La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / za-lac-fay33 / La Roca III

 Imprimir  Recomendar
  [C:515503]

En las primeras horas del siguiente día, Raymundo fue rudamente despertado, se le condujo por los largos y obscuros pasillos y al pasar por una puerta apareció doña Susana quien pretendiendo estar sorprendida, subrepticiamente le entregó al prisionero un pergamino plegado, intercambiaron una mirada de compresión y prosiguió su camino. Los carceleros lo llevaron a una cámara al parecer de tortura, Raymundo esperó lo peor, sin embargo nada de esto sucedió, procedieron a devolverle sus pertenencias y el viejo se le acercó diciendo:

-Consideraos afortunado de salir con vida de este castillo después de haber herido a dos de nuestros guardias. No oséis pretender retornar al Reino de Kimeria, regresad a vuestra Bucolia y si desobedecéis no existirá la piedad para vuestra persona, terminaríais muerto, por seguro y os sugiero que tampoco olvidéis esta cámara.-

En la puertas le esperaba su coche, lo abordó y cuando estaba ya a una discreta distancia se detuvo para leer la misiva escrita en la elegante letra de la bella princesita:

-¡Oh Raymundo, amado mío
siento que mi corazón
está ahora en mil pedazos
A mi padre he enterado
de toda nuestra relación.
Iracundo ha declarado
que jamás permitiría
que yo amase a un común
ya que ha sido su intención
que mi matrimonio sea
con alguien de mi posición,
de mi alcurnia, caballero
e inteligente garzón
¡Dios mío siento morir!
Me ha prohibido que os vea
y a sus guardias ordenó
el hacerme prisionera
con Susana, del castillo
en estrecha y alta torre.
No sé cómo yo lo haré
mas aquí yo os prometo:
con la ayuda de mi ama,
de mi fiel, buena Susana
muy pronto sabreis de mi
os mandaré otra misiva.
Os amo con toda el alma
lo juro por Nuestro Señor,
no soy dueña de mi vida
no vale asi mi existir
esperad saber de mi

por la Virgen os suplico.
Ahora soy, siempre seré
Vuestra, Raymundo,
Amanda.



-




Texto agregado el 27-01-2013, y leído por 141 visitantes. (9 votos)


Lectores Opinan
2013-01-30 02:11:27 Querido amigo, esta historia de amor truncado, tiene mi corazón destrozado, que horror ya estoy hablando en verso, sigo al próximo capítulo para ver que hace este Rey perverso Carmen-Valdes
2013-01-28 20:31:16 Se pone cada día mas interesante y ta poético,,,me encanta este estilo de escribir un cuento de prosa y poesía...seguiré leyendo...abrazoss... silvimar-
2013-01-27 22:18:12 Sigo con interés la saga de tus cuentos (la roca) y en este me atrapo la fuerza de la negreció describiendo una libertad condicionada al destierro, la misiva final se muestra como una bella poesía, en una carta de amor prohibido, es una historia medieval que emociona hasta el final, gracias por tus letras rolandofa
2013-01-27 16:34:14 Es un tierno y hermoso cuento de Hadas. Sé que lo terminas muy bien porque inspiración te sobra. Te felicito Rafael. Sí, de verdad que es bello. Un abrazo grande, grande. SOFIAMA
2013-01-27 07:35:13 Señor el cuarto, os lo ruego. elisatab
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]