La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / KARISTESE / Luz para el camino parte 2

 Imprimir  Recomendar
  [C:517519]

Luz para el camino parte 2

De pronto sonó una alarma procedente de un celular. Y ella dijo que la sesión había terminado. Ella me invitó a salir muy cortésmente de la consulta y me dijo que cualquier cosa de la cual me acordara que no dudara en llamarle.

Me fui del lugar y me dirigí a la playa. Cuando mi teléfono sonó era mi hermana Marisela. La llamada me dejó helada.

-¿Sandy? – pregunta ella.
-¿Marisela? – le pregunté. Se me hizo raro que me hablara. Tenía muchos años de no saber de ella.
-si soy tu hermana.
-¿qué pasa? ¿Todo bien? – pregunté muy preocupada.
-mis papás.
-¿qué pasa con ellos?
-mi papá le disparó y los dos están en el hospital. Respiran gracias a un aparato que les ayuda a seguir con vida.
-……… - y me retiro el teléfono de la oreja.
-¿Sandy? ¿Sigues en el teléfono?
-sí. Perdón. ¿Qué paso? – le digo por la bocina.
-no sé. Solo sé que están heridos de bala en el hospital aquí donde vivías antes como mis papas.
- bien en este momento salgo para el aeropuerto – y corté la llamada.

Tomé mi carro, no lo podía creer. Mi vida estaba quebrada, mi respiración era mínima. Mi corazón parecía que se detenía. Entes de llegar al aeropuerto me detuve en la avenida principal. Paré el tráfico, los carros que venían atrás de mí, gritaban que me moviera. Seguí mi camino.

Llegue al aeropuerto y tomé el primer vuelo. Pero ya desde entonces empezaron los problemas tuve que pagar más de 1000 pesos por cargar con camilo mi perrito. Al subir al avión me dieron mi lugar, por suerte me tocó ventanilla. En ese momento no me di cuenta de quién fue el que se sentó a mi lado. El avión despegó cuando mi perrito camilo empezó a ladrar porque la persona que se sentó a mi lado empezó a comer una rebanada deliciosa de jamón. Por lógica a mi perrito se le antojó. De pronto el señor reclamó

-¿pero qué es eso? – exclama con asco el tipo que estaba sentado a mi lado.
-¿qué? ¿Perdón? - yo lo miré con una cara de confusión
-eso que tiene en la jaula.
-¿mi perrito? – le pregunté.
-un perro en el avión. ¿Pero cómo puede ser?
-no le afecta. Está en la jaula y no le hace nada. – le aclaro al hombre alterado.
-¡pero es una animal!
-oiga aquí el único animal es usted. – le grité y varios pasajeros nos voltearon a ver.
-a mí no me……
-¿Qué? ¿A usted qué? Si traga peor que marrano. Mi perro es un animal y se le pasa ¿pero usted? ¿Si los conoce? Mire. Le explico, existen unos instrumentos que sirven para poder tomar los alimentos correctamente, su llaman. Tenedor, cuchillo, cuchara. Solo los animales toman la comida con el hocico y los humanos con los cubiertos.
Después de eso una azafata se acercó a nosotros para calmar el altercado. Le ofrecieron cambiarle el lugar al tipo. Pero de nuevo puse en su lugar a otra persona y le tocó a la pobre de la azafata.
-le pido que no saque a esa cosa. – dice la azafata con desprecio.
-la única cosa aquí es usted. – le digo muy molesta.
-le pido que me respete. – me responde la mujer.
-mire. Yo discuto con un licenciado, ingeniero, piloto, psicólogo. Pero con una gata arrastrada como tú. No. Mi carrera universitaria, el éxito profesional no me permiten estar a la altura de una gata de vuelo, y sabes que tráeme un whisky porqué es para lo único que sirves. Anda niña no tengo tu tiempo. A y unas botanas.

Algunas personas se sintieron orgullosas de mi acto. Pero de alguna forma tenía que desquitar mi dolor y frustración. Al bajar del avión lo primero que hice fue tomar la jaula con camilo. Tomé un taxi directo al hospital.

Fueron para mí, minutos largos. Entré al hospital y fui al área de cuidados intensivos. ¿Cómo fue que pasé con camilo? No sé. Lo único que sé es que pasé desesperada buscando a mi hermana Marisela.

Sabiendo que mis padres respiraban gracias a un aparato tenía la esperanza de que estuvieran bien.
Cuando llegué a la sala Marisela se encontraba en el lugar y por primera vez en toda la vida me abrazó cuando me vio me vio.

-¡Sandy! – me abraza con fuerza y comienza a llorar. Y me dice que están muy mal.
-¿dónde están? – le pregunto.
-en aquel cuarto – señalando una habitación al fondo del pasillo. Una enfermera me vio y me dijo algo que me enfureció de nuevo.
-¿disculpe? No puede pasar.
-¿por qué razón? – me defendí.
-por qué usted trae a un perro y no se puede entrar al hospital general al área de cuidados intensivos con un perro.
-bueno…. No tengo con quien dejarlo y no pienso discutir de nuevo por lo mismo.
-le repito no puede estar en el hospital con un animal.
-si gusta yo le puedo cuidar a su perrito en lo que atiende sus cosas – dijo alguien al fondo de la sala.
-¿perdón? – dije.
-sí, puede dejármelo por mí no hay problema – en el momento no tenia de otra. Acepté que un desconocido cuidara al que ha sido mi compañero cuando lloro a un lado de mi cama comiendo galletas con refresco.
-está bien. Si no le molesta.
-claro que no. – responde el hombre muy amablemente.

Pasé a ver a mi madre que estaba tendida en la cama, solo podía ver un rostro hinchado y lleno de dolor. En ese momento recordé aquel día en el que por primera vez al tener 11 años llegó mi menstruación. Era tanto mi miedo y tanta la desconfianza que tardé más de dos horas en decirle. Mi mamá me veía dar vueltas por la mesa, pero no fue capaz de decirme si pasaba algo porque mi actitud no era normal.

La enfermera me hablaba, yo no podía responder por que me encontraba recordando un lapso de mi vida.

-señora, disculpe. Pero no puede permanecer más de 5 minutos en esta sala.
-mire sabe que lárguese de aquí. Ojala y usted siguiera el protocolo de este hospital. Pero tengo entendido que las enfermeras no pueden traer uñas postizas ¿Qué clase de enfermera es usted? Como usted no sigue las reglas yo tampoco.

Continuara…

Texto agregado el 26-02-2013, y leído por 107 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
2013-04-25 01:04:37 Me tienes con el corazón destrozado y mas atrapada aún Carmen-Valdes
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]