La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / jcn / La princesita isabella y la lluvia de deseos

 Imprimir  Recomendar
  [C:502910]

En el valle de fe de cuentos la lluvia es constante pero cada año en el mes de enero del día veintisiete cae una lluvia de deseos, sólo tienes que poner tus manos y recoger unas cuantas gotas de lluvia y al cerrar los ojos se pide un deseo, las gotas se encienden en una luz rosa, se siente un viento soplar y el deseo cumplido no se hace esperar.
Todas las personas residentes del valle de fe de cuentos están pendientes mirando hacia el cielo esperando los nubarrones rosas que desataran la lluvia de deseos pero en el horizonte los nubarrones no se vieron.
La noche arribo y la luna y las estrellas tampoco se vieron, todo el valle de fe de cuentos anonadado quedo.
La princesita isabella desde su castillo triste porque la lluvia de deseos no inicio, lágrimas se deslizaron por sus mejillas, estas se congelaron en el aire y al caer al piso estas en mil pedazos se rompieron; de pronto el mago de sus cuentos despertó, fue un eco ensordecedor de unas lágrimas congeladas quebrándose.
El mago de sus cuentos un poco somnoliento miraba la flor que posee, la orquídea tricolor la cual entre sus manos la tomo, mirándola fijamente con sus ojos zarcos la soplo, en mil chispas los pétalos resplandecientes de la orquídea tricolor se convirtió, la imagen de la princesita isabella allí vio, sintió la tristeza porque la lluvia de deseos no arribo. El mago de sus cuentos después de un chasquido de sus dedos el polvoriento suelo en un espiral levanto, de allí desapareció y al valle de fe de cuentos reapareció, frente a la princesita isabella que de repente se asusta, pero ella abre sus manos y corre abrazarlo mientras un olor a vainilla se olía por todo el reino. El mago frente a la princesita se inclino y en ese momento un pequeño grillo salta alrededor del mago, con la yema de sus dedos por la ventana de la torre lo arroja y en un gran fénix se convierte.
La princesita isabella y el mago de sus cuentos en el gran fénix se treparon y a toda velocidad volando se adentraron entre las nubes, un embudo formaron y a la tierra del sol arribaron; esa tierra es muy árida y sus senderos fueron hechos con agua, al bajarse los dos personajes del fénix volvió a convertirse en un grillo.
Bajando la ladera el mago se quito su gabán y casi para tocar el agua este lo arrojo en la superficie, flota y húmedo se endurecía, brincan allí y sorprendida la princesita porque el gabán del mago no se hundía con el peso de los dos.
El mago de sus cuentos con las palmas en posición hacia el agua cerró sus ojos y viendo el camino con su mente avanzaba imponente dejando una estela de ondas en el agua, la princesita isabella reparaba las ropas rotas del mago que continuaban desflecándose por la velocidad. Todo allí son laberintos repletos de agua bordeados por altas paredes verticales de roca.
El mago tiene que detenerse porque un derrumbe de rocas trunca el camino y saltando de roca en roca se encaminan por un sendero que lleva a un túnel, los crespos de la princesita isabella resplandecieron para iluminar el camino el cual se escuchaba el eco de una gota de agua lluvia en alguna parte caer; guiados por la constante caía de la gota allí arriban a una gran caverna, de pronto un dragón rugió y una bocarda de fuego arrojo, el mago una esfera protectora creo, la princesita isabella entono una hermosa canción y el dragón se tranquilizo, caminando lento la princesita isabella con sus tiernas manos el feroz dragón acaricio. Humeantes sus fosas nasales a gusto el dragón se sintió, el mago con una sonrisa nerviosa el dragón también acaricio.
Es el dragón hijo del sol y que la lluvia de deseos encerró para cumplirle un deseo al sol, quiere enamorar la luna ya las estrellas fueron testigos de su amor cuando el planeta tierra giro.
Desde ahora los deseos se cumplirán con el corazón. El dragón con una bocarada de llamas libero los nubarrones rosas para que llovieran los deseos en el valle de fe de cuentos.
Montando el dragón la princesita isabella y el mago volvieron al valle de fe de cuentos en el preciso momento cuando caía la lluvia de deseos, el mago aprovecho y su deseo pidió: que a la tierra nunca se le acabe su vida que muchos quieren destruir.
La princesita isabella deseo dulces y flores de golosinas de mil colores que repartió por todos los alrededores.
El dragón llevo consigo la orquídea dorada a su padre el sol para su diosa luna la cual en la noche de hoy resplandeció como nunca antes se vio.

j.c.n-15-2-2012

Texto agregado el 17-07-2012, y leído por 148 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
2012-07-17 21:14:10 Me gustó. Es una pena que no podamos en está página sumarle a nuestras composiciones imágenes. Carelo
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]