La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / jcn / Ojos de otoño

 Imprimir  Recomendar
  [C:489943]

En otoño las hojas secas de los arboles dibujan en los troncos de los arboles los nombres flechados dentro de un corazón dimensional. Yirguen y niany.
Amado amor que entre dos se construye con el alma sentida de corazón, el mundo gira a su alrededor encontrando el cielo en su entorno donde se disipan de la rutina del mundo, se entregan al vértigo de un mar agitado y candente que los envuelve sin anclar ¿para qué? No naufragar porque están en la misma fragata que es cubierta por una brisa tibia que los lleva a la isla del amor.
Los ojos de otoño de niany llevan a yirguen por los horizontes sentidos, el viento no los deja de consentir y nuevos escritos en los troncos de los arboles se forjan lucientes, hacen que sus ojos brillen eternamente entre la infinita oscuridad donde la vida siempre continua.
Sin duda los ojos de su amada son de otoño y mientras camina las hojas recorren por los aires a su alrededor. Abrazarse, sentirse sus latidos y la tibia respiración mientras se dicen al oído: ¡te amo mi vida!
Todo es cálido a su alrededor, protegidos del mundo dañino que los envidian por su amoroso destino que pueden concebir en un bosque en medio de la isla del amor donde los dos son uno en su gran morada natural, el canto hermoso de los pájaros hace sentir su vida más lenta donde el entendimiento desvaría por completo.
En una isla de amor juegan a esconderse de besos arrojados entre pétalos púrpura que viajan volando hasta encontrase con los labios anhelados que bien recibidos en su corazón lo han plasmando, como los rayos del sol entre el frío acarician su piel, nubarrones en el cielo se ven aparecer, llueve algodón y su lecho suave y sediento de pasión, incandescente sus nombres flechados dentro de un corazón entre las grandes montañas germino.
Mucho cuidado hay que poner y más de los sexto sentido hay que tener, el amor que allí germina cada día a vuelto a la vida a los árboles que curiosos a la media noche asechan intentado descubrir como es el amor, porque nació y hasta el final a los dos llevo.
Se acompañaron el resto de sus vidas y aquel bosque que cultivaron en medio de la isla del amor nunca se marchito, muchos pasan por allí y después no les gusta partir.

j.c.n-agosto-11-2011

Texto agregado el 28-11-2011, y leído por 184 visitantes. (1 voto)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]