La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / jcn / La princesita isabella y la orquídea de los tres vientos

 Imprimir  Recomendar
  [C:484891]

Un día después de que el invierno blanco ceso la prosperidad germino, los cálidos rayos del sol bañaron las ramas de los grandes guayacanes reales que apenas comenzaron a florecer de mil colores como ha de ser. Todo el mundo, hasta los animales comenzaron a sentir que el viento no había vuelto a soplar, extrañados porque los arboles nos se mecen junto con la maleza, y hace falta la brisa en el rostro, ya las aves no planean, nadie sabe qué ha sucedido, ¿será que la luna y el sol se harán disgustado con el valle de fe de cuentos?
La princesita isabella desde la torre más alta de su castillo mira por su ventana, desde el hermoso horizonte azul que se comienza desteñir una inmensa nube desciende y comienza abrazar las montañas muy lentamente, la princesita se confunde y pensando que podría ser le silba a su mascota mechas; es un cóndor de color verde que simboliza la certeza, es el último cóndor existente. Se dice que pinclametri siendo un temible cazador de coyotes que arrojan fuego por su hocico se ha enfocado tras el último cóndor.
La princesita isabella siente el sofoco en el entorno, las cosas no andan bien, todos esos acontecimientos son muy, pero muy extraños, tendrá que ir donde el mago de sus cuentos que se encuentra en las montañas caminantes, constantemente se mueven las imponentes montañas entre los cielos.
Mechas vuela alrededor del castillo y desciende, se posa en una carreta llena de frutos frescos, cerca se encuentra un corcel volador color púrpura, sus alas grandes, fuertes y poderosas pueden volar muy rápido entre las montañas del valle de fe de cuentos.
La princesita monta su corcel, relincha retrocediendo unos cuantos pasos y con las patas traseras se impulsa y alza el vuelo, mechas vuela detrás tratando de picotear los cabellos de la princesita isabella que están enredados por el aire producido por la velocidad en que vuelan, pasan por encima de hermosas selvas tropicales de mil colores, ríos burbujeantes los cuales se levantan por los aires que estallan en mil gotas de brisa y caen al rio de nuevo, vuelan más lento queriendo ver a los tricornios salvajes corretear libres como el viento que un día se desvaneció en el valle fe de cuentos. Al estar cerca de las montañas caminantes los grande árboles marchan para ver el crepúsculo por encima de las montañas que siendo tarde arribaron a tiempo.
Son dos montañas las que se están moviendo, las otras se encuentran descansando después de haber estado toda la noche caminando, ya están esperando el alba para ser bañadas por el refrescante roció que les brinda el hermoso cielo, la princesita mira a mechas sobrevolando una de las montañas que están quietas, el mago de sus cuentos debe estar allí, sin duda el corcel desciende en un despejado montículo, la princesita se bajo de su corcel y por un sendero se encaminaron montaña arriba que parece que tuviera hambre ,le rugen las entrañas de la tierra, un aroma a masa inunda el lugar siguiendo este la princesita hasta que es guiada al lugar.
El mago se encuentra asando arepas y de espaldas a la princesita dice: te estaba esperando princesita.

— ¿Cómo sabias que venía a buscarte mago?
Dijo la princesita con sus ojos bien abiertos.

—Mis orquídeas de siete colores que solo cambian de colores cuando la princesita isabella está por los alrededores.
Dijo el mago mientras volteaba sus arepas para que se asaran por el lado que faltaba.

— ¡Oye mago! En este lugar también hay cosas mágicas como en mi valle.
Quería saber más de ese lugar la princesita isabella.

—Si princesita todo es magia por donde observes ¿a qué debo tu honorable visita clandestina?
Miro el mago con sus ojos atemorizantes.

—Señor mago sin explicación el viento se fue del valle de fe de cuentos y sus anhelados soplidos no se han vuelto a sentir.
Dijo la princesita con mucho pesar.

— ¡No es posible! El señor de los vientos huracanados escapo de las cloacas ardientes entonces, es muy poderoso, consume el viento de cada lugar donde va, desatando el calor infernal para acabar con las tierras mágicas ya que le molesta todo lo colorido, solo les hace sentir satisfacción cuando lo árido alcanzado le bello.
Dijo el mago muy serio.

—Mago entonces por lo que me dices el valle de fe de cuentos será convertido en una tierra árida sin la esperanza para los verdaderos sueños.
Muy preocupada la princesita se ponía nerviosa.

—Esa es la triste realidad princesita ¡pero no todo está perdido! El malvado no es intocable y su ser irracional puede ser destruido y los vientos podrán volver hacer liberados, ya que el vasallo sin cabeza itingor encierra los vientos en nubes negras que destroza todo a su paso, protegiéndole la espalda a su amo.
Dijo el mago con ojos de revancha porque itingor le desvaneció su risa con su hechicería vulgar.

—No le temo al malvado, mi corazón es guerrero ¿pero cómo puedo liberar los vientos del malvado señor mago?
Desenvainaba su espada de estrellas nacientes la princesita isabella.


— ¡Tranquila princesita! Hay que llevar todo con calma, la orquídea de los tres vientos es la solución.
Dijo el mago mientras comía de sus arepas y se chupaba sus dedos disgustando el sabor de la mantequilla de vaca que unas hadariposas lo preparan y se lo llevan.

— ¿La orquídea de los tres vientos? Nunca había escuchado sobre esa flor.
Cada vez se sorprendía más la princesita que acariciaba sus cabellos sin cesar.


—Claro princesita que nuca había escuchado de la orquídea de los tres vientos, solo germino en el día hoy, cuando tu corazón sintió la necesidad de reclamar libertad.
Miraba el mago fijamente a la princesita terminando de devorar su último pedazo de arepa.

— ¡Mago! ¿Dónde puedo hallar la orquídea de los tres vientos?
Intrigada la princesita quería verla y tenerla en sus manos.

— ¡No se! pero las gotas mágicas del diluvio universal te mostraran el camino hacia la orquídea de los tres vientos. Yo te llevare donde se encuentra las gotas mágicas del diluvio.
Cambiando de un momento a otro el estado de ánimo del mago pensando se quedo en silencio.

La princesita le hablo al mago pero este no le respondió, durante horas estuvo en silencio, el cantar de los pájaros alegran el sonido pero la niña no para de hablar pero el mago prefiere seguir callado, muy serio mira hacia otros lados pero en realidad desarrollando sus sentidos ya analizados en palabras, expresiones y su forma de respirar silba en un eco interminable, un chillido se escucha. Es el dragón de tres cabezas que con su piel puntiaguda y sus largas alas, eficientes vuela dejando una estela naranja que baña las nubes de ese color solo por un momento.
El mago trata de sonreír chasqueando sus dedos y desparece en una humarada y a perece montado el dragón, la princesita alza el vuelo en su corcel púrpura. Irán en contra de los vientos del oeste y se introducirán entre el arco de nubes, la cual es un portal para ir al mundo del agua, es custodiado por ondescrin, con su barba blanca y muy larga, una corona de oro, ojos negros, piel blanca en una de sus manos y negra en la otra, en su mano derecha tiene un bastón muy largo que le llega hasta la cabeza el cual golpea una vez contra la punta de sus zapatos de piel de cordero, el arcoíris sale de allí para que el horizonte no deje de verse mágico.
El mago arriba allí con la princesita y se sorprenden de lo que descubren, ondescrin yace en el suelo mal herido, sangra por su boca, sus palabras no salen, la princesita se agacha quedando de rodillas, le rosa su cabeza con sus suaves manos, su espada brilla aliviando su dolor pero será inevitable que ondescrin muera, este les dio las lleves antes de morir Las cuales abren un pequeño cofre de madera de guayacán real; Cuando se abre una nube en espiral salen del lugar, abriéndose el portón cuando la nube se expande en el cielo. Atravesaron por allí el viento soplaba en todas direcciones, es un paraíso, todo es un bosque de agua, cuando se dan pasos en ese lugar y lo que se toque se expande en hondas y vuelve a su estado original.

El viento cuando sopla sacude los arboles que despliegan gotas cayendo un leve roció que refresca la piel de la princesita y del mago que dice: ¡quédate en este lugar que estarás más segura!
El mago emprendió una carrera, una luz se vio brillar en forma de arco y el mago despareció dejando salpicar una gran cantidad de agua por los aires. El mago a perece en una llanura reverdecida, las gotas de agua levitan casi rosando el suelo como esferas por doquier, el mago camina con cuidado porque al reventar una de las esferas de agua universal claudicara cualquier ser ante el poder de este que desfogara con torrentes de agua que atragantaran hasta ahogar, pero el mago sabe cuáles son, las que destellan llamando más la atención para engañar.
Es muy difícil tomar las gotas mágicas del diluvio porque estaban rodeadas por gotas que destellan. Mueve su mano derecha haciendo un círculo provocando un leve aire para que las gotas que destellan se desplacen suavemente y no revienten.
El mago abre las palmas de sus manos hacia arriba creando un espiral de llamas que acogen las gotas mágicas del diluvio, el mago saca de su bolsillo una pirámide de cristal miniatura, allí quedan guardadas las gotas mágicas del diluvio universal, y cuando el mago se disponía a regresar de nuevo es encerrado en una esfera de agua creada por el señor de los vientos huracanados cuando sin más cae al frente de la princesita la pirámide de cristal.
La princesita isabella extrañada la toma con sus manos y se le viene una imagen a la mente del mago encerrado en una esfera de agua, no lo puede ayudar, tiene que continuar su marcha y apurándose la princesita monta su corcel ya que se ve arribar un tornado logrando eludirlo la princesita sin ningún problema. La princesita guarda la pirámide de cristal, mechas aparece de la nada y vuela dos veces alrededor de la princesita y esta se percata de que su mascota quiere que la siga y como un rayo veloz el corcel púrpura aletea constante pero la princesita es enceguecida por un resplandor. Es el bosque de los espejos y a donde dirijas tu mirada hallaras tu reflejo, la princesita desciende en su corcel ordenándole muy suave con las riendas, también hay que tener cuidado en ese lugar, los espejos son los troncos de los arboles, la vegetación te hace parpadear y si lo haces más de dos veces en un instante se encontrara perdido.
La princesita mira su reflejo, implacable vanidad, se acerca más al espejo para detallarse lo hermosa que esta el día de hoy y mechas se arroja en picada y pasándole por el lado de la cabeza esta se asusta dejando de mirar el espejo, si no quita la mirada de allí hubiera sido víctima de las garras temibles del reflejo que con su rostro macabro y la princesita en su afán de ver hermosura ignoraba el rostro que esta de tras.
la princesita no deja de sentir algo turbio en su corazón que ronda en el bosque de los espejos, la princesita cierra sus ojos, camina guiada por su corazón, el reflejo malevo la sigue por cada espejo, los espejos se sienten crujir para ser escuchado con su poder malevo, pero la princesita decidida llega hasta donde hay un circulo de espejos muy altos y uno al lado del otro, los rayos del sol salen y dan en esos grandes espejos provocando un fuerte destello que aunque están los ojos cerrados estos desean abrirse.
La princesita lucha, saca la pirámide de cristal que le sobresale un tallo y entre los destellos se ve la orquídea de los tres vientos, la toma pero al momento se la arrebata el señor de los vientos huracanados que no dudo en carcajearse. La princesita desenvaino su espada que luminosa, puso la empuñadura en el centro de sus ojos, un chorro de luz salió de la punta de su espada y bloqueo los rayos del sol, así la princesitas pudo abrir sus ojos dirigir su espada hacia el malvado que dejándolo inmóvil le quita el la orquídea ante su mirada asombrada.
La pirámide de cristales abre y las gotas mágicas del diluvio salen de allí levitando hasta bañar la orquídea de de los tres vientos; de su sépalo dorsal comenzaron a crearse unas pequeñas estrellitas, sus pétalos prendieron de siete colores, el sépalo lateral despliega vientos disparando el choro por los cielos, el pétalo inferior se vuelve tan resplandeciente que en un abrir y cerrar de ojos el lugar quedo invadido por fuertes vientos que fueron evaporando las células de la piel del señor de los vientos huracanados, se fueron deteriorando hasta que no se volvió a existir en ningún mundo, los vientos llegaron hasta el bosque de agua donde el mago de sus cuentos pudo ser liberado. El cazador pligametri renuncio a cazar el último cóndor por que temió lo que vio en el horizonte.
La princesita isabella volvió a montar su corcel y tan rápido al lado de mechas volaron con dirección al valle de fe de cuentos.las gentes estaban comenzando a sofocarse y las flores luminosas por montones se estaban marchando del valle.
La princesita pone en el pico de mechas la orquídea de los tres vientos y esta alza el vuelo hacia los cielos, desde muy alto entre la nubes deja caer la orquídea que en un estallido de chispas los vientos aparecen desde los tres destinos, así en el valle de fe de cuentos lo fresco se volvió a sentir en el entorno.
El mago cuando fue liberado volvió a montar su dragón y volvió a las montañas caminantes a descansar de la odisea peligrosa que se encamino, pero todo a salvo volvió y quedo.

j.c.n-junio-6-2011



Texto agregado el 01-09-2011, y leído por 164 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
2011-09-01 01:53:00 bien!! saludos. ruller
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]