratar de ayudar a su amiguito, su temor aumenta y monta su caballo en un dos por tres y se va para la casa de Julito pero no encuentra a nadie, de pronto choza ladra un par de veces moviendo su cola y retrocediendo, llama la atención de la niña que sin saber qué hacer con las lágrimas en sus mejillas ve que choza corre por un sendero, la niña en su caballo lo sigue a toda velocidad sorteando obstáculos de piedras, troncos de árboles caídos y raíces que sobresalen desde lo profundo de la tierra hasta llegar al rio donde está la mama de Julito lavando la ropa. Todo lo deja allí tirado cuando se entera delo sucedido y desesperada se encamina donde su hijo.
Julito se toma de su pecho con todas sus fuerzas, con sus ojos abiertos casi para salírsele su corazón se detiene quedando sus hermosos ojos azules abiertos deslizándose una lágrima hasta caer en la tierra. Miles de hormigas salen de un agujero formando un camino que se mueve sin cesar hasta llegar a ese tronco seco, suben rodeándolo hasta quedar todo lleno de hormigas, el tronco seco comienza a despedazarse apareciendo un humo tricolor hasta que se disipa, aparece algo o alguien, es de madera seca, sus raíz son sus pies, sus manos son dos ramas y dos agujeros parecen ser sus ojos, allí se ven moverse las hormigas constantemente, con sus raíces camina hacia donde el cuerpo sin vida de Julito, desde sus dos ramas deja caer hormigas encima del pecho de Julito, este reacciona de inmediato exhalando una bocarada de aire.
Julito se siente sin fuerza y con su vista distorsionada ve esa cosa extraña que lo observa y se mueve cuando de repente arriba su madre con la niña y el árbol seco se queda inmóvil, a taniza le parece extraño, la vez pasada le pereció verlo en otro lugar.
Elfia llorando lo abraza y trata de quitarle las hormigas que rondan su cuerpo, su rostro pálido y sus labios resecos intentan hablarle a su madre pero no es capaz, choza le lame la mejilla y pulgas se rasca el lomo contra el tronco seco. Con mucha dificultad llevan al niño hasta su morada y lo acuestan en una cama que no tarda un segundo en quedar dormido, taniza tiene que marcharse ya, la luna brilla cada vez más y el cielo azul se opaca, sus padres la esperan ansiosos en medio del chillido de los grillos y los últimos cantos melodiosos de los pájaros.
Después de tres horas arribo el padre de Julito contento porque le fue muy bien. Trajo implementos de aseo personal y unos regalos pero los deja caer al suelo al saber por boca de su esposa lo que le aconteció a su hijo.
Sin tener ninguna explicación de lo sucedido estuvieron pendientes hasta la media noche, el cansancio los venció y quedaron todos profundamente dormidos hasta que un estruendoso ruido los despierta, fue tumbada la puerta de madera, choza no deja de ladrar hasta que suena un disparo y los ladridos dejan de escucharse. Es la guerrilla que irrumpió en la morada de junefio, amenazantes con sus armas largas buscan a un paramilitar ya que hace unos días estuvo reunido con un comandante de ellos llamado gendri, llegaron con un listado en la mano y sin mediar más palabras se llevan a la fuerza a junefio, los gritos despavoridos de su amada esposa son infructuosos estresando a los guerrilleros le ordenan que cierre su boca o sin no se llevaran a Julito también.
Allí estuvo el comandante del frente sangriento de nombre griento. Junefio no sabe de qué se trata todo eso, es un humilde trabajador y no tiene nada que ver con el conflicto armado, no le creen que no conozca la vida intima de gendri.
Julito muy somnoliento abraza a su madre en medio del terror infundido, lágrimas de desesperanza manifiestas, choza yace en el suelo rodeado de su sangre, el llanto de Julito es incontrolable, desespero, impotencia, sin saber que hacer se ocultan dentro de la casa hasta el nuevo día.
Ya han pasado dos días y el padre de Julito no ha vuelto, la familia queda al margen de los derechos de una calidad de vida que es ultrajada sin que nada ni nadie pueda detener los malvados armados.la madre de Julito no se cansa de buscar a su esposo pero no lo haya, se ha unido a otras esposas madres cabezas de familia que les han desaparecido sus hijos y esposos a la fuerza.
Valiente mujer que ha tomado las riendas a batallada con su corazón partido y su alma vuelta añicos, con suspiros constantes invocando en el pensamiento a su esposo, pero nunca se deja vencer, tiene un buen hijo que criar y una tierra que atender para poder subsistir.
La hermana de la mama de Julito se ha ido a vivir con ellos después de lo sucedido. Ella vivía como empleada del servicio en una lujosa casa en la gran ciudad añorando mucho su tierra donde se crio, no dudo el volver allí para ayudar a su hermana a cuidar su hijo mientras continua buscando a su esposo por cielo y tierra sin descuidar esta misma; su cansancio se nota pero su sueño se ha esfumado con la desaparición de su adorado lecho.
Julito recuerda la imagen borrosa de ese pequeño árbol seco que se movía lento. Muy distraído se dirigió al lugar y miro hacia atrás para ver si venia choza pero se acordó de que está muerta, pero el burro pulgas no lo desampara, allí está el tronco seco donde lo recuerda por última vez, lo toca temeroso con su mano, esta duro y su corteza es caliente, Julito sonríe y dándole la espalda se marcha creyendo que todo fue un sueño mágico, de repente una vos dice: ¡Soy un genio que encomienda misiones fantásticas para complacer solo un deseo!

— ¡Quiero encontrar a mi padre!
Sin parpadear Julito muy ansioso sin pensar si era sueño o realidad dijo.

— ¡Hooo…!ya veo, ¿no te intriga de donde vengo? ¿Si soy malo, si soy bueno?
Movía sus ramas repletas de hormigas y sus raíces acercándose a Julito.

— ¡Eres bueno! lo siento en mi buen corazón que a veces me duele.
No dejaba de mirarlo Julito anonadado de la verdad que parece una fantasía de hadas.

— ¡Haaa…! Tu corazón el motor de tu vida que la puede truncar ¿estás seguro de tu deseo? ¿No sería mejor un corazón que no te duela?
Le rosaban las ramas en el pecho a Julito dejándole hormigas que al instante trataba de quitárselas pero era imposible, comenzaban a subírsele por las manos sintiendo suaves cosquillas.

—Si me duele el corazón ¡pero me duele más al despertar en las mañanas y darme cuenta de que mi padre no ha llegado a casa!
Su vos se entrecortaba y sus ojos aguados en lágrimas hacían temblar las manos de Julito.

— ¡Así será pequeño como lo deseaste! pero primero harás lo que te voy a encomendar. Iras donde está la plantación de palmas aceiteras y deberás encontrar la hortaliza de tres colores; La amarilla que hará brillar de nuevo los horizontes, azul que será la lluvia que caerá del cielo para aliviar la maltrecha tierra después de que la roja se encienda como una marea de fuego que quiere calcinar las tierras para la agricultura.
El genio terminaba de decir la última palabra y este vuelve y se queda inmóvil.

Julito no deja de sentirse muy sorprendido. Este monta su burro pulgas y se dirige a la casa de taniza para contarle todo con lujo de detalles, pero la niña al enterarse desfoga risas burlonas, cree que Julito se volvió loco que muy serio la toma muy suave de su mano y la hala para llevarla al huerto de las verduras para que conozca al genio, no siendo más para taniza decide acompañarlo.
Después de un rato ya estando al frente del genio, Julito le habla pero este continúa allí inmóvil; Taniza solo ve a Julito hablar con un tronco seco.

—Julito es solo un tronco que se pudre cada día más y más.
Le metía el dedo al agujero taniza y le zafaba la corteza caliente y las hormigas invadían su mano de inmediato asustando a la niña que reacciona sacudiéndose las manos.

— ¡No se qué sucede! Esto cobro vida de repente y me concederá un deseo si cumplo lo que me encomendó.
Julito rondaba el tronco de derecha a izquierda rosándolo con su mano.

—Julito estoy preocupada por ti ¡te estás volviendo loco!
Taniza miraba muy extrañada a Julito que no dejaba de mirar el tronco sin parpadear.

— ¡no estoy loco! El tomo vida ¿no me crees?
Apagaba sus ojos Julito y no hablaba más terminando con un jadeo.

Taniza continua preocupada, ella cree que lo que le sucedió le atrofio su joven cerebro y no duda en ponerle la queja a la madre. Ella prefiere como sea con tal de que este vivo y sano, pero de todas maneras quiere llevarlo al médico que va hacer imposible, la guerrilla ha tomado el pueblo horizonte azul que después de varias horas de combate huyen del ejercito.
Esa misma noche ya en su morada taniza enferma se queja. Fue picada por un mosquito, la ruptura de sus glóbulos rojos liberan sustancias que estimulan el hipotálamo ocasionándole unas crisis espantosas. Sus padres lloran desesperados, no saben qué hacer así que se fueron para la casa de Julito, el hospital del pueblo quedo destruido, allí hay médicos valientes pero sus herramientas y medicamentos fueron robados, taniza desea estar con Julito quien tan niña teme alejarse de este mundo.
Ella quiere que vuelva y la lleve ante el tronco seco para saber si puede conceder su deseo, para soñar por última vez, entre sus padres se miran muy llorosos y desconcertados. Muy débil montando a pulgas con Julito se dirigen al huerto de las verduras, elfia le prohíbe a Julito ha cercase a taniza ya que lo puede contagiar pero este hace caso omiso.
Al arribar al huerto del as verduras al tronco seco la rondan miles hormigas, Julito le susurra que no tema a las hormigas que son inofensivas y que toque el tronco con su mano, pero de inmediato quita la mano la niña de allí y con su otra mano intenta quitarse las hormigas que recorren toda su mano hasta introducirse unas cuantas por su nariz que le hacen estornudar al instante saliendo los gérmenes que le hacían daño, taniza se desmaya pero a los pocos segundos comienzo abrir los ojos, a primera vista ve a Julito acariciándole su hermosa cabellera, de pronto ve como una rama seca le rosa su rostro hasta llegar al cuello, la niña desea ver que es, con una mirada de asombro y no de temor.

— ¿Qué piensas niña? ¿Seguirás pensando que es una fantasía de Julito? ¿O que esta sumida en un profundo sueño donde tu funesta enfermedad desaparece como por arte de magia?
Le decía mientras el genio se balanceaba en medio de su caminar.

—no puedo creer que lo que me decía Julito era verdad ¿tú me cucaras?
Taniza sonreía y el tronco seco muy efímero también, después de ocultaba tras unos arbustos por lo apenado que estaba con Julito.

—ya estas sana y te concederé un deseo ¡el que quieras! Pero tendrás que acompañar a Julito en su peligrosa aventura.
So volvió inmóvil después de decir la última palabra el tronco seco.

Los padres de los niños aparecieron allí preocupados y viendo el rostro de la niña misteriosamente luciente como si u viera sido un catarro lo que hubiera invadido su cuerpo. Sin dejar de dar las gracias los padres felices están por ver a su hija recuperada en un instante, pero a medida que se alejan taniza mira hacia atrás y grita: ¡deseo tener muchos juguetes!

Su madre la mira y cree que está jugando como acostumbra, pero las hojas secas en una ráfaga de viento envuelven el tronco en un torbellino que despliega siete colores acabando todo muy rápido como empezó.

En pleno día se encontraron Julito y taniza para volver al huerto y preguntarle cómo llegan hasta la plantación de palmas aceiteras, los niños parpadean y el tronco se mueve un poco y tomado por los hombros a cada niño dice: El águila púrpura los guiara hacia el lugar ¡cuiden el águila con su corazón! porque si la pierden de vista se perderán para siempre en aquel lugar.

El tronco vuelve a su lugar y queda de nuevo inmóvil, los niños se quitan de sus medias las hormigas que comienzan a subirse por sus pies, de repente un chillido del águila les llama la atención sobrevolando en círculos por encima de sus cabezas hasta posarse en el tronco seco con sus magistrales alas abiertas, al parecer tiene un collar y este destella con los rayos del sol, vuelve alzar el vuelo dejando una estela que brilla y desaparece en diminutas estrellitas destellantes, vuela dos veces sobre sus cabezas y los niños no dudan en seguirla en medio del canto de la diversidad de pájaros, se encaminan entre la maleza que les llega hasta las rodilla. El viento sopla muy suave y camina por un breve llano hasta encontrarse frente a un sendero creado por arboles, hay un pequeño montículo de tierra y se encuentra entre plataneras, el camino allí es cuesta abajo, las montañas se ven imponentes, gigantescas uniéndose una con la otra.

Julito y taniza no ven nada de extraño allí aunque saben que su tierra es fantástica, de repente las palmeras se mueven abriendo un camino para que los niños pasen, estas vuelven a juntase para ocultar el camino hacia la tierra fantástica, de pronto un racimo de plátanos cae , los niños se acercan allí y el águila parece volando en círculos de nuevo sin dejar de hacer su chillido, los niños miran el águila detenidamente cuando sin más el racimo de plátanos comienza a moverse sin razón aparente, taniza quiere tocarlo pero Julito selo prohíbe, el águila chilla más fuerte como queriéndoles advertir que allí hay peligro; la curiosidad es mucha y resultan tocándolo los dos, sus palmas de las manos quedan adheridas, un camino de hormigas se crea por allí y comienzan a amontonarse hasta que una figura se forma, los niños temerosos prefieren cerras los ojos.

—No teman niños soy el genio del huerto de las verduras.
Dijo mientras en toda su silueta se mueven las hormigas que no detiene su andar.

— ¡Pero el genio es un tronco seco!
Dijo Julito mientras sus manos se liberaban.

—Soy un genio que puede convertirse en lo que desee.
Se acercaba a Julito mientras le terminaba de hablar.

—No creo que seas el genio.
Incrédulo Julito no confiaba y tomaba de la mano a taniza.

— ¡Ya siento! Hay gantes muy malas por tus hermosas tierras pero no tienes de que preocuparte con migo.
Intentaba ganarse la confianza el genio de Julito arrojando hormigos al aire que se volvían corteza para que el águila las tomara con su pico.

— ¡Wau…! Si eres el genio, nos alegra conocerte
Sonreirán Julito y taniza.

—Los felicito han encontrado el camino para la tierra de la fantasía. Hasta aquí los acompañare.
Comenzaba a formarse de nuevo el camino de hormigas y deformarse la silueta.

— ¿No nos acompañaras?
Deseaba saber Julito.
—No puedo encaminarme por allí, quedaría atrapado éntrelos mismos deseos que debo cumplir.
Después el genio desapareció entre un camino de hormigas que se pierden de vista entre la maleza.

El águila se poso encima de un árbol de tres metros, tiene un largo tronco que se divide entre largas ramas y el águila se encuentra donde se dividen aleteando sus largas alas.
Julito iba a continuar caminando pero taniza lo detiene, ella sabe que deben subir por el largo tronco. Taniza muy ágil lo sube en un dos por tres, Julito comienza a trepar pero cuando solo le falta un metro para llegar, tiene que soltarse, el aire la falta y el dolor intenso en el pecho volvió, su rostro se pone pálido y muy sudoroso, taniza lo anima para que suba pero este le respondo que espere, que se siente muy exhausto.
La noche esta arribando y la luna resplandece entre las hojas de la plataneras que se mueven por la suave brisa. Definitivamente Julito tiene que descansar, se siente realmente cansado y con mucha sed, el águila no cesa de volar, el viento sopla de nuevo muy suave, Julito respira y se siente mejor y comienza a subir el tronco de nuevo, esta casi para llegar pero de nuevo sus fuerzas flaquean, taniza estira su mano tratando de alcanzar a Julito para tomarlo del cuello de su camisa, se esfuerza más hasta que logra tomarlo y halarlo, el mismo se ayuda lograr subir por completo, al momento el polvo se levanta volviéndose un espiral envolviendo el árbol, los niños se miran sorprendidos, todo se pierde de vista pero el espiral vuelve a la tierra hasta disipar su polvo.
El águila vuelve a parecer de la nada sobrevolando a los niños que deciden seguir la corriente de la cañada que desemboca en una majestuosa cascada, en el fondo de ese miedoso precipicio a la orilla se observa una choza, al lado tiene un molino de viento y desde su chimenea sale humo.
El águila vuela hacia lo profundo del precipicio y se posa e al lado de la chimenea y chilla, el eco lo vuelve interminable, los niños buscan por donde bajar pero no hay forma, Julito siente la necesidad de caminar por la caída de la cascada.
Julito mirando al frente se encamina, taniza inatenta detenerlo pero ella también siente lo mismo pero el miedo no los deja atreverse a dar el paso al vacio. Julito mirando a taniza tropieza y taniza siente como su mano se escapa de la de ella, su grito de se escucha y una extraña onda se distingue y Julito aparece abajo al lado de la choza, Julito la saluda voleando su mano muy pálido pero del susto que se llevo, sorprendida taniza cierra sus ojos y da el paso llena de temor pero cuando vuelve abrirlos se encuentra frente a Julito, ella sonríe, sintió un vacio dentro de su ser, intrigados por averiguar quien habita en esa hermosa choza van a la puerta y cuando se disponían a tocar una viejecita la abre, es muy decente, su nombre es nieves del sur, su cabello es blanco, tiene un ojo de vidrio negro, se ve como su fuera una bruja pero no lo es, hace toda clase de cosa con las raíces que consigue en su tierra fantástica.

— ¡Ha! Que sorpresa color rosa, que cosas, los esperaba entre mil rosas, bienvenidos a mi humilde choza.
Decía la viejecita sonriendo con sus dientes descoloridos y con un bastón de madera aferrándolo con su mano izquierda.

—Hola señora mi nombre es Julito y ella es taniza mi mejor amiga.
Con gusto se presentaba Julito.

—Mucho gusto jovencitos mi nombre es nieves del sur pero su corazón ya se los había dicho.
La viejecita le tocaba el pacho a Julito y luego a taniza con el bastón.

—Doña nieves del sur ¿vives sola?
Pregunto taniza muy dulce.
—Al parecer vivo sola pero me acompañan a toda hora los animales del bosque que me apasionan y nunca me dejan sola.
Miraba a taniza pero se enfocaba más en Julito.

— ¿Por qué dices todo en rima?
Levantaba su rostro taniza oliendo el delicioso aroma que sale de allí, ya no le importaba saber.

—Todo se torna más fácil y me vuelvo más ágil, hasta mi bastón suelto sin compasión, pues se convierte en una nube que los pondrá a volar a los dos.
Sonriendo la viejecita invito a entrar a los niños a su morada, huele a un dulce delicioso, es una sopa y se les ha invitado a disgustarla.

La sopa hierve pero las burbujas no revientan, suben por los aires y lo que hace la viejecita es tomar sus platos de madera de guayacán y las burbujas revientan al contacto del plato quedando allí la sopa lista para ser servida a la mesa, ella toma una cuchara de madera y revuelve la sopa para que se enfrié un poquito mientras termina de llevarla a la mesa para que los jovencitos la coman.
A Julito no le llama mucho la atención la sopa, por el aspecto de la sopa el niño no desea tomar la sopa pero apenado cerrando sus ojos la prueba; un sabor único, deliciosos, taniza espera a que Julito la pruebe y al ver sus gestos de deleite también la toma. Al terminar la sopa quedaron muy satisfechos y con mucha pereza, la viejecita los mira fijamente, los niños se comienzan a sentir mareados y Julito se siente respirar muy bien y con más energías que nunca.
Los parpados a Julito y taniza les pesan, el sueño los hostiga hasta quedar dormidos, la viejecita los abriga con mantas de lana. Los ingredientes de la sopa son: grillos del valle de fe de cuentos, agua de lluvia, cuernos de rinoceronte, melena de león, empella con dos pulgaradas de brebajes mágicos que le dan el delicioso sabor.
La viejecita no está haciendo nada malo, solo lo que tiene que hacer para que los niños pasen a la dimensión mágica de sueños.
Julito despierta, están dormidos encima de una roca y taniza se encuentra al lado del, este la mueve hasta despertarla, bostezando se hurga los ojos con sus manos para ver el águila que chilla de nuevo volando por los aires. Se encaminan por otro espectacular bosque, la corteza de los árboles son normales pero son abollonados de nubes, suben allí y continúan caminando, mil arcoíris pasan sobre ellos que van de árbol en árbol y el águila vuela entre los colores quedando plasmados en el águila por un instante, continúan caminando hasta encontrarse con un largo puente colgante, está hecho de lianas y troncos de árboles, ha estado por más de un milenio allí y su deterior es notable.
El águila se posa al otro lado del puente colgante, parece ser un risco muy pero muy alto que las nubes no dejan ver el fondo, da temor solo con ver el puente colgante que es mecido por el ímpetu del viento. Julito toma de la mano a taniza muy suave, esta se pone a caminar pero accede Julito a dar el primer paso y al contacto de la pisada el tronco podrido cruje, cada paso que da es muy sigiloso, el viento comienza soplar cada vez más fuerte, se aferran a las lianas con todas sus fuerzas, el puente colgante se balancea casi para voltearse y son detenerse continúan anhelando el otro lado, la liana comienza a deteriorarse en uno de sus extremos hasta que se revienta y el puente se sostiene de un solo lado, taniza desfoga un grito porque siente que va a caer, pero Julito aferrándose de una mano de la liana y con su otra mano toma a taniza que ya caía, invocando sus fuerzas Julito logra subir a taniza que aferrándose con sus dos manos se pone a salvo de la caía, con su corazón palpitando de temor logran llegar al otro lado.
El águila levanta el vuelo y los niños continúan siguiéndola, se encuentran con una cantidad enorme de arboles pero de piedra, en aquellas chozas sale humo de sus chimeneas, entran a una de ellas y ven que la leña está al lado y el fuego continua con su llamas, las hoyas son de piedra y muchas verduras están regadas por todo el polvoriento piso, el silencio abrazador entristece el lugar, las piedras allí tiene forma de personas trabajadoras del campo, nada parece estar normal, de pronto ven un hombre con su rostro oculto como si fuera un monje, solo se ve su larga barba blanca y cada vez se acerca más hasta que dice: ¡cada vez están más cerca de sus deseos! Es asombroso lo valiente que son, muchos desisten de su deseo y deciden volver porque los atemoriza encaminarse por senderos tan peligrosos, derrotados vuelven sin su deseo.

— ¿Quién es usted?
Quería saber taniza.

— ¿¡Ya lo olvidaron!? No puede ser, soy el genio del huerto de las verduras.
Dijo el genio mientras sacaba de su manga una orquídea amarilla, azul y roja, la arroja hacia los cielos y esta se convierte en un laurel donde sale un inmortal cóndor de fuego que se posa en el hombro del genio.

— ¡El genio es un tronco seco! ¡Ha ya me acorde! verdad que te puedes convertir en lo que quieras.
Dijo Julito muy desconfiado.

—A aquí mi nombre es emon.
Estiro su mano para alimentar el águila que desciende muy lentamente, el cóndor celoso se pone arisco y abriendo sus alas imponentes hace saber cuál es su lugar con el genio del huerto de las verduras.

— ¿Puedo ver tu rostro?
Muy curiosa taniza deseaba saber lo más pronto posible como es el rostro de emon.

—Si descubro mi rostro para ti, el destello radiante que envuelve mi rostro te quemaría tus ojos y quedarías ciega de por vida.
Dijo emon mientras alimentaba de nuevo el águila que se notaba muy prevenida.

— ¡No eres tan feo como el tronco seco!
Dijo taniza.

—Ja, ja, ja… nunca te dejas llevar por las apariencias, puedes equivocarte.
Dijo emon desfogando una última carcajada que fue llevada por el viento hasta el último confín de una tierra mágica.

—Emon ¿las piedras porque tienen forma de gentes?
Asombrado Julito desea saciar su curiosidad.

—En su mundo hay tanta gente mala que alcanza a corromper nuestro mundo, y alberguer el despiadado conjuro poderes en el más allá, sacrifico su fiel corcel y con su sangre mancho las nubes. rayos ascendentes se desataron en el cuerpo de alberguer siendo un hombre normal, decidió volverse malvado y despiadado, ya muy poderoso lleva consigo un bastón que tiene una esfera de hielo que al clavarla en la tierra la nubes se vuelven nubarrones y un chorro de luz sale desde la esfera de hielo, choca contra estas desplegando desde allí rayos que parecieran que fueran el sol, tan lucientes que llaman la atención de todos que no dudan en mirar indiferentes para deleitar la vista, al instante fueron convertidos en roca. Alberguer roba la alegría y el cobijo de una familia, el cálido ambiente y la prosperidad, todo quedo allí sumido en un silencio sepulcral y las almas quedan enclaustradas en la prisión de piedra de alberguer el despiadado creo.
Dijo emon mientras el cóndor desaparecía en una nube blanca y verde que recordaban el olor de las montañas.

— ¡Qué horror! ¿Pero tú lo detendrás, cierto emon?
Esperaba una respuesta taniza.

—Lastimosamente no tengo el poder y cualquier deseo es contrarrestado, pero ya arto de la maldad de alberguer me encamine entre tierras rodeadas de lava ardiente, me enfrente a bestias imponentes devoradoras de hombres, eludí montañas que se mueven y no dejan pasar al sendero siguiente, entre bosques mágicos malditos me extravié, pasaron muchas noches y muchos días, todo allí era lúgubre, la niebla parecía rugir y te envolvía con sus garras del frio y si mi mente no estaba preparada para ese desafío allí hubiera muerto de frio, escale montañas verticales donde la nieve no cesa. Después de salir de a ese lugar mi barba se volvió blanca pero desde la cima logre ver lo que buscaba, el luciente valle de fe de cuentos; Un rio lo traza de color blanco y verde, ese valle era mi lugar de destino, me encontré con un mago porque sus hadariposas me llevaron, no tiene ojos, es flaco y su cuerpo está lleno de escritos, son conjuros poderosos que después de muchos años le surgieron sin más ni menos y solo podrá ver esos escritos la mujer que logre reaparecer sus ojos en sus cuencas vacías, y así poderse mirar al espejo y recordar que después de la caída hay que volverse a levantar a como dé lugar. Es el único que puede enfrentar el poder de alberguer el despiadado, fue difícil hallarlo, la soledad es su amuleto contra las gentes vacías que solo se ocupan en juzgar y no hacen nada por ellos mismos, las guerras quedaron plasmados en sus ojos y este se le fueron desdibujando hasta desaparecer ¡anonadado que de yo! Al escucharlo pedir su deseo, su tristeza se siente en su vos, pero no deseo felicidad, solo deseo la liberación de los secuestrados.


—Que terrible que la maldad siempre acabe con la tranquilidad.
Dijo Julito con sus lágrimas que le ahogan con muchos recuerdos de su padre.

El mago asecha a alberguer y en cualquier momento será inevitable el confronta miento ¡que el sol y la luna le iluminen! El poder para que no sea derrotado y tal vez no sea catastrófico el resultado.

Emon se encamino con los niños por los laberintos de cavernas con miles de kilómetros, ruidos espeluznantes se escuchan en eco, las antorchas en sus manos querían ser pagadas por un viento frio de pronto unas grandes aristas caen muy cerca del cuerpo del genio que al instante aleja a los dos niños, es la gran araña que puede arrojar llamas un par de veces, es una defensa que la puede utilizar dos veces en el día, las llamaradas arrojadas por la araña alumbran la caverna, los niños se esconden tras una roca y resguardando sus antorchas del viento se encuentran muy asustados; Si sus antorchas se pagan los michimichis arribaran, son insectos parecidos a la hormigas, no tiene ojos, las antenas le duplican el tamaño de su cuerpo, tiene quince patas como un dientes para desgarrar, después de pinchar con su letal aguijón que adormece el cuerpo de su presa estando consiente, la comen lentamente después de desollar su piel.
Emon mueve su mano de derecha a izquierda y viceversa tratando de protegerse de la araña que evita utilizar sus llamas y despliega telarañas quedando atrapado el genio, pero este se desvanece y solo queda su antorcha encendida en el suelo, la araña extingue el fuego de la antorcha y emon vuelve aparecer brillando como una estrella en la oscuridad y en el preciso momento cuando la araña arrojaba sus llamas esta queda paralizada y emon huye con los dos niños de allí de inmediato, los michimichis se devoraron la araña que solo quedo desfogando solo humo, emon encuentra la salida siguiendo su corazón hasta que ven la luz del día de nuevo y solo las ropas de emon caen al piso, Julito las toma con sus manso muy sorprendido y voltea la prenda tratando de averiguar hacia donde fue el genio del huerto de las verduras pero el chillido del águila vuelve a escucharse y destella lo que lleva amarrado al cuello, siguen el águila hasta que arriban a un plantación de palma aceitera, pero es demasiado extraño porque están invertidas, nacen de las mismas nubes y casi rosan el suelo colmada de flores voladoras. Se desprenden de sus tallos y vuelan por los aires en la mañana, en las tardes vuelan a sus tallos de nuevo para resguardarse de la noche, también comen bichos que vuelan alrededor de las palmas aceiteras pero la hortaliza de tres colores no se ve por ningún lado.
Buscaron y buscaron hasta entrada la noche, ya cansados fabricaron un cambuche y al momento dormido en el mismo sueño son despertados por el águila que flamante vuela hacia las nubes. Los niños saben que tiene que subir por las palmas aceiteras pero como son tan largas lo dejaron para el día siguiente, el sueño los invade sin medida y vuelven a resguardarse, el águila chilla cada vez más fuerte hasta que les derriba el cambuche y vuelve alza el vuelo hacia las nubes, vuelve a descender y ascender.
Tiene que subir por la noche cuando están dormidos los flugors, son yucas, sus raíces que parecen inofensivas te atraen pero irrealidad mantiene un apetito interminable y su bocadillo preferido son los niños.
La subida por la palma aceitera la ven muy complicada, trepar por allí no va hacer sencillo, pero al tocar la palma sus manos se quedan pegados allí, la palma aceitera comienza a encogerse hacia las nubes llevando a los niños en un dos por tres, solo sintieron un tremendo vacio porque fueron subidos demasiado rápido, el vértigo fue divertido, vista tan hermosa para ver la noche abajo pero de día tan peligrosa aquí arriba.
Los niños se llevan la hortaliza y se encaminan de nuevo de vuelta. Caminaban distraídos observando las gentes de piedra, se encuentran con el mago que decide acompañarlos por un momento cuando de pronto aparece entre la maleza como si nada el despiadado, les hace temblar la tierra provocándole una caída al mago, Julito suelta de entre sus manos la hortaliza, taniza intenta recuperar la hortaliza pero alberguer hechiza la maleza y deja amarrada a taniza de pies y manos provocándole bastante dolor, de repente el viento se volvió un huracán que se convirtió en un torbellino, de inmediato se percata alberguer de que detrás de todo esto hay algo muy poderoso y intenta huir, el viento enfurecido se disipa y este escucha una voz que dice: ¡te he estado buscando por cielo y tierra! alberguer comienza a ver luces de mil colores a su alrededor que le dejan ver la vos que se pronuncio.
Alberguer cierra sus ojos y abre las palmas de sus manos, una esfera de luz brillante crea golpeando su bastón una vez, hace desaparecer las luces que lo incomodan, pero este ve solo desierto muy caluroso sintiendo un bochorno que lo ahoga, el despiadado abre sus manos y las lleva hacia atrás creando una capsula que hace disipar la ilusión del mago ayudado por la hortaliza de tres colores, al percatarse de esto se llena de confianza porque solo es un mago que crea ilusiones desconcertantes, así como un volcán enfurecido hace brotar lava desde las mismas profundidades de la tierra que humeante en un espiral la lava se dirige al mago que no duda en correr frente a la funesta lava con sus manos abiertas también, se sorprende alberguer cuando es rodado por muchas rocas, atrapado por un momento queda sin reacción, con una ráfaga de viento desde sus manos el mago hace caer al piso al despiadado esparciendo piedras por doquier, pero este vuelve a ponerse en pie en un instante ya muy enfurecido hasta desfogar mil rayos en un parpadeo al mago que no mueve ni un solo dedo, e interminables los milisegundos hacen volver más poderoso al mago creando un triangulo con sus dos manos que girando se dirige a toda velocidad contra alberguer, ve fácil contrarrestar ese poder cuando de nuevo es sorprendido, el triangulo se divide entres esferas que revientan en un humo espeso negro, alberguer crea vientos descendentes para disiparlo, este se da cuenta de que esta levitando muy alto por los aires, el despiadado tiene solo un chasquido para pensar, el mago lleva un paso adelante, alberguer se siente dormido, abre sus ojos y se siente atrapado en una total oscuridad tan fría como el hielo que al momento su cuerpo se comienza a congelar, después de un destello amarillo arriba la luz del día, alberguer abre sus ojos que casi se le salen al ver el reflejo de una gran esfera de fuego que lo parte en mil pedazos. Destella el color azul y las persona que yacían en piedra vuelven hacer normales, sintieron correr el tiempo estando en piedra seguirán adelante después de agradecer al extraño que un parpadeo desapareció. El color rojo destello y los niños volvieron a su lugar de origen despertando al lado del burro pulgas.

Al volver los niños a su tierra de inmediato se dirigen al huerto de las verduras y ponen la hortaliza de tres colores allí, a la tierra le comienza a suceder algo muy extraño, pereciera que se estuviera congelando, aquello extraño recorrió hasta el tronco seco; Una vista formidable fue en ese momento al ver el tronco seco tener su corteza luciente, crecer de inmediato como un gran árbol que florece tan hermoso que le brinda prodigiosa sombra al todo el huerto de las verduras.
Julito y taniza volvieron a ver el águila sobre volar el lugar. Por última vez hizo su chillido como si se estuviera despidiendo, los niños mecían sus manos correspondiendo el adiós.
El viento sopla cálido y los deseos comenzaron hacer cumplidos. El águila se dé vuelve y pasa al lado del Julito y lo lleva hasta un distante lugar de su tierra, un lugar en especifico, en el collar se ve un escrito que dice: ¡amo a Colombia! parce que la tierra estuviera removida, hay flores hermosas alrededor que germinan sin parar, las orquídeas eran las preferidas de junefio, Julito rompe en llanto de inmediato mientras taniza se dirige a su morada asombrada a contarle a sus padres su experiencia mágica, su corazón le dice que se dé vuelva, intento no sentir ni escuchar su corazón pero no le fue posible, se devolvió de inmediato cabalgando en su caballo, de repente sonidos estruendosos se escuchan, el caballo se asusta, se encabrita y taniza cae del caballo y se desmalla a cusa del golpe en su cabeza.
Lo que se escucha son bombas, se desato un inclemente enfrentamiento armado entre guerrilleros y paramilitares, las balas se escuchan trazar. Taniza comienza a despertar y muy valiente de nuevo monta su caballo y llega hasta donde esta Julito que se encuentra en el piso sin vida, con sus ojos y boca abierta, la niña limpia el sudor de su frente que todavía se deslizaba del esfuerzo que hizo, taniza con el oído en el pecho de Julito intenta oír el corazón de Julito que ya no palpita, ya el brillo de sus ojos no está, desesperada la niña sin saber qué hacer en medio de un infierno desatado por inescrupulosos intereses, taniza se acuerda de su deseo, cierra sus ojos y cambia el deseo de muchos juguetes por un nuevo corazón para Julito que le permita volver a la diversión entre juegos en su tierra prometida, de inmediato Julito reacciona y la niña halando de ese lugar para que no les pase nada malo , este se resiste a dejar su padre allí enterrado, pero tendrán que volver luego, cada vez son más bombas destructivas la que sacuden la tierra hasta que un silbido se adentra por los oídos de los niños y arriba a su corazón, fue demasiado estruendoso, hasta las montañas se movieron y un gran hongo subió hasta las nubes, el sitio del impacto fue en el huerto de las verduras quedando destruido en el afán de detener el enfurecido combate desde un avión militar. El gigante árbol que germino luciente para cumplir más deseos ya no existe.
El estallido acabo con la batalla campal, solo cráteres humeantes se ven y tierra cubierta de sangre que deja el combate.
La madre de Julito se tranquiliza al ver que su hijo que arribo sano y salvo, empaco unas cuantas ropas y salieron de allí despavoridos dejando a pulgas abandonado, intento buscar el rastro de Julito pero no lo hallo, fueron para donde la hermana de elfia, después volverá para recoger los restos de su amado esposo y darle cristiana sepultura.la familia de taniza fue desplazada también y nunca más volvió a ver a Julito que siempre lo lleva latente en su corazón.

j.c.n-19-julio-2011










Texto agregado el 31-08-2011, y leído por 223 visitantes. (1 voto)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]