La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / jcn / Las aventuras de turco y laica La cantina del barrio

 Imprimir  Recomendar
  [C:488396]

Turco y laica son dos perros que viven en el solar de la casa de la abuela mira. El matrimonio de los dos perros es eterno, lleno de ladridos y pulgas que flechan sus corazones tras cada poste de energía que ven.

Turco no ha podido ni salir a la esquina, si su amada se da cuenta le ladra a punta de cantaleta durante interminables trescientos días.
Turco y laica han sido invitados para una finca, no es muy divertido para turco, pues el aguardiente está prohibido, eso es inconcebible para el que se “entapiña” y con su liquido para el aliento intenta cogerle el sabor a la vida. Al partir turco en la camioneta ve a sus amigos que se sientan en la cantina para comenzar a beber con guascas que son el sabor para llenar las venas de alcohol y hasta perder la razón.
Turco con su tristeza a cuestas no se deja notar pero una idea alumbra el bombillo en su mente, se saborea con su lengua la miel del alcohol que saciara su hígado hasta reventar.
Turco se plantea una estrategia a sí mismo y dice después de unos segundos: ¡huyyyy...! tengo que volver al solar hacer una diligencia, olvide arreglar el techo, si llueve la casa de la abuela mira se puede inundar ya que los nubarrones aparecieron en el horizonte acordándome.

Así que turco tomo su maleta y ansioso partió de vuelta a tirar todas sus canas al aire ya que laica no estará por los alrededores para molestar a punta de cantaleta que ensórdese los oídos y “hasta los ojos”.
Laica no cree que turco haya olvidado eso, ella sabe que es la que manda. Laica no se queda con nada, sus sospechas la carcomen entre sus celos posesivos.
Algo entre manos lleva turco; piensa laica sin darle cabida a nada más.

Turco emprendió el viaje de vueltas que dura más de una hora, no arribo ni siquiera al solar y a la cantina fue aparar, con las copas arriba brindan; pepe el burro con sus dos amigos los saltamontes, cachos es el toro del potrero del barrio quien ya esta ebrio y habla en letra pegada los tres perros lobo del comando de policía que son los más escandalosos, ebrios no dejan de abrasarse después de tomar cada trago al son de cada canción.
Don vinagrillo es el perro pinscher y borracho es un cansón, se queda dormido después de vomitar todo a su paso.
Turco esta asando sabroso, ya están bailando con las tres mirringas, las perras gran danés del barrio que no han dejado de bailar ni una sola pieza.

Sin previo aviso laica empaca sus maletas y se dirige hacia el solar de la abuela mira donde debe estar turco muy juicioso terminando de repara el techo.
Alguien le da aviso a turco de lo se le avecina, este no para bolas, solo quiere más música movida para continuar con el fenomenal baile, todos en la cantina gritan al tiempo festejando de la música movida, el lugar se estremece y hasta las botellas de licor se quebraron, la música se apago. Chorquio es el ayudante del cantinero cierran las puertas del negocio en un dos por tres y huyen despavoridos.

¡Que se defiendan como puedan!
Grito el cantinero antes de perderse en la siguiente esquina.

— ¡Muy bonito! Si como no “arreglar el techo” lo que vino fue arreglar las tripas con aguardiente. Degenerados, vagos, alcohólicos, mujeriegos, ¡para eso si están de primeros! Porque de segundo esta poner el dinero de la casa si vea que hermosura de vida, turco a dormir con las pulgas porque ese tufo no se lo aguanta ni su propia sombra “¡que rasquita!” Para adentro ¡ya! Que ¡ya!
Con sus pelos parados laica se enfadaba cada vez más.

— ¡Haa…! E avemaría mija ¡yo borracho! No te dejes llevar por las apariencias vida mía.
Eso fue lo último que alcanzo a decir turco después de que dormido quedo.

— ¡qué partido de borrachos!
Termino por decir laica con su rabo entre las patas.

Turco fue entrado de las orejas a la casa y después al solar donde las pulgas esperan ansiosas festejar con la sangre de turco que al asomarse a la mañana siguiente la rumba no ha parado y acongojado mira desde la copa de un árbol de guayabas.

j.c.n-24-julio-2011

Texto agregado el 01-11-2011, y leído por 148 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]