La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / glori / Premonición (Reto fantástica)

 Imprimir  Recomendar
  [C:496415]

Todos sabíamos que estaba loco. Eran constantes sus delirios acerca del bien y del mal. La gente se reía de sus excentricidades, y algunos hasta lo consideraban peligroso. Sin embargo, jamás le hizo daño a nadie. Pero su comportamiento no parecía normal. Llevaba siempre colgado del cuello un amuleto que, según él, le traía buena suerte. Era común verlo disertar sobre eventos catastróficos de todo tipo. El final estaba cada vez más cerca. Pronto se acabaría la maldad, la injusticia y el odio, entre los seres humanos. Una nueva oportunidad, un mundo mejor era lo que pronosticaba constantemente.
Todas las tardes, al salir de la escuela, mis amigos y yo lo veíamos en la plaza del pueblo. A veces me detenía para conversar con él, y en ciertos momentos, creí notar una extraña conexión entre nosotros. Se llamaba Juan, pero le decían “El profeta”, y se burlaban de sus alocadas especulaciones. Pronto nos acostumbramos a aquella particular característica suya de hablar del fin de los tiempos. Sus pláticas nos resultaban interesantes; notábamos cierta lógica en algunas de las teorías que pregonaba.
Pasaron los años. Un día nos enteramos que había fallecido, y al poco tiempo sus vaticinios se empezaron a cumplir. Por supuesto, yo no me sentí asombrada. Las investigaciones científicas siempre explicaron las causas de los desastres naturales. ¿Por qué iba a creer en profecías?
Pero esa mañana recordé su última premonición: “Muy pronto despertaremos con la noticia de que a la humanidad le quedan sólo unas horas de vida”. Me hallaba a unos cuantos kilómetros de la ciudad más cercana en mi casa de descanso ubicada en la parte más alta del acantilado. Recuerdo que contemplaba el océano con gran atención cuando comenzó a soplar un fuerte viento. A lo lejos pude ver una ola inmensa acercándose a la playa. Bajé la escalera. Estaba segura de que se había desatado la gran hecatombe: terremotos, huracanes e inundaciones. El pánico comenzó a atenazarme la garganta, reprimí un sollozo, y salí de la cabaña. En ese momento las olas arrasaron con todo lo que encontraban a su paso. Luché cuanto pude, pero sentí que me hundía sin remedio. De pronto, una mano me tomó y tiró de mí con fuerza. No estoy segura de lo que ocurrió después. Desperté en mi habitación aterrorizada. La cabaña estaba destrozada. Un objeto brillante relucía en el piso oscuro. Lo observé perpleja, y al instante lo reconocí. Era el amuleto de Juan.





Texto agregado el 29-03-2012, y leído por 206 visitantes. (7 votos)


Lectores Opinan
2013-04-05 19:47:27 Me encanta la manera como logras seducir al lector con tus cuentos... mapata
2012-05-03 22:34:13 Una historia cuya génesis resultó de ardua concepción; un reto más una consigna poco maleable para la imaginación. No obstante, has resuelto con oficio y soltura el trance, con este cuento atrayente y entretenido. Mis cinco ojos para vos. Salú. leobrizuela
2012-03-31 05:51:54 No tengas pena, muchacha, a pesar de la hecatombe, la televidión funcionaba. Hay esperanza. za-lac-fay33
2012-03-30 13:50:02 MUY BUENO***** lagunita
2012-03-30 01:27:10 Uffff. Me quedé erizada toda, toda. Impresionante relato y una excelsa narrativa. SOFIAMA
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]