La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / KARISTESE / Emanuel parte 13

 Imprimir  Recomendar
  [C:489479]

Sonia y Emanuel regresaron a casa, de inmediato al verla entrar Casandra sin pensar la abrazó, y le expresó que nunca la deje sola que es como su mamá su mejor amiga, por la noche Emanuel para enmendar su error intento “tocar” a Sonia pero la respuesta de ella fue de rechazo, ya que no es la forma de solucionar las cosas.

Días después, por la mañana Emanuel llega a su trabajo, y se encuentra con la noticia de que lo bajaron de puesto, y que tiene que entregar las llaves de su despacho ya que ahora pertenecía a otra persona.

-disculpa, pero la puerta de mi despacho no abre. – dice Emanuel a su secretaria
-lo que pasa es que usted ya no puede entrar a su despacho, el jefe le dejo esa carta.
-¿pero por que? señor, que pasa por que no puedo entrar a mi despacho.
-mira, Emanuel mejor pasa a mi despacho y te digo lo que esta pasando, mira lo que pasa es qua llego una persona que puede hacer lo mismo que tu es mas joven, lleno de vida, con nuevas ideas, y pues tu…
-yo que, yo llego temprano todos los días, soy responsable, entrego mi trabajo a tiempo, esto no es justo.
-pues, sino te gusta, toma tus cosas y vete. Si te quedas trabajaras en el piso de abajo junto con tus compañeros en el cubículo 4.

En ese momento se sintió un hombre viejo sin chiste, se sintió muy mal, bajo al nuevo piso donde ahora tenía que trabajar. Era un piso lleno de gente nueva, gente joven, al entrar al cubículo 4 lo recibió rebeca una recién egresada de la carrera de leyes, experimentada muy joven y bonita.

-licenciado, buenos días, yo soy rebeca castro.
-buenos días, creo que ya voy a trabajar aquí.
-si claro, aquí hay mucho trabajo. – dice rebeca sin quitarle la mirada Emanuel.

De pronto Emanuel. Recibe una llamada de Sonia, donde le dice que Karla había desaparecido, y que dejo una carta donde decía que iba abortar, y que ya no iba a regresar, de inmediato Emanuel salio corriendo a buscar a su hija, al pasar por Sonia a casa, fueron a buscarla pero Karla no logró avanzar gran cosa estaba a tres calles de llegar a casa de una partera que realizaba abortos clandestinos, al verla, Emanuel se bajó del carro, y corrió a ver a su hija la cual estaba decidida a abortar, pero el a jaloneos la metió al carro.

-pero que te pasa – dice Emanuel
-déjame en paz, a ti que te importa mejor vete con tu novia.
-no, no te dejo en paz, eres mi hija y me importas.
-¿que? ¿Yo te importo? Si yo te importara, no estaría embarazada, si hubieras hablado conmigo, si me hubieras querido.
-hija, yo te quiero, eres mi hija y me importas te metes en el carro.

Con pleitos malas palabras Karla se metió al carro y regresaron a casa, significaba que alguien se tenía que quedar en casa a cuidar a Karla para que no se volviera a ir, por la noche Sonia y Emanuel platicaban.

-creo que debes de ponerle reglas a tu hija, ya que ella a mi no me quiere, me odia el que ella viva aquí en casa generara problemas.
-pero tenemos que ser tolerantes – dice Emanuel.
-si, pero a ella no le importa, ¿me estas poniendo atención? – dice Sonia
-¿que? Perdón, estoy pensando en otra cosa.
-pero en que, que te pasa.
-me bajaron de puesto, y no se por que, de pronto llegue a la oficina y no abría mi oficina, luego mi jefe me dice que me bajaron de puesto.
-¿por que, hiciste algo malo?
-por que llegó un nuevo, que es mas joven que yo, que trae nuevas ideas.
-pero bueno, mientras no te corran todo esta bien. – dice Sonia


Al paso de los días los pleitos y las groserías por parte de Karla eran mayores, desde aventarle el plato de comida o romperle la ropa, pero Emanuel no era capaz de decirle a su hija que no tenia que ser grosera, que tenia que respetar a su novia, en lo que seguían los pleitos en casa, la mejor amiga de Sonia, Roberta confirmo su noviazgo con Carlos, estaban viviendo juntos.

-amiga, habla Roberta.
-que paso, donde andas. – dice Sonia.
-pues estoy en casa, pero no estoy sola, estoy con Carlos
-¿con Carlos?
-si, ya formalizamos nuestra relación.
-a que bueno saber eso, me da gusto por ti.
-si, pero no te oyes bien – dice Roberta.
-pues no, no estoy bien, Karla intento abortar.
-¡pero como! ¿Cuando paso eso?
-pues, un día al ver si estaba en su cuarto ya se había ido, dejando una carta diciendo que ella iba abortar, yo le hable a Emanuel la fuimos a buscar, la encontramos, regresó a la casa pero ahora se pasa de lista conmigo, me insulta, es muy grosera.
-oye pues tu dile algo, no te dejes.
-no quiero mas problemas con Emanuel.
-pues si, pero por evitar problemas con el, tu tienes que aguantar a esa.
-si lo se, pero mejor le doy por su lado y trato de ignorarla, en todo el día no sale para nada de su cuarto, no hace nada.
-oye, ¿sabes algo de tu mama y papa?
-no, ni idea no se nada de ellos desde hace mas de 1 año, no me habla pasa saber como estoy ni nada.
-¿y tu no les has hablado o intentado hablar?
-no, no me interesa.
-amiga, si dime, tengo algo que decirte.
-¿que pasa? – dice Sonia
-creo que estoy embarazada.
-amiga, que felicidad, ¿y ya te hiciste alguna prueba?
-no, pero tengo un retraso, y eso no es normal, aparte, estoy conciente de lo que hago.
-pues ojala amiga, te lo mereces.

Como vemos en este capitulo, Sonia regresa a casa, pero tiene que lidiar con las malas actitudes de Karla, su mejor amiga puede que este embaraza, entre la mamá de Sonia y ella no hay una buena relación. Y Emanuel conoce a una bella mujer en la oficina que vendrá a cuasar más problemas en la vida de Sonia y Emanuel.

El embarazo de Karla ya estaba avanzado, cuando ella quiso abortar, cuando llego la hora de que Karla diera a luz, fue un jueves por la noche como a eso de las 11 de la noche cuando Karla empezó a gritar que sentía unos fuertes dolores en el vientre que estaba por nacer el niño. Emanuel se la llevo al hospital, en lo que Sonia cuida a Casandra.


Ya en el hospital Emanuel no pudo entrar a la sala de parto, fueron más de 8 horas de labor, hasta que de pronto sale el doctor con una cara de no traer buenas noticias

-señor…
-si dígame, como esta mi hija.
-me temo que su hija y su nieto tendrán que quedarse en el hospital.
-Pero por que, que pasa…

Continuara…

Texto agregado el 20-11-2011, y leído por 111 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
2012-01-29 20:50:34 Que triste, las vueltas que da la vida... arcangel_solar88
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]