La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / Carmen-Valdes / Desde mi prisión (VII) - Escape

 Imprimir  Recomendar
  [C:523150]

Escape

Debo haber estado allí tirada en el piso por largo rato, cuando abrí los ojos el lugar seguía a oscuras, tenía frío, cuando mis ojos comenzaron a adaptarse a las tinieblas me arrastré silenciosamente para observar lo que había pasado en el lugar, la mujer estaba tirada en un rincón cubierta de sangre, los dos hombres uno sobre otro, muertos también. Me senté en medio de la celda tratando de razonar. La verdad que ahora me inundaba no era lo que yo había esperado.

Mi compañero de viaje, mi hermano, me observaba atento de la celda de al lado, entonces recordé a mis padres me acerqué a la reja que estaba partida en dos, para ver cómo estaban, me miraban también como esperando algo de mí, tranquilos, de hecho mi padre se veía recuperado, entonces en medio del lugar, estaba la sombra gris que un principio viera en la caverna, se encontraba en medio de la sala, me miró a los ojos y habló directo a mi mente.

- Nunca te mentí, nunca! Ellos experimentaron con nosotros después que descubrieron que nos convertíamos en seres superiores, la mutación que un principio nos hizo fuertes y nos permitía sobrevivir en el hielo de la montaña, con sus experimentos generaron lo que tu vez ahora, nos convirtieron en animales. Nuestro pueblo fue casi exterminado, tú eres la última, el resto sólo perros y sombras, pero tú no cambiarás, ellos no alcanzaron…

La interrumpí ansiosa, aún desconfiaba de esa presencia, se habían violentado conmigo la última vez que me había encontrado con estos espíritus.

- No te entiendo, ¿dices que a mí no pudieron cambiarme? ¿Por qué me dijiste que me alejara del agua?

- No alcanzaron, ellos querían tomar muestras de tu mutación, tenían tu sangre de cuando eras niña, pero no pudieron lograr el cambio en sus conejillos de india. Sus experimentos en el resto de nosotros provocaron que termináramos convertidos primero en bestias y luego en sombras vagando eternamente y tú eras su esperanza, querían leer tu ADN para poder clonarte quizás.

- ¿Y lo del agua por qué?

- Después que comienza el cambio, el agua lo acelera, la idea era que pudieras llegar hasta acá lo más humana posible, que pudieras entrar y matar a esta gente y liberar a tus hermanos, pero no nos permitiste acercarnos para aconsejarte y explicarte.

- Pero me atacaron!

- No somos espíritus tranquilos Annette, estamos destinados a sufrir eternamente, nuestro cambio fue interrumpido, primeros fuimos bestias, después solo sombras errantes, pero tú puedes cambiar eso…

De pronto sentimos ruidos en la escalera, el resto del personal de la instalación venía por nosotros, me di cuenta que había más perros en otras celdas, tomé una llave maestra que colgaba del cuello de la mujer y los liberé a todos, debían ser por lo menos 30, algunos se veían cansados y hambrientos, pero la mayoría podría pelear si era necesario, mi hermano se puso al frente y me miraba a los ojos como esperando que yo le dijera que hacer. Le indiqué que los atacara en cuanto se asomaran por la puerta, no fue necesario pues la sombra nos guio hasta una perforación en la pared al fondo del sótano que había sido provocada por la onda calórica de la explosión, los perros y yo con mi poder la rompimos rápidamente y nos encontramos en la boca de un túnel, al que entramos todos, le indiqué que avanzaran y detoné el resto dela muralla dejando atrás a nuestros perseguidores, corrimos varios kilómetros, al salir estábamos en el campo, allí provoqué otra explosión para sellarlo.

La sombra me indicaba el recorrido, corrimos por horas, hasta llegar al río, al que todos nos metimos ansiosos, a recuperar nuestras fuerzas. La noche se acercaba y sería más fácil perdernos, las montañas estaban lejos, ese era nuestro lugar y nos esperaba, nunca volveríamos a ser los mismos, pero aún había esperanza y esto nos hizo avanzar al límite de nuestras fuerzas, siempre siguiendo el río, sólo nos deteníamos para cazar y meternos al agua. Nuestra primera parada sería la cueva que había sido mi prisión.

Texto agregado el 03-06-2013, y leído por 164 visitantes. (6 votos)


Lectores Opinan
2013-06-12 21:57:50 Cada vez mejor... continúo leyendo. Un abrazo. gsap
2013-06-06 04:33:45 Vas muy bien, en cada capítulo una nueva intriga se abre.Te sigo***** Besos lagunita
2013-06-04 20:51:34 Es como una novela mientras más las ves más te gustan... No nos dejes esperando, por favor! margaro
2013-06-04 02:40:50 Está tomando una forma atractiva sin dejar de lado el terror que funciona bien y fuerte. Me pregunto cómo será el final...5* sugonal
2013-06-03 20:30:27 Voy a leer el primero, esto está interesante. granada
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]