La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / KARISTESE / Marea alta parte 10

 Imprimir  Recomendar
  [C:516532]

Marea alta parte 10

Después de ese momento tan lindo, le pedí tiempo. Lo necesario para poder poner en orden mis ideas. Mi vida siempre ha sido sin chiste pero lo que estoy viviendo no quiero que sea solo por unos días sino que sea para toda la vida. Quiero poner todas las cartas sobre la mesa y decidir pronto pero bien.

-y dime que has pensado con lo nuestro – dice él.
-dame tiempo. No quiero sufrir otra vez. – le dije a la cara.
-en serio Mireya ¿por quién me tomas? – replica el - no estoy aquí para burlarme de ti, quiero que esta relación crezca y que seamos felices.
-lo sé. Es por eso que te pido tiempo. Dame unos días para digerir todo esto que me está pasando, es demasiada información la que mi cerebro está recibiendo. También quiero que tú estés bien a mi lado. Pero para eso yo tengo que estar bien.
-te entiendo – repuso, desplazando la mirada a la playa bajo la luz de la luna platinada y el lento oleaje de la baja marea. – te espero el tiempo que sea necesario.
-gracias. – dije. Pensé que decir solo un gracias era un poco simple. Le respondí con verlo de frente, y el en mis ojos que todas mis palabras fueron sinceras.

Por las tardes nos veíamos para platicar de nuestras actividades durante el día por su parte él vivía en un departamento prestado y el dueño pronto regresaría para vivir en su departamento. Le ofrecí vivir en mi casa. Aunque me costó convencerlo pronto viviríamos juntos en mi casa. Aunque seguía reflexionando detalle a detalle sobre nuestra relación. De pronto por las noches tenía ganas de salir corriendo y no saber nada más, pero otras veces tenía ganas solo de abrazarlo y nunca separarme de él. Tenía mucho que pensar, por un lado aprender a amarme y respetarme tal y como soy. No puedo esperar a que venga un hombre y me diga lo que necesito escuchar sino soy capaz de sentirlo por mí misma. No quería que la relación que llegara a tener con alguien fuera como la de mis padres que llegó un momento en el que ellos se odiaban y estaban juntos por rutina o porque así tenía que ser. La incapacidad de mi madre de no poder decir: respeta mi opinión, a veces mi padre los sábados se salía y ¿A dónde iba? Sigo sin saber a dónde iba. Como después de 30 años mi padre solo veía a mi madre como a una criada que le podía lavar, planchar y hacer de comer y no como a la madre de sus hijos y a la mujer que algún día frente al altar le prometió amarla y respetarla por el resto de su vida. Sin querer proyectar mis miedos en lo que me está pasando, no quiero que se repita la historia. Víctor es un hombre que en todo momento se ha portado a la altura y sin conocerme nos dimos la oportunidad. Y la confianza de hablar de nosotros sin esconder nada. Aunque mi madre conoció a mi padre cuando ella tenía 18 y el 26, la edad aquí era distinto solo era un año de diferencia y ya éramos dos adultos. Mi madre a esa edad podría asegurar que no sabía lo que quería. Siempre él mandó sobre ella. La sacó de trabajar porque ella ganaba casi 10 veces más de sueldo que él. Que mi madre era titulada una mujer rodeada de buenas amistades y de una familia extensa pero cuando dio el sí enfrente de Dios, su vida se apagó. En ocasiones no podía entender como ella no tenía la capacidad de decir hasta aquí llegue. ¿Por qué no lo hizo? No lo sé. Tal vez por miedo o falta de valor a ella misma. Es por eso que quiero librar esos miedos, superarlos y sobre todo mirarme al espejo y decirme a mí misma que soy más importante que cualquier otra cosa. Amarme para tener el valor de defenderme de cualquier cosa. Y darme la oportunidad de entregar todo de mí para no dar nada a medias.

Finalmente llegó a mi vida un hombre que me ha tenido paciencia y que no me ha reprochado nada. Le he pedido que nos dejemos de ver una semana. Creo que es la hora de tomar una decisión. Sin presiones y sobre todo teniendo lo pies en la tierra, la cabeza bien fría, poner en orden mis ideas, mis sentimientos, trabajar en mi autoestima para poder dar el 100 en cualquier cosa.

Continuara…


Texto agregado el 12-02-2013, y leído por 96 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]