La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / jcn / Zombis eternamente

 Imprimir  Recomendar
  [C:519283]

Alguien alguna vez escribió sobre un superviviente que decidido quedarse en la gran metrópolis que yace sólo en escombros, sus edificios sin cristales y las casas en ruinas. Muchos buscaron refugios en los grandes edificios pero fueron alcanzados por el constante ataque de los zombis despiadados, justificados por el virus que les carcome el cerebro, hace tiempo dejaron de devorarse entre ellos.
Entre muchos libros y la composición de claves optimizadas tan ocultas que lo cuántico es lo básico, diversa multiplicidad de estado mientras se continúa caminando. No es un virus que se escapo o que alguien muy malvado quiso manipular.
El diseño del cerebro es perfecto pero el virus puede revertir todo y las funciones ejecutivas se eliminan, inertes en vida se pueden ver con su móvil entre su mano, mirando por la ventana babeando, deseando un nuevo cerebro que destruir.
El solitario ha escuchado el llamado de supervivientes de la truncada evolución, sus códigos vienen de varias partes del planeta y por el medio que nadie espera. El fin tuvo su inicio y continúa caminando con sus minutos inclementes.
El silencio llena el entorno que amenaza en el instante menos pensado. El solitario es alto, ya no es tan fuerte como lo era antes, ya la comida son las cucarachas que tranquilas todavía caminan.
Desafortunados continuaron su camino para escapar y terminaron siendo como ellos dejando así su misión sin concluir; esa misión no la abandonó el solitario, muchos zombis destruyo que le querían su cerebro destruir. Todo está fuera de control.
Muchos científicos sacrificados han intentado estudiar el virus pero es tan peligroso que muchos han sucumbido en su misión, o se retractan de su afirmación y se marchan buscando el anhelado paraíso virgen e inexpugnable para el letal virus.
Ya llueve más constante que antes y a los zombis les aterra, con un extraño instinto buscan refugio, el agua lluvia les desvanece lentamente. El solitario enfrenta a los zombis en su propio territorio ya que el suyo desaparecido esta.
Todo está perdido, las mentiras han esfumando en su totalidad al hombre pero el solitario con su varita bipolar no deja de andar.
Se escucha un nuevo comentario por el radio de transistores pidiendo que aquellos supervivientes se alejen de las grandes ciudades, la energía y lo cálido del pavimento que deja el sol en su plena expansión va terminar con todo en menos que parpadee algún dios, la energía nunca se acabo aunque la oscuridad era lo único que se podía mirar. El solitario y su relatividad en medio de una teoría de perturbaciones escuchan nada más que a soledad.
Tarde que temprano se acabara la energía y la oscuridad reinara entre los zombis que en ese mismo estado evolucionaran para su propio mal. En esos tiempos se nivelara por fin la balanza y los zombis eternos tendrán que marchar a otro escambroso lugar donde emboscados son eliminados.
Las noches para el solitario ya son tranquilas pero en los días se sobrellevan con una mente militar altamente entrenada para poder vivir de la nada.
Los libros están regados por todas partes, los zombis no encontraron otra cosa que sus hojas escritas destruir, para devorarlo entre sus dientes ya filudos con su viscosa baba. Las hojas a medias son llevadas por los aires que desapercibidos son consumidos por el tiempo.
Contenía pasando el tiempo y los malditos zombis siempre lo serán.

j.c.n-dicembre-2-2012

Texto agregado el 28-03-2013, y leído por 106 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]