La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / jcn / El árbol caído

 Imprimir  Recomendar
  [C:521207]


No se puede aceptar lo que toda la vida a sido una constante monotonía, todo debe ser como su vista ciega enfoca, no más que el color gris pueden ver.
Es un parque natural en el centro de una gran ciudad. Toda la naturaleza allí es de color gris aunque los pájaros son coloridos y cantan para la alegría que desean volverla una vil mentira, todos en ese lugar buscan un resguardo de un aire prófugo que allí no se puede respirar. Nadie pudo ver un árbol que crecía tan rápido por una bruma escabrosa que pereciera que lo quisiera ocultar; es un árbol que tiene sus ramas secas y creció tanto que casi a las nubes con el copo se podían tocar, a nadie le importo hasta que el sol con sus rayos en la mañana siguiente las hojas del gran árbol lucientes se encontraban, de color que cada vez que el viento soplaba las cambiaba de color, en las noches un inesperado arcoíris comenzó a surgir constante desde el árbol, nacían como un manantial para querer los horizontes entretener.
Todos vieron como el árbol florecido de mil colores se encontraba vivo ¿¡es obra del demonio!? Se preguntaban todos y sin encontrar respuesta aclamaron la muerte del árbol. Una gran masa lo rodeo y espantó todas las aves de ese lugar, con grandes hachas manifestaron su decrepita fe, desastillaron el árbol con cada hachazo hasta que por fin lo derribaron, gritaron y con sus manos hacia arriba celebraron pero en los días siguientes el árbol caído continuaba de colores entre un triste mundo gris colmado de nubarrones para la libertad.
Las masas volvieron de nuevo con sus afiladas hachas, cortan cada rama, le prendieron fuego hasta dejarlo seco de nuevo, no contaron con la noche que abría la puerta a la lluvia, el árbol en un instante germinaba, algo extraño sucedió, al parecer alguien creó una cerca invisible donde nadie más puede entrar para devastar, el que puede entrar es porque más allá del color gris puede fácilmente observar e imágenes descifrar, envidiosos que antes se persignan se quieren adentrar, no lo pueden lograr y sólo les toca mirar los colores que hacen vibrar sus secos corazones.

j.c.n-2-8-2012

Texto agregado el 30-04-2013, y leído por 148 visitantes. (1 voto)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]