La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / KARISTESE / Es tiempo de elecciones parte 1

 Imprimir  Recomendar
  [C:502341]

Es tiempo de elecciones

Fue hace 6 años que me separé de mi pareja. Por motivos políticos, he de decir que me molesta hablar de política, porque nunca quedas de acuerdo con nadie siempre sales peleado porque es un tema en el que hay divisiones. Para empezar conocí a Rafael en la universidad, él iba a tomar unos cursos de inglés, recuerdo que lo veía llegar a las 11 de la mañana y siempre a esa hora cambiaba de salón, y por casualidad una amiga lo conocía. Ellos eran compañeros en la secundaria, y me lo presentaron en una fiesta, después de salir más de dos años porque siempre me hice del rogar. Empezamos a salir como novios un 26 de septiembre tres días después de mi cumpleaños, el tiempo pasó y me sentía muy bien a su lado. Puedo decir que era lo que estaba buscando, siempre estaba de acuerdo conmigo me daba todo desde detalles por mínimos que eran y sobre todo amor. Siempre salíamos juntos y respetaba mi espacio y yo el de él. Siempre pasábamos los fines de semana juntos, mi familia lo conocía mi madre le decía yerno sin todavía casarnos, la familia de el también me quería, todo era felicidad. Fuimos a la playa en un viaje relámpago por motivos míos de la escuela. Y en la playa me propuso matrimonio y acepté. Nunca preparamos nada, creo que no es necesario hacer una fiesta enorme y gastar mucho dinero para un enlace matrimonial solo con una reunión y nada más. Todo era felicidad hasta que llegó el tiempo de elecciones. Lo peor que me pudo haber pasado, mi ex novio es economista y en ese momento se volvió analista de política. Como dije antes, cuando hablas de política siempre sales peleada, y así fue.

Las campañas políticas en televisión, radio y medios impresos empezaron a aparecer y a invadir todos los anuncios, ataques entre políticos, partidos políticos, estudiantes inconformes con un candidato, marchas por la cuidad, debates por televisión, yo estaba harta, para mi desgracia yo trabajo en una televisora, y mi el que en ese momento era mi prometido estaba en desacuerdo con las políticas de esa televisora.
Al paso de las campañas y prepararnos para un nuevo presidente, un día después de ver un debate sintonizado por el canal en el trabajo, estábamos cenando y él se encontraba haciendo algunas anotaciones en su libreta, cuando hice un simple comentario como el de cualquier persona que tiene el derecho a opinar, me sentí tan mal, que el sueño se terminó.
Estábamos en la mesa me encontraba cenando, la tele estaba prendida el programa había terminado, cuando dije “creo que el candidato de traje negro dice la verdad” su comentario me dolió tanto, no lo podía creer. Me dijo “no inventes catalina estas pendeja o que, oye que les dan en esa empresa ¿eh? ¡Dímelo!” y me tomo de los brazos y me jaloneo.

Me asusté tanto, siempre lo había visto tan noble conmigo, siempre después de terminar de hacer el amor era la persona más fina en todo el mundo me trataba con una flor. Pero en ese momento eso se derrumbó. Mis palabras fueron “¡oye! No me hables así, respeta mi opinión” sabes que lárgate de mi casa. Me molesta que trabajes en esa empresa. Tomé mis cosas y me fui. Llegue a mi casa, muy decepcionada de rafa, jamás me imaginé su actitud. Al día siguiente me levanté a las 11 de la mañana y en todo el día no recibí una solo llamada de él. Le hable en la noche para saber de él y nunca me contestó el teléfono. Los días pasaron y nunca me llamó para disculparse por su actitud conmigo. La llamada nunca llegó.

Era lunes cuando lo que levantó no fue el despertado sino las ganas de volver el estómago, me fui a mi trabajo y parte de los técnicos me decía que me veía diferente que si me había cortado el pelo, que había un brillo especial en mis ojos, no lograba entender lo que me pasaba. Regresé a mi casa, y la muchacha que me ayuda a las labores del hogar me auxilio en la noche y me llevó al doctor, donde me voy enterando de una noticia que cambió mi vida por siempre. A mi lado se encontraba victoria que es que mantiene en orden mi casa, cuando el doctor entro al cuarto y me dijo que tenía 2 meses de embarazo. Sentía que el corazón se me salía. Me quedé esa noche en el hospital al salir me fui a mi casa. Y le di la noticia a mis dos mejores amigos brando y Viridiana, brincaron de la emoción.

Fue una fuerte decisión pero, no le dije nada a Rafael, el seguía criticando a los candidatos y a la empresa en la que trabajo. Su blog estaba lleno de análisis y palabras que no entendía eran términos de política, casi siempre yo revisaba su blog para ver cuál era su actividad.
Brandon me hizo entrar en razón y me invitó a decirle a rafa sobre la llegada de nuestro hijo. Cuando llegue a su oficina lo vi con una mujer, de la cual investigué y es una mujer analista de política. Creo que el necesitaba a una mujer que pensara igual que él, lo que no puedo entender es como él no pudo ser capaz de entender y sobre todo respetar mi punto de vista. Nunca me llamo para disculparse así que no creo que a él le importe.

Los meses pasaron y mi “barriga” crecía. Fue un día que me encontré a rafa en un centro comercial y fue imposible el querer ocultar un embarazo de 6 meses. Él iba cargando una bolsa de una librería y yo venía con tres bolsas del súper. Detrás de él se encontraba una mujer con una minifalda en color plateado al igual que el saco y yo con un conjunto de pantalón y blusa para embarazada en color azul marino. Me ofreció su ayuda para cargar las bolsas, las metió a mi carro, me subí y me fui sin decir nada.
Días después tocaron a la puerta y era él. Me ofreció su ayuda. Poca pero fue ayuda, mi bebe nació fue un hermoso niño al cual nombré como mateo. Vivía sola, solo me ayudaba vitoria, era madre primeriza todo eso era nuevo para mí. Un bebe te cambia la vida por siempre todos los fines de semana Rafael iba a dejarme dinero y a ver a bebe. Solo platicábamos lo mínimo, y así fue siempre.

Ya han pasado 6 años, y él ni los movimientos de estudiantes y personas en general, ni en las redes sociales pudieron evitar que ese candidato llegara al poder, y mucho menos Rafael no podía hacer nada para que la televisora en la que trabajo cambiara su forma de ser.
Mi hermoso mateo tiene 6 añitos y me pregunta por qué su papi y su mami no están juntos, siempre le digo que está muy pequeño para entender las cosas. Hace dos semanas Rafael fue a verme a la casa a dejarme dinero para comprar los útiles de la escuela, mi hijo ya entra a la primaria. Pero el tiempo de elecciones regresó y los ataques en radio, televisión, medios impresos y redes sociales, compartiendo imágenes desprestigiando a otros candidatos, todo eso me recuerda a aquellos tiempos en lo que por un simple cometario dejamos ir lo que pudo ser una buena familia.
Trabajo de tiempo completo, mateo al terminar la escuela paso por él y está conmigo en la oficina. Y a veces rafa se lo lleva. Soy madre soltera, me da pena a veces ir con amigos y verlos ya casados me acompleja. Los días han pasado y rafa me frecuenta, casi todos los días me habla a la oficina para saber cómo esta mateo, pero es el pretexto para saber de mí. Los fines de semana va por el niño y come en casa, no nada más para ver a mi hijo sino para verme. De nuevo estoy sintiendo lo que siente cuando recién lo conocí, lo veo como la primera vez en que lo vi en la escuela. Sus indirectas eran más frecuentes hacia mí sobre su vida y sentirse solo, y que necesita de alguien para estar completo, y el querer formar una familia, me asusta volver a sentir dolor.

Ayer me invitó a salir, acepté porque no quiero ser grosera pero no quiero darme esperanza. Cuando llegó a mi casa me subí a su carro, todavía conserva el carro que fuimos a comprar juntos, llegamos a un restaurant donde nos atendieron muy bien, desde el principio fue muy claro y me dijo que quiere regresar conmigo.
¿Qué hago acepto? A pesar de que hasta el día de hoy no ha dado disculpa alguna después de lo sucedido.
¿Lo acepto de nuevo? Si o no…

Texto agregado el 08-07-2012, y leído por 110 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
2012-07-08 07:24:16 Una obra postrera de W Scot Fitzgeral titulada El último magnate, nos ilustra como en cuestión de decisiones cada uno es el magnate de su vida, y toma decisiones porque sí, porque así debe ser, sin miedo y confiando en su intuición. Los magnates no temen, saben lo que son. Saludos felipeargenti
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]